La mejor cara de “la Pulga”

Un Messi astral tiene al Barça en su mejor momento de la temporada, a una semana del clásico.
Enlace copiado
La mejor cara de “la Pulga”

La mejor cara de “la Pulga”

La mejor cara de “la Pulga”

La mejor cara de “la Pulga”

Enlace copiado
Lionel Messi cambió su cara en 2015 y con su explosión llevó al Barcelona a su mejor momento, lo que llenó de moral al conjunto azulgrana antes de encarar una semana vital en la temporada.

El Barcelona jugará el miércoles ante el Manchester City en Liga de Campeones y el domingo recibirá al Real Madrid en el gran clásico de la Liga española. Y lo hará con Messi en efervescencia.

Atrás quedan las imágenes de vómitos de un Messi angustiado. Ahora al argentino se le ve feliz en el campo mientras el Barcelona continúa acumulando triunfos que le permiten soñar con el “triplete” formado por Liga, Champions y Copa del Rey.

Una fecha supuso el punto de inflexión de Messi esta temporada. Fue el 4 de enero, cuando el Barcelona perdió 1-0 ante el Real Sociedad con el argentino en la suplencia. Aquel encuentro desató muchas críticas para su técnico, Luis Enrique, y destapó desencuentros entre técnico y jugador.

“Después del partido de la Real Sociedad, donde no habíamos arrancado bien el año, cambió todo”, aseguró Messi en una entrevista en febrero.

El crack argentino se propuso para 2015 volver a ser el que era. “Este año intenté de inicio arrancar lo mejor posible. Sabía que no venía de un gran año, donde pasé por muchos problemas tanto dentro como fuera de la cancha. Era un desafío cambiar toda la imagen que había dado la pasada temporada. Y volver a ser el que era. Ese era mi objetivo”, explicó. Y lo logró.

Desde que cayó ante el Real Sociedad, el Barcelona comenzó a volar para sumar 16 triunfos y una sola derrota en los 17 encuentros jugados a partir de entonces.

Al frente se situó Messi, cuyos registros remiten a los de su mejor época. Desde el comienzo de la Liga española hasta el choque ante el Real Sociedad, el argentino anotó 15 goles en 17 partidos, mientras que después de ese encuentro logró 17 tantos en 10 jornadas del torneo.

Messi dobló su media para pasar de 0.8 goles por encuentro a 1.7. Su última actuación decisiva ocurrió el sábado, cuando marcó los dos goles del triunfo del Barcelona por 2-0 en el campo del Éibar para mantenerse en el liderato de la Liga.

“A Leo le da igual que el rival sea el Éibar, el City o el Madrid... Él siempre está a un nivel superior y el Barça se aprovecha de ello”, opinó ayer el diario Sport.

Messi es el termómetro de un Barcelona que se deprime cuando su estrella no es feliz y que emerge cuando el argentino muestra su mejor sonrisa sobre el campo.

Ahora el conjunto azulgrana afronta el tramo decisivo de la temporada en la mejor condición posible. Es favorito ante el Manchester City, al que ganó 2-1 en Inglaterra en la ida, y también aparece por delante en las apuestas para el clásico.

Tags:

  • messi
  • clasico
  • barcelona
  • city
  • champions

Lee también

Comentarios

Newsletter