Las cinco razones por las que FAS ganará el clásico

A las puertas del Clásico Nacional 231, el llega en un mejor momento que Águila. Las claves para comprender porqué tienen el viento a favor, aquí.
Enlace copiado
Las cinco razones por las que FAS ganará el clásico

Las cinco razones por las que FAS ganará el clásico

Enlace copiado
FAS es un gigante dormido. Siete años sin coronas y en medio de una transición más dolorosa de lo que hubieran imaginado para renovar el equipo, los santanecos han vivido en el Clausura 2017 uno de sus torneos más difíciles de los últimos tiempos. Empero, empiezan a dar señales de vida.

Luego de una primera etapa de la mano del argentino Osvaldo Escudero, en la que solo ganaron ocho de 27 puntos posibles, las aguas parecen haberse calmado en la cueva. Siempre bajo la mano argentina pero ahora la de Emiliano Pedrozo, los vientos de cambios soplan y de los últimos 18 puntos, en las últimas seis jornadas, los tigrillos han ganado 11. Tres victorias incluidas.

Metidos en esa espiral positiva, los occidentales llegan el próximo domingo a la disputa del Clásico Nacional ante Águila. Un partido que, así como el que jugaron hace un par de semanas ante Alianza, no se pueden dar el lujo de perder. Eso sí: los emplumados no son tan débiles cuando visitan Santa Ana como los albos y el cuerpo técnico que comanda Pedrozo ha tomado sus precauciones y afinado sus estrategias para continuar la escalada en la tabla.

Asi, qué tiene FAS para ofrecer en el partido del proximo domingo para considerar que puede hacerse de los tres puntos, dejar al Águila en crisis y dar un salto que le permita acercarse a los cuatro primeros puestos en la tabla? Cinco detalles.


1. SU MEJOR MOMENTO DEL TORNEO
La salida del banquillo del argentino Osvaldo Escudero parece haber actuado como un detonador en el cuadro asociado. Antes de su salida, FAS tenía apenas 8 puntos en la tabla. Ahora suma 19 y en seis jornadas ha ganado más puntos que en las primeras nueve del campeonato. De hecho, solo ha perdido uno de seis juegos bajo las órdenes de Emiliano Pedrozo y en este momento tiene cuatro partidos consecutivos sumando puntos. Exactamente la misma cantidad de juegos que Águila tiene sin sumar de a tres en la tabla.

Antes de Pedrozo: ocho puntos, una victoria en nueve juegos.
Con Pedrozo: 11 puntos, tres victorias en seis partidos.


2. ENCONTRÓ UN CANDADO PARA SU DEFENSA
Julio Cerritos jugó tres partidos en nueve jornadas con Osvaldo Escudero. Llego a FAS procedente de Metapan pero una lesión no le permitió comenzar el torneo al mismo ritmo que sus compañeros. Con la llegada de Pedrozo, y ya recuperado por completo, más la lesión de Xavi García, Cerritos se ha convertido en el líder de la zaga santaneca, que solo ha permitido dos goles en contra en sus últimos cuatro encuentros y cuatro en contra en sus últimos seis compromisos. 

Ocho goles en contra en nueve partidos con Cerritos en la defensa
Diez goles en contra en seis partidos sin Cerritos en la defensa


3. RENDEROS, EL PLAN ANTI-FAGÚNDEZ
La lesión de Xavi Garcia obligó un par de encuentros a retrasar a Raúl Renderos a la zaga para reforzar el sector defensivo de los asociados. Empero, la irrupción y el buen rendimiento de Cerritos han permitido devolver a Renderos al mediocampo, donde es el primer escudo defensivo de los santanecos, además de un jugador clave para buscar la primera línea de pase para ir al ataque. El domingo tendrá una labor importante ya que será el encargado de tapar la creación de Nicolás Fagúndez en el cuadro emplumado.


4. APROVECHAN EL BALÓN PARADO
Dos de las tres victorias conseguidas bajo el mando de Emiliano Pedrozo llegaron gracias a goles anotados en jugadas a balón parado. El primer partido del argentino en el banquillo fue una victoria 0-1 ante Sonsonate, lograda con un gol olímpico de Jorge Morán. Luego, ante Alianza, sumaron tres puntos en la última jugada del duelo, un taconazo de Raúl Renderos tras un tiro libre. Así, el equipo asociado ha encontrado una manera de crear daño a sus rivales.


5. CASANOVA NO CONVENCE
Es un factor que está en el equipo rival pero del que los asociados pueden sacar ventaja en un duelo clave y de los que más quedan en la retina del aficionado. A diferencia de su antecesor, Edgardo Malvestiti, que le ganó cláscos a Alianza y al propio FAS, Casanova no logró pasar de sendos empates ante ambos rivales en la primera vuelta y con rendimiento irregular en los partidos. Casanova no despierta en el aficionado emplumado la misma confianza que sí había conseguido Malvestiti.

Tags:

  • fas
  • clásico nacional
  • clausura 2017

Lee también

Comentarios

Newsletter