Lo más visto

La FESFUT no está en quiebra, está sobreviviendo”

Luis Pérez Guerrero habló con LA PRENSA GRÁFICA sobre la realidad económica que vive la Federación Salvadoreña de Fútbol, su cuestionado paso por el INDES y su visión del fútbol local. Esta es la idiosincrasia del nuevo secretario general del fútbol salvadoreño.
Enlace copiado
La FESFUT no está en quiebra, está sobreviviendo”

La FESFUT no está en quiebra, está sobreviviendo”

La FESFUT no está en quiebra, está sobreviviendo”

La FESFUT no está en quiebra, está sobreviviendo”

Enlace copiado
Mientras charlamos, un empleado arregla algunas luces de su oficina, se nota que recién se está instalando en ella y hay algunos retoques por hacer. Empleados entran y salen para pedirle firmas en documentos y él se toma un tiempo para atender esta entrevista, que surgió en primer lugar porque quería responder a unas críticas hechas sobre su paso por el INDES.

Luis Pérez Guerrero acepta que no hay mucha gente que hable bien de él en su antiguo empleo. Hace menos de cinco años, cuando era gerente del INDES, aseguraba que en la FESFUT “no hacían nada” y que no merecía dinero del Estado. Pero ahora la defiende. ¿Qué le hizo cambiar de opinión?

Usted tuvo una primera etapa en la FESFUT convulsa (entre 2014 y 2015). El sindicato pidió su despido. ¿Por qué decidió volver?

Creo en el fútbol. Creo que como salvadoreños merecemos cambios. Tengo la certeza de que el deporte es la salida para la juventud.

El problema con el sindicato no fue por capacidad, sino por especulación, como que había una dirección externa para que se diera. Decían que el INDES me estaba pagando, que me mandaba de “guachimango”. Hasta que se les mostró la planilla y se dieron cuenta de que me pagaba la FESFUT. La gente no está acostumbrada al cambio, a los controles, a la gente que sea acuciosa.

Algunos ven su nombramiento como una cuota política dentro de la federación... ¿usted se declara de derecha o de izquierda?

De ninguno, no creo en la política. Después de estar metido en eso me generaron malas experiencias. Hoy solo predomina el interés de las dirigencias. Yo soy de los que ve a mi pueblo con hambre y me quito el bocado para dárselo.

¿Cuál favor político? Si el Gobierno le ha quitado a la FESFUT $1,700,000 y ahora solo le da $500 mil, y condicionados. ¿Ahora van a decir que me traen como un favor? Si en mis facultades estuviera yo como ciudadano le pondría una demanda al INDES, porque es ilegal lo que hacen. Pero si mis jefes dicen no, pues no lo hago. Los políticos solo reaccionan cuando hay tema de amaños o señalamientos de FIFA.

Los estatutos de la FESFUT dicen que puede recibir donaciones y ese dinero era una donación del Estado. Entonces, ¿qué beneficio le puedo ocasionar al Gobierno aquí, si yo estoy en desacuerdo con lo que está haciendo, porque veo grandes necesidades aquí? No estaríamos con grandes crisis económicas en esta federación, porque hay una crisis muy grave. FIFA da dinero, pero te dice que es para determinadas cosas. La semana pasada estuvo en el país Rodrigo Kenton a supervisar los proyectos de desarrollo, a contarnos las costillas; y el otro mes vienen los auditores de FIFA, así que no hay favores.

La crisis está porque no hay grandes patrocinadores, aparte de La Constancia y Mitre, pero Mitre no da dinero, daba uniformes. ¿Será que le hago un favor? Para nada, al contrario, es más, le estamos pidiendo al INDES que nos apoye, porque se firma un convenio para sub-15, sub-17, femenina y playa, pero no hay apoyo para la mayor. Nos quedan economías (dinero no ejecutado) y queremos que se nos permita reorientar esas economías a otros proyectos, por ejemplo, a los compromisos que tienen las selecciones menores el otro año.

En una entrevista previa, en 2013, usted no hablaba con la misma pasión respecto a la FESFUT. ¿Por qué hoy cambió de opinión?

Porque las realidades son distintas. Cuando uno está en el puesto se da cuenta de las realidades. Nunca tuve un informe de actividades de las ADFA. Entonces mi pensamiento primero era “para qué necesita, si no hace nada”.

Otra de las cosas, el uso de la energía eléctrica, aquí CAESS no quiere darnos subsidio por el uso de las lámparas por la noche; pero allá en el INDES sí lo obtuvo de AES, por el uso de la luz en el “Mágico” González. Yo veo que no tenemos una cultura de autogestión, no cuidamos. Por eso afectó tanto cuando ya no se dio lo que se daba antes ($1,700,000), y hubo que recortar rubros.

Ahora el dinero del INDES ya solo se puede destinar a tres rubros: combustible, alimentación y alojamiento. Para poderles pedir boletos aéreos es un gran proceso. Aquí, ya en carne viva, me doy cuenta de la diferencia.

En esa misma entrevista de 2013 tocamos el tema de los $125 mil que se desviaron para el estadio Las Delicias. Usted aceptó que ese dinero se tomó de la partida de alto rendimiento, de una suma que le correspondía a la FESFUT. En ese entonces usted no le veía pero en quitarle dinero a la FESFUT...

(Se tarda en contestar) la federación en aquel entonces, cómo le digo, tenía un presupuesto reservado... y hay una nota donde nosotros como INDES le decíamos que tenían un remanente y le preguntábamos que si lo iban a ocupar o no, pero nunca nos contestaron. Entonces dijimos que lo íbamos a agarrar.

Lo mismo pasa hoy, si usted va al INDES y le dicen que la federación de baloncesto necesita un refuerzo, ¿de dónde cree que se saca? De ahí, de todas las economías, del dinero que las federaciones no han usado. Así funciona.

¿Ya hizo un primer análisis de la FESFUT, en lo económico?

Económicamente estamos mal.

¿Es cierto que están al borde de la quiebra? Dicen que ANDA está a punto de cortarles el agua.

Estamos al día, no en quiebra. Mejor dicho, estamos sobreviviendo. Necesitamos apretarnos más el cincho porque hay grandes necesidades. Hay proyectos grandes y todo eso no se puede dejar de hacer. Pide apoyo la Primera y la Segunda, la AEFES, los árbitros. Yo sí considero que hay que fortalecerlos, pero estamos muy necesitados, en crisis.

¿Cuánto tiene la FESFUT para pagarle al nuevo técnico de la mayor?

No lo sé, eso lo maneja el comité. Depende, cierto que yo puedo saber patrocinadores y para dónde vamos, pero cuánto se destina no lo manejo todavía.

Se dice que la planilla de la FESFUT es grande. ¿Usted haría recortes?

Yo no creo que debamos despedir gente, pero sí que no podemos tener una planilla de, por ejemplo, $30 mil, si solo tengo disponible 20. Cuesta, hay patrocinadores que apenas nos dan $3 mil. La planilla, económicamente, es bastante baja con relación al número de personas que tenemos. Usted no me lo está preguntando, pero ahorita solo tenemos dos motoristas, no tenemos recepcionista. Si hay que hacer mandados o ir a dejar papelería urgente, incluso yo estoy dispuesto. En otros países, como Costa Rica, tienen planilla más baja, pero tiene personal de fuera financiado con otros aportes.

¿Ha identificado otras deudas urgentes que la FESFUT deba pagar?

La más grande ahora es la de FIFA (sanciones por comportamiento de la afición) y la del Ministerio de Hacienda, que es heredada, no de esta administración. Se está pagando por poquito.

¿Con cuánto presupuesto funciona el ente o debe funcionar en 2017?

Uh, no le sabría decir. Apenas estamos con el presupuesto. Desconozco 2016 y por eso no le podría hablar de 2017. Pero ya el 30 de diciembre es la Asamblea (General del Fútbol) y ahí se sabrá.

Usted fue asesor jurídico del INDES y luego gerente general, ¿qué opinión tiene de las investigaciones que hemos hecho y las irregularidades que hemos publicado?

¿Cómo cuáles?

El tema de las canastas básicas que reciben los empleados, las anomalías en las licitaciones de seguridad privada...

Vea, y se lo digo con propiedad porque yo formé parte de la comisión que negoció el trabajo colectivo de los trabajadores del INDES. Es que aquí nos venimos a encontrar casi con un concepto político... ¡qué errorazo el de Mauricio Funes al autorizar la Ley de Acceso a la Información Pública! Ahora nadie se escapa.

¿Errorazo en qué sentido? ¿Porque ahora las anomalías se saben?

No, porque él lo hizo. Igual, yo fui uno de los impulsores de esa ley. El punto es que ahora se suma lo de la OIT, la libertad sindical, los contratos colectivos, etcétera. Si usted hoy va al INDES y pregunta por mí, nadie, salvo los que ya no trabajan ahí, le hablarán bien de Luis Pérez.

Cuando se negoció el contrato colectivo se aceptó que era un derecho, y ya había otras instituciones de Gobierno que habían aprobado contratos incluyendo canastas básicas, pero yo siempre les decía que un contrato colectivo no se debía valorar en lo que se plasma, sino en su dinero, porque si usted me pide algo como dos horas para ir a darle de amamantar a su hijo, eran dos horas que yo le estaba regalando al empleado, $3.60 por día, algo que él estaba ganando dándole de comer a su hijo.

Yo me acuerdo que incluso que pedían un seguro médico hospitalario, y yo veía un gran desconocimiento. Pero con salarios tan bajos, como $300, no se podía. ¿Se imagina un empleado con ese salario pagando operaciones de $10 mil o $15 mil? No tenían esa capacidad de pago.

Lo mismo sucedió con la canasta básica, Si el valor ese (que publicó LPG) no es nada respecto a lo que estaban pidiendo. Pedían canasta de $400.

Ahora que es secretario general de la FESFUT, ¿tiene algunos proyectos que le gustaría impulsar?

Sí, para mí hay que enfocarse en la niñez. El deporte de desarrollo en el niño. Un niño que esté ocupado, que se le enseñe con disciplina, que se le enseñe la lealtad, lo moral, respeto. Yo buscaría la forma de cómo incrementar y darles mejores condiciones, porque hay canchas municipales, que a la púchica. En Cabañas por ejemplo no hay canchas.

El desarrollo del ser humano está en la creación de nuevos valores morales y religiosos. Por ejemplo, en la sub-15 y sub-17 se trabaja mucho eso, no se come sin orar, no se duermen sin orar.

La FIFA aumentará su ayuda en $750 mil para la FESFUT, ¿podrían priorizarse proyectos como esos que menciona?

Podría ser. Lo que pasa es que vienen intereses, por ejemplo, ¿Alianza podría tener un convenio con la FESFUT para apoyar a la niñez? Sí. ¿Quiere hacerlo? A saber. Nosotros podríamos darle $2 mil mensuales por ejemplo al Santa Tecla, para que le paguen a un entrenador de niños, pero cuando se les dice que ellos tienen que poner hidratación, uniformes, etcétera. Ahí se acaba todo. Porque no piensan en los niños, solo en llenar estadios. Pero hay talento en el fútbol base, cientos de cientos.

Lee también

Comentarios