Lo más visto

Juego de Broncos

Denver volvió a la senda del triunfo con una defensa tipo demoledora.
Enlace copiado
Juego de Broncos

Juego de Broncos

Juego de Broncos

Juego de Broncos

Enlace copiado
El poder de equipo equilibrado y campeón del Super Bowl fue recuperado por los Broncos de Denver, que derrotaron 27-9 a los Texans de Houston en el tradicional partido de los “lunes por la noche” de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), con el que se cerró la séptima semana.

Los Broncos, que llegaron al partido con dos derrotas consecutivas, pero como el entrenador en jefe Gary Kubiak ya de vuelta a sus labores, arruinaron el regreso a casa del pasador Brock Osweiler, que hasta la pasada temporada jugó con los campeones.

Sin embargo, su vuelta le significó una completa pesadilla, después de ver como la defensa de los Broncos lo presionaron de manera permanente para que no pudiese soltar el balón.

Kubiak, exentrenador en jefe de los Texans, retornó a las laterales después de su segundo susto médico en tres años, y le debió gustar lo que vio al tiempo que los Broncos (5-2) cortaron una racha de dos derrotas y enviar a casa a los abrumados Texans con 4-3.

Los corredores C. J. Anderson y Devontae Booker impulsaron el aletargado ataque terrestre de los Broncos y ambos avanzaron por tierra para conseguir anotación. Anderson obtuvo 107 yardas de ganancia tras completar 16 acarreos y Booker llegó a las 83 en 17 intentos.

Pero si Osweiler fue el gran derrotado, la historia de la noche la protagonizó el mariscal de campo Trevor Siemian, el heredero sorpresivo a Peyton Manning, superando al que estaba previsto fuese el sucesor natural del legendario pasador que se retiró.

Cuando los Broncos estaban convencidos que Osweiler sería el sucesor natural de Manning, la oferta multimillonaria que le hicieron los Texans en el descanso de la competición como agente libre le hizo cambiar de equipo y de proyección profesional.

Osweiler se fue en busca de más números en Texas –tanto en su cuenta de banco como en sus estadísticas–, pero pasó la noche tratando de deshacerse rápidamente del balón, lanzando constantemente por encima de DeAndre Hopkins en doble cobertura, y escapando por su vida del defensa Von Miller y el resto de sus excompañeros.

Aunque evitó capturas, Osweiler completó apenas 22 de 41 pases para 131 yardas sin anotación ni interceptación, dejando en 60.1 el índice de pasador. Por su parte, Siemian completó 14 de 25 envíos para 157 yardas, un touchdown y sin interceptaciones.

Lee también

Comentarios