Lo más visto

Las mil historias de Douglas Lemus

El kinesiólogo de muchos equipos de primera división y selecciones hizo un repaso de su carrera y cómo se enroló en el deporte.

Enlace copiado
Las mil historias de Douglas Lemus

Las mil historias de Douglas Lemus

Enlace copiado

"El fútbol me lo dio todo". Con esta primera frase Douglas Lemus quiso resumir su carrera como kinesiólogo de equipos de primera división y selecciones nacionales en el que agrega que es un dichoso. "Me gusta lo que hago, lo amo", y con esta otra demuestra su pasión por el trabajo y ayudar a las personas. 

Esta situación de la pandemia la pasa con su familia (su esposa, cuatro hijos y su madre) y su hogar, en la comunidad Chilama Sur N. 1 del Puerto de La Libertad y que ha servido de punto de inicio para enrolarse en el deporte. Desde el Destroyer, que militó en segunda división, pasando por equipos como el FAS, Alianza, Águila, hasta recalar en la Fesfut en donde labora actualmente. Hablar de fútbol es emocionarse en gran manera para Lemus y relató cómo esa pasión que tuvo a inicios de la década de los ochenta le cambió la vida.

Partamos por el principio. Lemus comenzó, literalmente, como "aguatero". Al ser adolescente le gustaba mucho ver los partidos y entrenamientos del Destroyer en la cancha Chilama del Puerto de La Libertad, concretamente en 1986, el cual estaba en ese entonces en la Liga B. Le dieron la oportunidad de estar con el equipo "y recuerdo que me dieron un cántaro lleno de agua y algunos vasos. Eso le daba a los jugadores para hidatrarse". Pedro Interiano, uno de los dirigentes, vio el apego que tenía Lemus y le ofreció ser el utilero. Lemus tenía 16 años. 

Ahora andaba con el Destroyer en todas sus actividades y en ese entonces se acostumbraba a tener un masajista el cual también portaba un botiquín de primeros auxilios fabricado de madera. Don Chepe, quien desempeñaba esa función, falleció y le dieron la oportunidad a Lemus de cargar dicho botiquín. "Mira cipote, ahí ve qué haces con eso", le dijeron pero Douglas se había fijado en las rutinas que hacía a los jugadores lesionados y fue así que se metió de lleno en la kinesiología. 

"Me fijaba qué hacían los masajistas. No veía los partidos sino el cuidado médico", relató. En una ocasión fue el Atlético Marte quien llegó al Puerto de la Libertad y se hospedaron en el hotel Los Arcos. Lemus iba a segundo año de bachillerato en salud y se desviaba para ver los entrenamientos de los carabineros. El kinesiólogo en ese entonces de los azules era Miguel Barrera, otro de los reconocidos en la liga mayor y fue quien le apoyó en gran manera. 

Con los años, Lemus fue contratado en la reserva del Atlético Marte para ser el kinesiólogo y fue así como se metió de lleno al fútbol. Ya sabía inyectar y otros procedimientos de enfermería los cuales fueron clave para su desempeño. Juan Ramón Paredes era el timonel de los bombarderos pero luego llegó a ser el entrenador de la sub20. Paredes le ofreció llegar a Lemus a la FESFUT y no lo dudó y trabajó junto a Víctor "Chino Munra" Gutiérrez. 

Antes, FIFA daba cursos de rehabilitación deportiva y Lemus estuvo en los cinco niveles que desarrollaron. "Estuve también en la selección nacional cuando Milovan D'joric fue el técnico. Había muy buen personal de médicos, kinesiólogos y aprendí de ellos", agregó. 

A finales de los noventa, el FAS le ofreció trabajo y debido a las buenas referencias de los jugadores, aceptó. Estuvo bajo la tutela del peruano Agustín Castillo y el equipo fue ganador. 

Tras su paso con el FAS llegó después al Alianza y Águila hasta su regreso a la FESFUT. "Estoy agradecido con el fútbol, me lo ha dado todo. Me dio trabajo, amistades pero uno se da cuenta que hay buen talento. Nuestra cultura nos hace diferente, tuve la dicha de trabajar con jugadores de gran calidad como Cárcamo Batres, Carlos Rivera, Mauricio Cienfuegos, Mágico Gonzalez, entre muchos más. Uno se da cuenta que quizá ha faltado más trabajo organizativo, que se conozca que esto del fútbol va mucho más allá", expuso. 

"Uno llega a conocer muchas cosas de los jugadores que le cuentan de manera confidente. A veces uno debe asumir como el rol de un padre para orientar y ayudar. Esa confianza con ellos es clave para realizar cualquier trabajo", agregó. 

Ha estado en muchas concentraciones en selecciones y recuerda que cuando estaba Jorge González en la Copa Oro de 1998, siempre hacía una ronda médica en la noche en las habitaciones de todos los jugadores "y siempre me gustaba dejar de último al Mágico. Cuando llegaba siempre me tenía algo qué comer, tenía hamburguesas, espumosos, de todo se llevaba a la habitación". 

Cárcamo, padrino de pastel

La amistad que tiene con los jugadores trasciende con el tiempo. Hace 20 años que Lemus contrajo matrimonio y los futbolistas le ayudaron con la fiesta de bodas. "Cárcamo Batres (figura del Firpo y selección nacional) fue el padrino del pastel, otros me dieron para la música, comida para que todo sea un éxito", expuso. 

Después del Destroyer, Lemus era aficionado del Águila pero lo cambió con los colores del FAS. Debido a su paso con los tigrillos "y ver la pasión de los aficionados del FAS, es increíble. Uno llora con las victorias y las derrotas. Al ser campeón con ellos fue algo importante, me hice fasista. Estoy agradecido con todo lo que ese equipo me dio. Respeto a todos los equipos, pero ahora sigo esos colores". No oculta que en la última Copa Oro en 2019, la derrota ante Honduras (4-0) "lloré después de ese partido". 

Quería ser periodista. Sí, porque quería estar en el deporte. Por cosas de la vida, o de Dios, uno de sus hijos estudia Periodismo en la UCA "y será él quien cumpla con ese sueño que tenía antes". 

¿Falta algo en esta historia? Qué tal si le agregamos a Lionel Messi, Neymar, Casemiro, entre otros. Y es que debido a los partidos con selecciones, este kinesiólogo ha cumplido con otro de sus deseos que era de conocerlos. 

Lemus forma parte de la asociación de Encuentros Conyugales del Puerto de la Libertad desde hace 15 años. Ahí predica la palabra de Dios a parejas en el cual busca también llevar esperanza en estos momentos de incertidumbre. Realiza cerca de cuatro videos de apoyo y experiencia para ayudar a los matrimonios. 

Además, debido a la pandemia y el pasar más tiempo en casa, pudo laborar atendiendo a personas los cuales sufrían de algunas torceduras lo cual fue de beneficio para su familia. 

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines