La crema y nata del año

Estos elementos fueron protagonistas con sus clubes en el fútbol nacional.
Enlace copiado
Enlace copiado
Cada torneo de la primera división tiene su historia y nombrepropios que escriben épicas batallas. En el caso del torneo Clausura 2015, el primero de este año, los galarodnes fueron para el plantel del Santa Tecla, quien se llevó la corona tras superar al Isidro Metapán en la tanda de tiros desde el punto de penalti.

Los jaguares llegaron a su cuarta final consecutiva de la mano de Jorge Rodríguez. Su cancerbero, Heny Hernández, fue el mejor en su posición al tener un promedio de 0.7 goles por partido, superando en el balance a Óscar Arroyo del Alianza (0.76) y Javier Gómez del Marte (0.82).

En una formación de 3-4-3, la zaga de este equipo ideal está compuesta por Álex Mendoza (FAS), Jonathan Barrios (Metapán) y Juan Barahona (Santa Tecla). Los caleros fueror la mejor defensa del campeonato al permtir 16 goles en la etapa regular (0.88 goles por partido) y Barrios fue de lo más destacando, ganándose un llamado a selección. Mendoza y Barahona también tuvieron minutos a destacar en el certamen.

El mediocampo estuvo liderado por Hérbert Sosa, en ese momento estaba con el Juventud Independiente, y cuyo papel de llegar a semifinales fue vital para regresar a Alianza con el que seis meses más tarde se proclamaría campeón. Siempre en la zona medular, Narciso Orellana destacó en la contención y Gerson Mayén (Tecla) y Romeo Parkes (Metapán) hicieron diferencia para ser de los mejores en su puesto.

Sin duda que el apartado ofensivo es el que más destaca y David Rugamas, entonces en el Juventud, Nicolás Muñoz y Héctor Ramos, fueron los referentes al luchar siempre por el goleo individual. El puertorriqueño se llevó las mieles del trofeo goleador al marcar 13 dianas en la fase regular y uno más al FAS en la ida de las semifinales para dejar pie y medio en la gran final.

Rugamas y Muñoz se quedaron con 11 tantos cada uno.

Nuevos rostros

El fútbol continuó y para el Apertura 2015 se vinieron cambios en el formato de competencia al incrementar a 12 los equipos. Marte, que descendió la temporada pasada, pagó $100,000 a la liga mayor para regresar, como también lo hizo Chalatenango, y Sonsonate, que adquirió la categoría del Real Destroyer, que había ascendido de segunda división, fueron los nuevos en la liga.

Óscar Pleitez, cancerbero del Metapán, ganó minutos y la confianza del entrenador para convertirse en el guardián calero. Esto le dio frutos pues disputó 12 partidos y tuvo un promedio de 0.58 goles por partido. Muy cerca estuvieron Héctor Ramírez, del Universidad, y Nicolás Pacheco, del FAS.

En la defensa destacaron Milton Molina como uno de los muros y que llegó hasta las semifinales del torneo co el Isidro Metapán. También destacaron Roberto Domínguez, con el Santa Tecla y el veterano Ramón Martínez de Paz, quien además marcó el gol de la victoria en la final sobre el FAS.

En la zona medular, Jorge Morán tuvo un gran torneo en donde repartió asistencias y marcó goles. En el apartado de recuperación, Henry Romero, del Águila, fue de los más constantes. En el Alianza y en el torneo no pudieron faltar Rodrigo Rivera y Juan Carlos Portillo, piezas clave con cinco y seis goles respectivamente en su primera participación con la camisa alba.

Ya en lo referente a goles, David Rugamas fue el Hombre Gol del torneo con 13 dianas (12 en fase regular y una más en postemporada). Comparten el podio Rodolfo Zelaya y Bladimir Díaz, del Chalatenango.

“Sé que ha sido un torneo muy duro y quisiéramos llegar a la final, pero hay que seguir trabajando y luchar porque cada uno llegué lo más lejos posible” fueron las palabras de Rugamas.

Lee también

Comentarios

Newsletter