Lo más visto

INDES invierte $300,000 en canastas para empleados

Este año, en canastas alimenticias compradas a Agroindustrias Gumarsal S. A. de C. V. de las cuales se entregan seis a cada empleado, el INDES habrá invertido $312,343, hasta 12 veces más del presupuesto que asigna a algunos deportes, y $30,000 menos de lo que invirtió en estímulos deportivos en todo 2016.
Enlace copiado
INDES invierte $300,000 en canastas para empleados

INDES invierte $300,000 en canastas para empleados

INDES invierte $300,000 en canastas para empleados

INDES invierte $300,000 en canastas para empleados

Enlace copiado
Granos básicos, sopas, cereal, papel higiénico y hasta fósforos conforman la canasta de $138 con 45 centavos que el Instituto Nacional de los Deportes entrega a cada uno de sus empleados seis veces al año. La prestación, que comenzó hace cinco años, durante la administración de Jaime Rodríguez, representa en 2016 una erogación pública de $312,343, pagados a Agroindustrias Gumarsal S. A. de C. V.

Según la nómina del instituto, entre los beneficiarios de esta prestación están el presidente del INDES, Jorge Alberto Quezada; Kriscia Lorena García, gerente deportiva; y Juan José Gómez, gerente administrativo; además de otras jefaturas.

El monto invertido en estos artículos duplica el presupuesto anual de la Federación Salvadoreña de Natación, triplica el de Ajedrez, cuadruplica el asignado a Fisiculturismo y es apenas $30,000 menor a lo destinado a estímulos deportivos en el segundo año de gestión de Quezada.

La canasta incluye 20 clases de artículos, de los cuales solo dos son producidos por Agroindustrias Gumarsal S. A. de C. V. El resto son de marcas de otras empresas, lo cual explica por qué en un ejercicio hecho por esta redacción, la misma canasta costaría $8 menos en un supermercado (ver tabla en página 4). Pese a este detalle, Agroindustrias Gumarsal S. A. de C. V. ganó la licitación 2016 porque no hubo ninguna otra empresa interesada.

Prestación antigua

En 2011, en el marco de sus negociaciones con el Sindicato de Trabajadores del INDES (SITRAINDES), Jaime Rodríguez aceptó incluir la entrega de productos de la canasta básica en el listado de prestaciones brindado a los empleados de la institución.

“El INDES es una institución que necesita ser mejorada en sus salarios porque sus empleados trabajan sábado y domingo. Algunos salarios no están acorde a la situación actual”, sostuvo entonces el funcionario.

Y como resultado de esas negociaciones, respaldadas por varias huelgas y medidas de hecho, la canasta se entrega cada dos meses a los 375 empleados del INDES, previa erogación de $63,634 con 50 centavos, como parte de mejoras laborales que incluyen un paquete escolar una vez por año y los uniformes del personal.

“Es una lucha ganada y lo que pedimos es justo. En el INDES hay trabajadores con salarios bien bajos, de $300, y en 15 años nunca se les había mejorado y por eso se metió esa canasta básica”, recuerda Luis Zepeda, secretario general del SITRAINDES. También recuerda que la petición inicial incluía solo a los empleados y no a las jefaturas.

En 2015, el monto invertido en las 2,250 canastas fue de $318,172, concurso también ganado por Agroindustrias Gumarsal S. A. de C. V.; en 2016, la cifra bajó a $312,343 por 2,256 paquetes de productos básicos de asistencia familiar.

En el contrato suscrito con el INDES, la empresa se comprometió a entregar los artículos en dos sacos de polipropileno y servicio a domicilio para San Salvador, San Miguel y Santa Ana.

Gastos vs. inversión

Algunos federativos consultados sobre el tema, aun cuando consideran justas y necesarias las mejoras laborales en el INDES, sostienen que la cúpula del instituto debe preocuparse por incrementar los montos de los estímulos deportivos, por una mayor inversión en la preparación de los atletas y mejorar los presupuestos anuales de las disciplinas.

“El INDES tiene compromisos con fuerzas políticas que lo acompañan en su gestión... en lugar de ser un instituto deportivo es un instituto político. Y no ha podido convencer al Gobierno de que necesita más presupuesto”, comentó Fabrizzio Hernández, presidente de la Federación Salvadoreña de Fisicoculturismo, consultado sobre el tema. La impresión de los federativos de diversas ramas es lógica: a excepción de la FESFUT, que recibe $550,000 anuales, hay algunas federaciones con asignaciones que no compiten ni lejanamente con lo invertido en las canastas: Surf habrá recibido $25,380 al final de este año; Fisicoculturismo, $68,000; Voleibol, $110,000.

Los $318,172 de 2015 y $312,343 de 2016 están en el mismo rango de la inversión total anual del instituto en rubros como estímulos deportivos a los atletas y apoyo para preparación en las dos últimas citas del ciclo olímpico.

De acuerdo con Jorge Quezada, presidente del INDES, la inversión en estímulos deportivos a atletas en el segundo año de su gestión fue de $345,339, y en cuanto a apoyo a los planes de preparación y participación a los atletas salvadoreños para los Juegos Panamericanos Toronto 2015 y Juegos Olímpicos Río 2016, el INDES afirma que invirtió poco más de $300,000 trasladados a las federaciones.

“Las canastas son derechos laborales que se pelearon en su momento y a lo mejor el instituto tenía la capacidad para dar esa canasta. Ahora hay que hacer una valoración de que cómo es posible que demos allá esto y los estímulos estén bajos”, reconoció Adonay Mancía, miembro del comité directivo del INDES y titular de la Federación Salvadoreña de Triatlón.

Roberto Hernández, atleta élite de tiro con arco, coincidió en que, respetando el trabajo del sindicato, “a veces ellos afectan el área deportiva, por ejemplo al cerrar instalaciones”.

“Se que el área operativa del INDES es onerosa, hay muchas instalaciones deportivas que cubrir, pero ellos tienen trabajo porque nosotros existimos. El INDES podría hacer una mayor inversión deportiva”.

O, como lo expresa la tiradora Melissa Mikec, jerarquizar las inversiones.

“Todos reciben el paquete de productos básicos y el salario mensualmente y a tiempo, en cambio los deportistas como yo estamos esperando años de retraso de pagos”, se quejó.

Más diplomático fue Rafael Arévalo, presidente de la Federación Salvadoreña de Tenis de campo, al considerar que si bien los costos operativos del INDES se han incrementado “lo que quisiéramos todos es desarrollar el deporte a nivel de país”.

En agosto, Quezada también reveló durante el informe de cuentas de su segundo año de gestión que de los $12.1 millones del presupuesto anual solo $4.6 millones son transferidos a las federaciones y las asociaciones deportivas afiliadas para su funcionamiento y actividad; el 61.9 % del dinero destinado al INDES se va en salarios, pago de servicios, compras y operatividad.

“Sí se puede mejorar el deporte, pero hay que estar en la jugada que el presupuesto que va a las federaciones sea invertido como debe de ser y se pueda incrementar la beca a los atletas”, sostiene el sindicalista Luis Zepeda.

Lee también

Comentarios