Lo más visto

Más de Deportes

La expulsión, otra vez, la gran protagonista

Enlace copiado
Enlace copiado
De manera obligada, El Salvador tuvo que apelar a defenderse y salir con al menos un punto en su choque de ayer contra Panamá antes que salir a buscar la victoria. La expulsión de Richard Menjívar, apenas al minuto 28 de partido, hizo que todo el libreto dispuesto por Eduardo Lara tuviese que cambiar y olvidar el 4-2-3-1 por un 4-4-1 en el que Gerson Mayén tuvo que retrasarse para pasar a ser un volante mixto en lugar del enganche que se preveía al inicio.

Con ese nuevo dibujo la Azul perdió y mucho. Su juego se volvió tosco, en ocasiones intrascendente y en el que las ocasiones fueron contadas, pero fue rescatable el trabajo defensivo, puesto que, a pesar de que fueron los panameños los que tuvieron el balón, los nacionales no perdieron el bloque defensivo que se vio reforzado con la llegada de Raúl Renderos, en el segundo tiempo, para completar una doble contención.

Sin embargo, de nuevo los fallos en defensa volvieron a hacer estragos, cuando al minuto 82 Abdiel Arroyo aprovechó una pelota en el área pequeña para marcar la diferencia.

Pero también es de rescatar que con la desventaja numérica y de marcador El Salvador intentó salir a encontrar el empate y casi lo logra al 83’. Lastimosamente la fortuna, la que no ha estado de lado de la Azul en todo el torneo, volvió a ponerse en contra.

Lee también

Comentarios