Manos a la obra

El plan de trabajo del Proyecto Azul y Blanco ya avanza luego de casi un año de labores.
Enlace copiado
Manos a la obra

Manos a la obra

Manos a la obra

Manos a la obra

Enlace copiado
En mayo de 2014 vio la luz el Proyecto Azul y Blanco con el objetivo de comenzar una reestructuración en el fútbol nacional a través de la creación de un plan estratégico de trabajo que abarca todas las áreas de desarrollo del balompié cuscatleco.

El Proyecto Azul y Blanco comenzó con la creación de un foro en el que se involucraron a representantes de la primera división, de la Federación Salvadoreña de Fútbol (FESFUT), del Instituto Nacional de los Deportes (INDES) y del Comité Olímpico de El Salvador (COES).

En todo esto, el apoyo de la empresa privada siempre fue parte del proyecto, pues se buscaba un respaldo sólido para echar a andar lo que se venía.

Así se presentó el plan de trabajo en octubre de 2014 luego de una consultoría con todos los actores.

“Plan de desarrollo del fútbol de El Salvador 2014-2018” es el nombre con el que se lanzó el proyecto, que lo componen ocho objetivos estratégicos.

Estos van desde mejorar la infraestructura deportiva, capacitación de cuerpos técnicos, fortalecimiento de las ADFA hasta la masificación.

Uno de los primeros pasos que dio el Proyecto Azul y Blanco fue la contratación de Eduardo Lara, un técnico colombiano con amplia experiencia en la formación de selecciones juveniles.

El plan de trabajo que impulsa el Proyecto Azul y Blanco se echó a andar casi de inmediato.

La infraestructura fue el primer paso que se echó a andar. En octubre de 2014 la Fundación Educando a un Salvadoreño (FESA) firmó un convenio con la Fundación Antidrogas de El Salvador, que puso a disposición un terreno de cuatro manzanas ubicado entre Apopa y Guazapa para la construcción de un centro deportivo integral, el cual fue inaugurado el año pasado.

Además de eso, Proyecto Azul y Blanco comenzó a trabajar en las otras áreas estratégicas que componen el plan. Para eso trajo a un experto mexicano, Raúl Barrios, con amplia experiencia en la construcción de canchas deportivas.

Sin embargo, se sabía que para modernizar los escenarios deportivos también se necesitan insumos y asesoría; para eso Proyecto Azul y Blanco se alió con la Cámara Salvadoreña de la Industria de la Construcción (CASALCO).

Además, también cuentan con el respaldo del Sistema Fedecrédito para los equipos sub-17 y sub-20 de los equipos de la primera división, el cual se extenderá por tres años y con un monto de $144,000.

Se sumó la semana pasada también Banco Agrícola, que le apostó al fútbol juvenil con la creación de un fideicomiso que administrará la institución financiera, que aportará un capital semilla para el desarrollo de las selecciones menores de El Salvador y un apoyo que será por tres años.

Lee también

Comentarios

Newsletter