Julio y sus 12 equipos

Julio Castro se estrenará en su 12.º equipo en el fútbol nacional, cuando debute el 14 de julio con la UES ante FAS.
Enlace copiado
Recuerdos.  En su hogar, Julio Castro guarda recortes y medallas que dan fe de su largo paso por el fútbol salvadoreño.

Recuerdos. En su hogar, Julio Castro guarda recortes y medallas que dan fe de su largo paso por el fútbol salvadoreño.

Julio y sus 12 equipos

Julio y sus 12 equipos

Enlace copiado
<br /><p>A sus 31 años, Julio Alexander Castro se prepara para iniciar un nuevo torneo en el fútbol nacional. Además de eso, se convertirá en un jugador difícil de superar porque será el primero en vestir 12 camisas de equipos diferentes, todos del balompié nacional.</p><p>Desde 1998 que emprendió un viaje en el mundo del fútbol en el equipo San Luis (de San Luis Talpa) de la segunda división, el zaguero no ha parado de dar patadas a la pelota. Por ahora, son 14 años de jugar fútbol y dice tener fuerzas para continuar por algunos más.</p><p> “Por el momento no pienso en el retiro. Creo que tengo fuerzas todavía para seguir, para entrenar al máximo y tratar de vestir la camisa que sea”, menciona Julio, quien es un líder en la defensa.</p><p>Después de estar en el San Luis Talpa por casi cuatro años, pasó a las reservas de la Asociación Deportiva el Tránsito (ADET), equipo desaparecido que tuvo que vender la categoría al San Salvador, debido a diferentes inconvenientes, pero el más grave era el tema económico.</p><p>Pero antes del nacimiento de un nuevo equipo capitalino, Castro pudo debutar con el primer equipo de ADET y lo hizo durante dos años, gracias al técnico argentino Juan Quartarone.</p><p>Al no tener cabida en San Salvador, Julio tuvo que volver a la segunda división. Esta vez para vestir el morado del Arcense, con quienes logró el ascenso en la temporada 2002-2003.</p><p>Después de conseguir ese ascenso, a Julio se le abrieron muchas puertas en primera división. Tuvo un corto paso por el San Salvador, antes de vestir la de Firpo, Alianza, Isidro Metapán y Águila. Sus etapas con los pamperos y paquidermos son de los mejores momentos que dice haber vivido en toda su carrera deportiva.</p><p>“Me gustaría retirarme en un equipo grande, ya sea Firpo o Alianza, y tratando de dar mi mayor esfuerzo”, contó Julio, quien aunque no lo dijo abiertamente, guarda sus mejores recuerdos de su paso por Alianza, sobre todo por el calor que le brindó la Ultra Blanca, barra oficial de los albos.</p><p>“Creo que la barra de Alianza es la que más te alienta, la que más te apoya, y creo que eso nadie me lo va a sacar de la cabeza. Talvez alguno estará diciendo que este está loco, pero la mejor barra es la de Alianza”, confesó el nuevo fichaje de la UES.</p><p>De los equipos llamados grandes solo le falta vestir la elástica de FAS. Sin embargo, no recuerda si alguna vez tuvo, al menos, pláticas con los directivos fastanecos para su posible fichaje.</p><p>Castro no se dijo aliancista, pero sus gestos tras una plática con este medio, cuando se le consultaba algo sobre el equipo blanco, mostraban su afinidad.</p><p>&nbsp;</p><p>“Solamente soy un seguidor más de un equipo que creo yo que siempre va y está peleando por los puestos de clasificación”, dijo el derecho.</p><p>Pero la buena racha que comenzó en San Salvador en 2003 terminó en Águila en 2008, puesto que fue la primera vez que el técnico Eraldo Correia se sumó al trabajo de los emplumados y no contaba con Julio para armar el equipo.</p><p> “Estaba pasando por uno de mis problemas más críticos: tener enferma a mi mamá, y después de que me dijera eso me lo tomé con tranquilidad, me vine a jugar a segunda. Gracias a Dios me trataron bien y de ahí que se me volvió a abrir la puerta de jugar en primera”, externó el defensa, quien tuvo el apoyo de toda su familia para lograr sobreponerse a la enfermedad de su progenitora, momento que cataloga como el más difícil que le ha tocado vivir en su carrera, sobre todo porque se pasaron apuros económicos en su familia.</p><p>El Fuerte Aguilares fue el equipo de segunda que le dio la oportunidad de seguir jugando en 2009, cuando tuvo que irse del equipo migueleño.</p><p>Luego, recibió una llamada desde el oriente del país. Atlético Balboa, comandado en aquel momento por Roberto Gamarra, fue su luz de esperanza. El club unionense pasó por muchos apuros económicos que ahora lo tienen como equipo desafiliado. Empero, fue el trampolín para que Castro fuera tomado en cuenta en el Once Municipal.</p><p>Los exjugadores Fredy González Víchez estuvo en 10 equipos en todo el país; Emiliano Pedrozo lo hizo con 11, siempre en El Salvador y en dos más en su natal Argentina; y Eliseo Quintanilla lo iguala con 12 clubes, cinco de ellos internacionales. Julio tiene 12 con la UES en la primera división. Y va por más.</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • deportes
  • futbol-nacional

Lee también

Comentarios

Newsletter