Lo más visto

Más de Deportes

Luis Quintanilla, constructor de sueños y goles

Es un destacado goleador de la segunda división que ante la emergencia nacional y pausa en el fútbol de la liga de plata, trabaja en la actualidad como ayudante de albañil.

 

Enlace copiado
Luis Quintanilla, constructor de sueños y goles

Luis Quintanilla, constructor de sueños y goles

Enlace copiado

Luis Quintanilla es un destacado delantero del Aspirante de la segunda división que a fuerza de goles se ganó el reconocimiento de la fanaticada en siete años de trayectoria en el balompié salvadoreño.

Quintanilla comenzó en la segunda categoría del sector aficionado con el San Agustín de Usulután, destacó en un partido amistoso ante el Topiltzín de la tercera división y fue reclutado por ese equipo de Jiquilisco. Debutó el 13 de enero de 2013 en la liga de bronce y ese mismo año, consiguieron el ascenso a la segunda división.

Marcó el gol del triunfo en la final ante el Huracán de Concepción Batres y esa destacada participación  le permitió ganarse un puesto en la liga de plata.

También jugó en la primera división el equipo Universidad de El Salvador en el año 2015, pero dice que le costó adaptarse, que se le negaron los goles en los nueve partidos que disputó con los escarlatas y que por eso optó por regresar a la segunda división.

Aseguró que “tuve minutos, lo que no tuve fueron goles en la primera división, Edgar Henríquez, entrenador del equipo, hablaba bastante conmigo, me decía que yo era muy bueno, que me movía bien en el área, pero que no metía goles, pegué tres en los postes, ‘si metieras goles, fueras titular’, me dijo. El delantero vive del gol”.

Dejó su cantón San Agustín de Usulután para mudarse a San Salvador, donde su compañero y amigo, Fabricio Alfaro, le abrió las puertas de su casa “el cambio de ambiente me afectó. Ya en primera división, los medios de comunicación lo siguen a uno y yo venía de un cantón (San Agustín, Usulután), me costó adaptarme a la ciudad, San Salvador. Viví en San Salvador, en la casa de Fabricio Alfaro, es mi amigo, él me llevó al equipo”.

“Siento que me faltó adaptarme al ambiente, pero futbolísticamente, tenía la capacidad de jugar en liga mayor, aún la tengo, pero si hubiera metido goles, hubiera destacado en más equipos”, añadió este jugador de 29 años.

SIN FÚTBOL

Tras su salida del UES, jugó con el Topiltzín, Firpo, Toros de Usulután, Mar y Plata (tercera división) y con el Aspirante de Jucuapa de la segunda división, en el pasado Apertura 2019 y Clausura 2020.

Desde marzo, dejó de recibir salario por jugar al fútbol y un amigo lo recomendó para trabajar en la construcción. “Trabajo en la construcción como ayudante de albañil. Estamos construyendo una planta de leche para elaboración de queso, crema, yogur. Soy un pionero, elaboro la mezcla, subo bloques, le ayudo al albañil”, sostuvo.

“Así genero ingresos, el fútbol paró y a nosotros nos cuesta agarrar dinero, no tenemos otra opción que trabajar, me siento cómodo porque le llevo dinero a mi familia. Ya cumplo dos meses de trabajo”, añadió.

Antes de convertirse en futbolista profesional, Quintanilla trabajó en la agricultura, pero la pausa en el fútbol profesional lo llevó a buscar trabajo en la construcción y manifiesta que le va bien.

“El fútbol es lo más bonito que me ha pasado en la vida, he crecido como persona y a nivel profesional, del fútbol tengo m i casa y una familia, estoy bendecido”, concluyó.

Tags:

  • Luis Quintanilla
  • Aspirante
  • Jucuapa
  • Segunda División

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines