La joya de los juegos

El Estadio Nacional Flor Blanca fue la construcción más valiosa de la justa regional de 1935.
Enlace copiado
La joya de los juegos

La joya de los juegos

Piscina. Un foso para natación también fue construido a un costado del estadio nacional.

Piscina. Un foso para natación también fue construido a un costado del estadio nacional.

La joya de los juegos

La joya de los juegos

La joya de los juegos

La joya de los juegos

La joya de los juegos

La joya de los juegos

La joya de los juegos

La joya de los juegos

La joya de los juegos

La joya de los juegos

La joya de los juegos

La joya de los juegos

La joya de los juegos

La joya de los juegos

Enlace copiado
La construcción del Estadio Nacional Flor Blanca, conocido ahora como Jorge “Mágico” González, el surgimiento del primer Comité Olímpico Nacional y los primeros intentos de organización deportiva fueron el legado de los Juegos Centroamericanos y del Caribe en 1935, celebrados por El Salvador del 16 de marzo al 4 de abril.

Según recopilaciones de la época, el estadio fue considerado una “joya” y su construcción estuvo a cargo del ingeniero José Alcaine. Cifras extraoficiales hablan de una suma aproximada de 454,563 colones en la edificación de la mayor cons-trucción deportiva de ese periodo.

Contra el tiempo, por el azote de un ciclón en 1934, el Flor Blanca se edificó en el terreno donado por la Compañía del Tranvía cuyo presidente era Herbert De Sola y desde entonces en las pistas del estadio olímpico del país se forjaron diversas generaciones de deportistas.

“Contar con un espacio amplio para practicar y apreciar deportes era un sueño, hasta entonces solo reservado a quienes acudían al Campo de Marte a apreciar carreras de caballos, autos o bicicletas”, comentó el historiador Carlos Cañas Dinarte para quien el gobierno de Hernández Martínez manejó bien varias situaciones adversas para celebrar los juegos.

Además del Flor Blanca se construyó el foso para la competencia de clavados, la piscina de 50 metros y campo de béisbol en el costado sur del estadio nacional.

La construcción del escenario deportivo también impulsó el crecimiento urbanístico de la zona y algo más.

“Nuestra infraestructura deportiva ha dado la oportunidad a muchas generaciones para que se formen como atletas y ciudadanos. Los Juegos Centroamericanos y del Caribe del 35 fueron un punto de partida”, consideró Eduardo Palomo, presidente del COES.

Después de los 18 días de competencia en el país se habló de hacer obligatoria la práctica del atletismo en los centros escolares mediante un proyecto de ley, también se trabajó en la idea de la creación del Consejo Deportivo Nacional y se intensificó la práctica del atletismo entre otras disciplinas en el ejército.

Dinarte amplía el contexto. “Por un lado, había un creciente interés entre sectores militares y civiles por promover algunos deportes, como el fútbol, el basquetbol, el esgrima, el tiro con pistola y rifle y otros, debido a que fomentaban la participación de soldados, cadetes, oficiales en su práctica, a la vez que le daba mucho posicionamiento social y mediático a sus practicantes”.

El Gobierno de ese entonces también creó el Comité Nacional Olímpico por el Decreto 1366 del 30 de marzo de 1933 y aprobó sus estatutos, mediante el Acuerdo 85 de febrero de 1934.

Sobre ese Comité Olímpico Nacional, lo conformaron el doctor Raúl Arango como presidente; el capitán German Arriaza, secretario; don Arturo Bustamante, don Jacinto Castellanos Rivas, don Francisco López y don Víctor Recinos. Medio año después el cargo de Arango lo ocupó Ángel Soler Serra, quien asume la entera responsabilidad de organizar los III Juegos.

“Los juegos fueron todo un acontecimiento y se conocieron como los Juegos Olímpicos de Centroamérica y se creó un entusiasmo grande. Allí nace el movimiento deportivo del país, el deporte no estaba organizado y se toma el ejemplo de países como México y Cuba”, dijo Melecio Rivera, expresidente del Comité Olímpico salvadoreño.

Tags:

  • magico
  • flor blanca
  • joya
  • herencia
  • estadio
  • coes
  • 1935

Lee también

Comentarios

Newsletter