Lo más visto

Más de Deportes

La Liga en juego

Barcelona y Real Madrid se enfrentan hoy en el Camp Nou con el liderato de la Liga como premio máximo.
Enlace copiado
La Liga en juego

La Liga en juego

La Liga en juego

La Liga en juego

Enlace copiado
Separados en la cabeza de la Liga por un solo punto, Barcelona y Real Madrid medirán hoy sus fuerzas en un partido al que los dos gigantes del fútbol español llegan en circunstancias opuestas: el buen momento azulgrana frente al retroceso blanco.

“El Barcelona tiene una racha mejor que nosotros. A partir de ahí, el partido será difícil para los dos equipos. Tenemos confianza porque representa mucho para nosotros y ganando podemos volver a la cabeza”, afirmó ayer Carlo Ancelotti, el técnico del Real Madrid.

Nadie mejor que Ancelotti para saber que una victoria sobre su eterno rival y en el Camp Nou cambiaría las tornas de un campeonato que tomó color azulgrana hace dos jornadas, cuando su rival de hoy aprovechó el tropiezo del Real Madrid para confirmar su mejor momento de juego y arrebatarle el liderato.

Coherente con su repetida sentencia de que el campeonato no se decidirá hasta las últimas semanas, el técnico del Barcelona reconoció la importancia del clásico de hoy, pero descartó que vaya a determinar quién ganará la Liga.

Lo mismo opinó Ancelotti, que se negó a firmar de antemano un empate que dejaría las cosas como están, al considerar que su equipo tiene armas suficientes para llevarse un duelo en el que no parte como favorito.

El técnico del Real Madrid confía en que sus criticadas fórmulas funcionen como lo hicieron en el clásico de la primera vuelta (3-1), impulsadas por el “ambiente especial” que rodea al clásico y por un Cristiano Ronaldo que, según dijo, está en un gran momento.

Los números de la estrella portuguesa, sin embargo, palidecen al lado de los del azulgrana Lionel Messi que, tras adelantarlo como máximo anotador de la Liga, aspira a culminar con una victoria frente al Real Madrid la exhibición goleadora y de juego de las últimas semanas.

Messi y Cristiano Ronaldo y sus escuderos en la delantera de cada equipo determinarán en buena parte la suerte de un clásico que espera muy pocos cambios en los onces habituales de los dos técnicos.

La denominada “BBC” (Benzema, Bale y Cristiano) frente al poderoso tridente azulgrana que, junto a Messi, componen el uruguayo Luis Suárez y el brasileño Neymar. El trío del Barcelona suma 56 goles en la Liga, uno más que la tripleta blanca.

Ancelotti se mostró ayer feliz de poder contar con el español Sergio Ramos en el centro de la zaga y con el croata Luka Modric en la medular. Luis Enrique jugó al despiste con Sergio Busquets, incorporado al grupo tras varias semanas de ausencia por lesión. El Barcelona, que acumula 17 victorias en los últimos 18 partidos, se sobrepuso bien a su baja, suplida gracias a la polivalencia del argentino Javier Mascherano y a la capacidad de adaptación del croata Ivan Rakitic.

“Los dos tenemos un nivel muy alto, los mismos objetivos y jugadores de gran calidad, pero lo que sí puede ser importante es el factor campo”, concluyó Luis Enrique.

Tras una campaña presidida por los vaivenes y la alternancia, Barcelona y Real Madrid aspiran a que el clásico los estabilice definitivamente y los catapulte hacia el título que aún posee el Atlético de Madrid.

Lee también

Comentarios