“Le pido a Dios que me dé normalidad”

Jorge González cumplirá este domingo 58 años de edad y lo vive con estilo único.
Enlace copiado
“Le pido a Dios que me dé normalidad”

“Le pido a Dios que me dé normalidad”

“Le pido a Dios que me dé normalidad”

“Le pido a Dios que me dé normalidad”

Enlace copiado
Jorge “Mágico” González pedirá hoy, en su cumpleaños, un deseo en específico: quiere seguir viendo fútbol, lo que lo entretiene. Por eso es que le pide a Dios que lo siga dotando de normalidad para interaccionar con su prójimo.

El exfutbolista, y hoy asesor de selecciones nacionales, contó que no tenía definido con quiénes compartiría la llegada a los 58 años, más sí dice tener claro que quiere que Dios le permita “seguir estando” para dar lo mejor de sí.

En el tema de selección, espera que se le permita seguir siendo optimista y que a la selección le vaya lo mejor posible en las eliminatorias mundialistas hacia la Copa del Mundo Rusia 2018.

¿Cómo piensa vivir un nuevo cumpleaños?

No sé. Lo que tengo pensado hacer, si es que lo paso, es agradecerle a Dios por habérmelo dejado pasar con la mayor normalidad posible del mundo. Con eso me bastaría y sobraría. Así seguiría estando agradecido con Dios por darme la oportunidad de seguir estando de una manera en la que puedo dar un poco de lo mejor de mí. Le pido a Dios que me dé normalidad para poder dar un poco de mí al prójimo.

¿Sigue siendo ese “Mágico” González que cautivó a la afición de Cádiz, en España?

Recuerdo que hace “quinimil” años, cuando éramos cipotes en una selección juvenil, dije que si algo me gustaría que Dios pudiera hacer por mí es que me hiciera cambiar lo menos posible. Me gustaba cómo era, me hacía y hacía sentir bien, como un ser humano normal. Quizá fue por la misma fuerza que uno tiene como juventud. Imaginate que yo tenía 15 años.

¿Aún es el “Mágico” de la gente?

Pues no lo sé. Siento que se te ubica y uno, quiérase o no, tiene que tratar de corresponder de la manera más con sentido común posible. Siento que sí. Uno, en la medida de lo posible, tiene que buscar la normalidad.

¿Siempre fue de la gente?

Yo hablo mucho y a veces digo lo que tal vez no tengo en mente para decir. Pero como es con el corazón no pasa nada, no me preocupa mucho. Pero tal vez viene al caso. A lo mejor me haga un libro, pero no sé cuando. Estoy queriéndolo intentar desde hace muchos años, pero no es tan fácil como parece, pero he pensado en ello y ponerle de nombre al libro: “De gente pa' gente” o “Pa' gente de gente”. Por supuesto que debe ir con su respectivo balón de fútbol. Tiene que ser editado hasta que vaya con lo más real posible.

¿Todavía tiene contacto con el balón en el campo de juego?

Sí, como no. Es rico, lindo. Quiérase o no, a uno de veterano, le sirve el fútbol. Es un deporte. Es generador de buenas relaciones y crea un ambiente de deportividad. Siempre va a estar bien socializar con tu prójimo o con tu pueblo.

En Guatemala, en una entrevista de hace una semana, le dijeron que usted es el mejor jugador de Centroamérica. ¿Se ve así?

Yo lo veo como estar cerca de nuestra selección nacional. Siempre será motivo de alegría, crea sensación e interés por los medios de comunicación. Tiene atractivo para los medios. En ese caso, nunca pensé que Guatemala lo recordaría a uno de tal manera. Pero sí considero que el acercamiento a nuestra selección en este caso, pues me sirvió. Me sirvió para enterarme de cómo más o menos están las cosas en casa. Mantengo fuerte la esperanza. Tenemos que mantener esa personalidad, con esa idea de reconciliación. Si los jugadores ponen lo que hay que poner en la cancha, creo que a Honduras se la podemos poner tan difícil, que me hace creer en esta selección.

¿Le toca a este grupo hacer esa reconciliación con la afición?

Es que para mí que ya está hecha. Eso me da señales de esperanza. Si nos juntamos todos, los nacionales y los legionarios, pienso que los muchachos van a saber dar en su momento el aliento que tiene que ser.

¿Cuánto nos jugamos en esta serie ante Honduras?

Nos jugamos pasar. Hay que dar lo que tiene que ser contra Honduras. Para mí que a por ellos (Honduras) y sobre todo en el estadio Cuscatlán.

¿Tienen que estar todos los legionarios ante Honduras?

Sí, señor. Es que para mí entre más haya, habrá un poco más para mí en donde buscarle a la situación, para que Honduras se vaya complicado. Si es posible, hay que ganarle la serie. Esta es una linda oportunidad que tienen los seleccionados nacionales para creer en nuestro fútbol

¿Por qué nos falta gol?

Sí, hombre. Nos falta un poco de todo, esa actitud, cuando se juega esta clase de partidos contra estas selecciones que nos tienen un poco de pisada la cola. Dejame creer en lo nuestro, pero ayudame si estoy pisando terreno falso o estoy fantaseando más de lo normal o saliéndome de la realidad, pero yo creo que no. Quiero ser metido benigno a mí mismo.

Lee también

Comentarios

Newsletter