Lo más visto

La selección toma forma

La Azul comienza a mostrar el fútbol que Lara quiere. Aún falta regularidad.
Enlace copiado
La selección toma forma

La selección toma forma

La selección toma forma

La selección toma forma

Enlace copiado
Hay un ejemplo bien claro que ilustra el estilo de juego que pretende inyectarle el técnico colombiano Eduardo Lara a la selección mayor. Se trata del segundo gol de El Salvador contra Belice. Fue un rally de 16 toques solo entre cuscatlecos, que llevaron el balón desde un saque de manos en propio campo hasta el área rival. Luego llega un rechace y Juan Barahona lo recoge para hundir el balón en las redes.

Es cierto que la selección mayor, en esta Copa Centroamericana y bajo el mando de Lara, no ha sido una oda a la regularidad; es más, ha sido todo lo contrario. Pero en el minuto 19 de ese encuentro ante Belice, los jugadores de la Azul llevaron a cabo la propuesta a la perfección. Buscaron por derecha y luego por izquierda, hicieron cambios de juego, un toque de fantasía para romper a la defensa, cambio de ritmo, desborde y varios pases de primera. También retrocedieron para arrastrar la marca de los rivales y abrir así espacios.

Aún hay mucho que avanzar en el proceso. Hay que mejorar la definición, hay aprender a manejar una ventaja, hay que encontrar equilibrio entre el acelerón del primer tiempo y la relajación en el complemento, y hay que tener cabeza fría para no caer en expulsiones como las del partido contra los catrachos. Sin embargo, parece que hay un camino a seguir y se distingue a lo que juegan los de azul y blanco.

El relleno humano

El 11 titular de Eduardo Lara es claro. Un portero de recorrido en el área. Dos centrales (Domínguez y Romero) a los que planea darles suficientes minutos juntos en el terreno de juego, como para que se entiendan de memoria. Los laterales son de ida y vuelta, y a veces con permiso de quedarse con el apoyo del contención que le cubre la espalda.

En el medio campo son cuatro y parece que no cambiará. Solo en esta Copa Centroamericana han habido varias emergencias y cambios obligados, y no ha ajustado ese sector. Es decir: dos volantes centrales y dos extremos. Su primera apuesta es la de Darwin y Menjívar en medio, mientras Mayén va por izquierda y Óscar Cerén por derecha.

Y ataca con dos delanteros. Uno como delantero de área y otro que se mueve como mediapunta, con la misión de combinar con todos los mediocampistas. Nelson Bonilla es el primero y Rodolfo Zelaya el segundo.

Otro punto a destacar es que cuando hace sustituciones con el partido en marcha lo hace para afirmar su idea. Si saca a Óscar Cerén mete a Hérbert Sosa, su cambio lógico. Si saca a Zelaya mete a Irvin Herrera, delantero por delantero. Y si sancionan a Larín, que juega de lateral izquierda, lo cubre el otro defensa zurdo de la nómina: Juan Barahona.

Lee también

Comentarios