Lo más visto

Más de Deportes

Hoy solo es fiesta

Brasil ganó a Venezuela y subió al liderato de la eliminatoria.
Enlace copiado
Hoy solo es fiesta

Hoy solo es fiesta

Hoy solo es fiesta

Hoy solo es fiesta

Enlace copiado
Brasil asumió el liderato de las eliminatorias suramericanas al mundial de Rusia 2018 al batir 2-0 como visitante a la colista Venezuela, y al aprovechar la igualdad de Uruguay en Colombia.

Con goles de Gabriel Jesús y Willian, Brasil cumplió con el trámite para doblegar a Venezuela en un duelo condicionado por lluvia torrencial y una falla en la iluminación que obligó a suspender las acciones por más de 20 minutos.

En los primeros compases del partido, Brasil apostó por controlar el balón con un juego basado en toque corto y con el ataque en bloque, mientras Venezuela volvió a ser víctima de lo que ha sido su “karma” en esta eliminatoria: un error infantil al inicio del encuentro.

A los 7 minutos, el portero Daniel Hernández cometió un error garrafal en una salida y terminó cediendo la pelota a Gabriel Jesús, quien entró solo a la media luna del área y definió con un exquisito sombrerito, para anotar su cuarto gol en sus últimos cuatro juegos con la pentacampeona del mundo.

Venezuela acusó el golpe pero logró recomponerse y pisar el área rival en varias oportunidades, aunque de manera un poco forzada y sin generar un remate claro al arco. Brasil, en cambio, parecía que solo necesitaba un poco de inspiración colectiva para llegar con peligro a la meta venezolana.

A los 33', Venezuela tuvo su ocasión más clara con un remate desviado dentro del área de Adalberto Peñaranda, tras un tiro libre. Peñaranda volvería a amenazar minutos después con una galopada individual por la banda izquierda, pero su remate fue bloqueado en el último momento por un defensor.

En el complemento, Brasil comenzó ratificando su dominio y a los 52' anotó el segundo gol, que trajo la tranquilidad. Tras desbordar por la banda izquierda, Renato Augusto envió un centro raso que cruzó el área y que remató Willian.

Luego,a los 73 minutos, un fallo en la iluminación del estadio Metropolitano demoró el partido por 22 minutos.

Tras la reanudación, Brasil vivió de las rentas ante los ataques de la selección vinotinto, que apeló al amor propio pero no logró el descuento.

Lee también

Comentarios