‘La Chelona’ no soporta no tener poder”

Desde Uruguay, Ruben Israel aseguró que Jaime Rodríguez, titular del INDES, quiere convertirse en presidente de la FESFUT. Lo acusó, además, de obligar a que los jugadores fingieran lesiones en la Copa UNCAF 2009 ante Costa Rica.
Enlace copiado
‘La Chelona’ no soporta no tener poder”

‘La Chelona’ no soporta no tener poder”

Enlace copiado
<br /><p>&nbsp;</p><p>El técnico uruguayo Ruben Israel reiteró en plática exclusiva vía telefónica, desde Montevideo, que dejó el cargo de seleccionador nacional porque el presidente del INDES, Jaime Rodríguez, obstaculizó su labor con lo que el charrúa califica como complot en su contra. Pese a que tiene claro que la elección del nuevo entrenador de la Azul le compete a la FESFUT, recomendó para esa plaza al argentino Juan Sarulyte, quien fue su asistente en el combinado nacional.</p><p>&nbsp;</p><h2> ¿Por qué esa decisión de irse del país en silencio tras renunciar al cargo de seleccionador nacional?</h2><p>Fui muy claro en el acta de renuncia y pedí que se haga pública. Creo que allí están los motivos mayores. No se puede vivir en una confrontación de poderes donde es una lucha que no se termina jamás. No se puede soportar que gente sin moral, que sabotea el proceso me use a mí, mi trayectoria y prestigio como elemento para destruir a la federación y al fútbol nacional. Fueron 15 meses de batallas permanentes, de silencios, de tratar de tener siempre un minuto más de paciencia. Este conflicto de intereses y de ambición de poder que afecta tanto la estructura del fútbol nacional no me permite trabajar con tranquilidad al ser permanentemente ofendido e hipócritamente juzgado por un sector mínimo de la prensa que obedece a un complot del señor Jaime Rodríguez, donde cometió esa absurda falta de querer congelar mi salario, con un mensaje xenófobo de que yo como extranjero había ofendido al pueblo y a los funcionarios. Mis declaraciones fueron para un grupo que me ha insultado y que me ha tratado de ladrón. Yo fui solo a dirigir a El Salvador y creo haberlo hecho lo mejor posible. Todo esto afecta en la vida personal. Uno trabaja en un estado de guerra de manera permanente y hay que defenderse de los ataques. Atacaban si yo tenía derecho a pasajes aéreos y si yo tenía derecho a salir del país. Era una ofensa total de meterse en mi vida privada. Ya era una guerra muy grande, yo no fui a guerrear a El Salvador, solo fui a dirigir. Cuando no aguanté más, fue mejor dar un paso al costado.</p><p>&nbsp;</p><h2>Ruben Israel dijo que todo esto comenzó en enero pasado cuando José Luis Rugamas sale del cuerpo técnico de la selección mayor porque usted externó que traería a un auxiliar de su confianza. ¿Hasta dónde afectó esto?</h2><p>Ese fue uno de los grandes enojos de Jaime Rodríguez. Cuando llegué al país, Rodríguez me había pedido que conservara el cuerpo técnico porque este fútbol es una mierda y los únicos que yo tenía como gente noble eran los amigos de Jaime. Yo no tuve ningún problema y trabajé con estos profesores (Mauricio Alfaro, Esteban Coppia y Rugamas). Seguramente la separación de Rugamas fue uno de los detonantes. Jaime era una persona que venía a mi casa dos veces por semana y siempre trató de convencerme para que me fuera del país. Él mismo confesó manejar sectores de prensa para presionar a la federación y lanzar noticias bomba que fueran amarillistas y perjudicaran a la federación porque el interés de él es ser el presidente de la FESFUT, como bien me lo dijo a mí. Yo no accedí a ese chantaje, a ese sabotaje. Todas esas cosas me fueron alejando a Jaime Rodríguez de mi lado hasta el punto de presentar currículos de otros entrenadores estando yo en actividad en la selección. En una oportunidad que me vine a Uruguay en octubre de 2011, cuando mi contrato me lo permitía, él usó artimañas. Habló de moral y de defender al pueblo salvadoreño cuando, siendo integrante del cuerpo técnico de la selección salvadoreña (en 2009), él obligó a los jugadores a tirarse al piso contra Costa Rica (en Copa UNCAF en Tegucigalpa) y manchar la bandera nacional. Siempre intentó controlar el fútbol nacional. No soporta no tener el poder y conmigo, yo le expliqué, que no iba a poder. Yo fui un obstáculo para él porque la selección tuvo un proceso exitoso. Puso todas sus baterías en contra mía en todos estos meses de forma sigilosa a través de aquellos periodistas que yo nombré antipatriotas, que ellos saben bien quiénes son. Yo no conozco a Jaime Rodríguez. Sé que como jugador estuvo en lugares del mundo como tantos. El problema que tiene él con el poder y con sentirse siempre imprescindible con la sociedad futbolística lo está atrapando en su persona y le está haciendo mucho daño al país.</p><p>&nbsp;</p><h2>Es un secreto a voces que hay asperezas entre el presidente de la FESFUT, Carlos Méndez Florez Cabezas, y Rodríguez como presidente del INDES. ¿Se sintió en fuego cruzado?</h2><p>Yo estuve en el fuego cruzado y esa fue la razón por la cual yo me voy. Esa es una lucha instalada en el país hace muchos años. Yo me vi en el medio de esa situación. Yo no quise ser un cómplice silencioso de la corrupción. Estuve en el medio y soy víctima de una lucha. Esa es una guerra de poderes en la que no puedo ni debo meterme. Fui el objeto a insultar y destruir.</p><p>&nbsp;</p><p>&nbsp;</p><h2>Hubo un intercambio de correos electrónicos entre usted y el preparador físico Esteban Coppia a finales de 2011 e inicios de 2012 en que se habla de cómo quedaría la situación de contrato de él, Rugamas y Alfaro. ¿Qué se dijo ahí?</h2><p>Ninguna situación anormal. A pesar de que esta gente era del palo de Jaime Rodríguez, yo en el año (2011) le pedí dos veces al comité ejecutivo de la FESFUT que les renovaran los contratos que vencen cada tres meses. Ellos fueron buenos compañeros y yo le pedí al comité ejecutivo que les renovara. Coppia estaba preocupado porque no le estaban hablando de la renovación. Yo hasta diciembre de 2011 pedí el cambio de asistente porque consideraba que necesitaba una persona que no estuviera identificada con Rodríguez porque hacía meses estaba armando el complot contra mi persona. Ya no había necesidad de tener a la gente que él me dijo que me iba a cuidar cuando él mismo me estaba traicionando. En el último correo, yo le pedí a la FESFUT que me cambiara a Rugamas porque debía estar libre del enganche con Jaime Rodríguez, quería tener autonomía total en mi selección. Por su parte, Carlos Cañada (preparador de porteros) no tiene nada que ver con el grupo de Rodríguez. Es un hombre independiente, se ha ganado un lugar en la selección con base en el trabajo.</p><p>&nbsp;</p><h2> ¿Cómo surgió esta oferta de trabajo para usted de parte del equipo Libertad de Paraguay?</h2><p>Durante todo el año yo tuve seis ofertas concretas que se hicieron públicas porque es inevitable en las redes sociales. Tuve ofertas de México, Perú, Paraguay y Colombia. Lo de Libertad es una de tantas que yo he tenido, en ese equipo lancé mi carrera internacional. Fui cuatro veces campeón con ellos, dos Libertadores y dos Sudamericanas. Lo que hace Libertad es que se quedó sin técnico. Cuando llegué al país, la semana pasada, después de unos días de descanso en Uruguay, veo que aparece la nota de que Rodríguez decidió congelar mi salario, tratando de desprestigiarme frente al mundo futbolístico. Ese mismo día (hace una semana) en la mañana me llaman de Libertad para preguntarme cómo está mi situación en la selección nacional de El Salvador. Yo dije que estaba feliz en El Salvador. Después de eso sucedió todo. Allí empezó mi amargura y mi intranquilidad. Libertad está sin técnico y si mañana me llama yo tengo que seguir trabajando. Libertad es mi casa y si lo económico me conviene tomaré a Libertad. Lo único que puedo decir es que el fútbol se cura con fútbol y yo estoy herido y si es la propuesta que a mí me gusta voy a tomar a bien aceptarla. Me han llamado de Paraguay, pero he pedido no hablar del tema porque estoy en horas tristes. Estoy herido y conmovido. Para hablar de Libertad primero me tiene que llamar y eso no ha acontecido.</p><p>&nbsp;</p><h2>En su contrato con la FESFUT está la cláusula de que si renuncia al cargo de seleccionador nacional no puede dirigir en la región de CONCACAF hasta 2014. ¿Es así?</h2><p>Es así. Pero faltó aclarar que si pago seis meses de indemnización puedo dirigir en CONCACAF. Si mañana me sugiere CONCACAF, pagaré la multa que establece mi contrato. Pero no voy a dirigir una selección de CONCACAF porque tendría que jugar contra El Salvador, cosa que jamás voy a hacer. Solo podría dirigir un club. Jamás pararía una selección para jugar contra la selección de El Salvador. No podría salir a la cancha ante eso.</p><h2> ¿Volvería a dirigir a la selección salvadoreña en otro contexto?</h2><p>En otro contexto, la dirigiría toda mi vida. Me quedaría hasta retirarme. Tendría un proyecto por varios años. Volvería a El Salvador.</p><h2>Se habló de que su sueldo era de $25,000 mensuales. ¿Era solo para usted o debía repartirlo con otros asistentes?</h2><p>Ese es el sueldo que nos paga la selección. Pero de ese dinero debo pagarle a la empresa que actuó como intermediaria y de allí le pago al profesor Nicolás Dos Santos. Es el sueldo de los más económicos que yo he trabajado en América. Por eso dije hasta el cansancio que no estuve en El Salvador por el dinero. Si el organismo que da la plata (INDES) cuando quiera congela salarios aun haciéndolo a obreros de la FESFUT que ganan $400 al mes por orden del señor Jaime Rodríguez, sin pensar que no tienen nada que comer al otro día porque seguramente él tendría su heladera llena de comida o estaría viajando a Catar dos o tres veces al año en primera clase como él viaja vaya usted a saber a qué, ese dinero yo no lo hubiera necesitado. Dije de corazón que trabajaría gratis para la selección. El problema es la gente que tiene el poder en el fútbol nacional. Tiene que venir trabajo para mí en los próximos días. Necesito trabajar porque si no me voy a enloquecer, me tengo que sacar esta herida en una cancha de fútbol. Estoy desesperado. No me alcanza la vida para agradecer a los jugadores que tuve en la selección, que creyeron en mí para jugar los partidos que disputaron. Me respondieron en la cancha. Son jugadores inolvidables. El pueblo salvadoreño quedó en mi corazón.</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • deportes
  • la-selecta

Lee también

Comentarios

Newsletter