Los peruanos celebran por todo lo alto la clasificación al Mundial Rusia 2018

Apenas sonó el silbato que dio por terminado el partido entre Perú y Nueva Zelanda, la hinchada no podía dejar de saltar y gritar. Mira todo lo que sucedió.

Enlace copiado
Los peruanos celebran por todo lo alto la clasificación al Mundial Rusia 2018

Los peruanos celebran por todo lo alto la clasificación al Mundial Rusia 2018

Enlace copiado

Perú es una locura. 36 años después, tras decepciones y amarguras, su selección de fútbol jugará un Mundial. Los peruanos ya no saben cómo celebrar en las calles. Cánticos, gritos, lágrimas, bailes, fuegos artificiales, banderolas y bombos. La fiesta parece de nunca acabar. 

"¡Nos vamos al Mundial, carajo!", gritaron los hinchas frente a una pantalla gigante instalada en un parque del concurrido distrito de Miraflores, en Lima. La escena se repetía en varias ciudades del país. El Perú es el último equipo en clasificar al Mundial de Rusia 2018.

 

Apenas sonó el silbato que dio por terminado el partido entre el Perú y Nueva Zelanda, la hinchada no podía dejar de saltar y gritar. La "blanquirroja" se impuso 2-0 ante los "kiwis" en el duelo de vuelta en la capital peruana.  

"Antes nos poníamos las camisetas de Argentina, Brasil y Colombia, pero ahora usaremos la del Perú con orgullo. Es una emoción bien grande. ¡Arriba Perú, carajo", declaró un hincha de 40 años, quien junto a su hijo, de 10, se perdió entre la multitud sin poder contestar más preguntas. 

 

 

Una barra de cientos de peruanos se abrió paso por las calles de Miraflores. Encabezaban el desfile los hinchas que tocaban los bombos y las panderetas. Con la garganta ya raspada seguían coreando: "¿Cómo no te voy a querer, cómo no te voy a querer? Si eres mi Perú querido, el país que de niño me vio crecer".

"Felicidad es el primer sentimiento que uno tiene. No lo puedo describir. ¡Qué orgullo! ¡Yo sabía que lo lograríamos", alcanzó a decir otro hincha antes de que sus amigos lo jalaran para seguir festejando. 

 

En el cielo estallaban fuegos artificiales. De los edificios, algunas personas lanzaban globos y ondeaban las banderas del Perú. Los bares abrían sus puertas de par en par para que los hinchas calmaran su sed de festejo.

A los aficionados no les importaba abrazarse entre desconocidos, soltar lágrimas y tirarse al piso. Nunca antes, desde hace más de tres décadas, los peruanos se vieron tan unidos en una celebración. "Es histórico", "nunca perdí la fe en mi Perú", "puedo morir tranquilo", decían. 

Tags:

  • Rusia 2018
  • Perú
  • Nueva Zelanda
  • Repechaje Mundialista

Lee también

Comentarios

Newsletter