Lo más visto

Julio, el octavo

El pesista Julio Salamanca obtuvo ayer el boleto para los Juegos Olímpicos de Río.
Enlace copiado
Último. Julio Salamanca fue notificado ayer como clasificado a Río 2016.

Último. Julio Salamanca fue notificado ayer como clasificado a Río 2016.

Julio, el  octavo

Julio, el octavo

Enlace copiado
Ayer, durante el acto donde se entregó el pabellón nacional a algunos atletas que participarán en los Juegos Olímpicos, se conoció que Julio Salamanca, de levantamiento de pesas, había alcanzado la clasificación a la justa en Río de Janeiro, que inicia la próxima semana.

Visiblemente emocionado, Julio no encontraba las palabras para describir la noticia que había recibido, pues para él había sido duro saber que se se quedaba fuera de la competencia.

“Me siento muy contento por la notificación que me han dado, la habíamos estado esperando desde hace días. Yo no he dejado de entrenar, de trabajar fuerte, así que estoy listo”, detalló Salamanca.

Y es que la oportunidad para el salvadoreño se conoció justamente ayer, luego de que la Federación Internacional de Halterofilia (IWF) notificó que la delegación completa de Rusia no competirá en Río de Janeiro por sus antecedentes de doping.

Eso le abrió la puerta no solo a Julio, sino a otros pesistas alrededor del mundo que por diferentes motivos se habían quedado fuera de la cita olímpica.

En el caso de Julio, por ejemplo, él ganó dos medallas de plata (envión y total) en el Panamericano de Pesas que se realizó en Colombia. Allá totalizó 274 kilos, aunque lejos de su mejor marca, 281, le ponía como uno de los clasificados a la justa.

Pero al final, de acuerdo con el entrenador de Salamanca, Roberto Guerra, el boleto se lo dieron a un venezolano, lo que consideró un “asunto político”.

“Buscar la clasificación en la región es muy, muy difícil, a veces hasta se torna político. Julio le había ganado al de Venezuela; luego, estaba el chance de nuevo, pero se la dieron a Haití, así que nosotros ya habíamos perdido las esperanzas”, contó Guerra.

Sin embargo, Guerra afirmó que no se dieron por vencidos y mantuvieron el mismo ritmo de entrenamiento como si ya tuvieran la clasificación a Río de Janeiro, algo que considera como gratificante y esperanzador.

Lee también

Comentarios