Lo más visto

Marcelo Acosta en ruta ascendente

El tritón se ha convertido en este ciclo olímpico en el máximo referente de la natación salvadoreña y de seguir así sería la carta fuerte para Tokio 2020.
Enlace copiado
Marcelo Acosta en ruta ascendente

Marcelo Acosta en ruta ascendente

Enlace copiado
Marcelo Acosta refrescó su confianza con  una buena actuación   en los 1,500 metros libres y se despide de manera  satisfactoria  de los Juegos Olímpicos Río 2016.
 
Acosta estuvo en el segundo de los heat eliminatorios  en el que parte con una marca de 15:13.09 minutos y la  prueba     está considerada como la más fuerte del tritón cuscatleco.
 
“Es increíble poder competir contra los más  fuertes del mundo, es una fiesta contra los mejores del mundo, muchos amigos que son rivales y es un honor competir contra ellos”, expresó Acosta.
 
Marcelo comenzó a nadar desde los cinco  años y tuvo influencia de sus dos hermanos mayores Mauricio y Rodrigo que le aportaron a este deporte acuático   medallas y   títulos centroamericanos.
 
 Con 20 años, el   salvadoreño ya  tiene  viarias  páginas brillantes en su carrera deportiva y hoy tenía la intención de agregar otra como  la de  2014 cuando le  dio al país la histrórica medalla de plata en los  400 metros libres de los Juegos Olímpicos de Juveniles  de Nankín
 
En marzo del presente año confimró su estatus de  máxima figura de la natación salvadoreña con  la clasificación a Río  en una competencia en Florida, Estados Unidos, donde  se convirtió en el primer salvadoreño en sellar el boleto olimpico con marca A (15 : 13 . 0 9 minutos).
 
En  su primera cita olímpica dejó una buena impresión al ganar su heat eliminatorio de  los  400 metros libres  con marca de 3:48.82 minutos y establecer un récord centroamericano  que le permitió ser el mejor latinoamericano en esta distancia.
 
Sin embargo  el esfuerzo no le alcanzó a Acosta para meterse a la final y terminó en la casilla 22° de un grupo de  50 competidores. 
 
El Pez Sierra fue la escuela en la que aprendió la técnica básica  de la natación y su entusiasmo  no tardó en ser detectado  por Óscar Moreno y    llevarlo   a “El Polvorín”.
 
Con Moreno estuvo desde los nueve hasta los 17 años y según recuerda el entrenador tenía actitud y coraje ganador. “Marcelo estaba muy pequeño y nadaba todas las pruebas, pero le desarrollé la capacidad  aeróbica y lo induje  a las pruebas de fondo”.
 
“Le duela lo que le duela Marcelo siempre hace su cierre  fuerte. Siempre mostró actitud y ganas de triunfar. Entrenaba  a los tres hermanos Mauricio y Rodrigo, pero estoy asombrado la forma en que nada Marcelo y para mañana no tiene  que ganar medalla para decir que ya ganó”, dijo Moreno.
  
De los hermanos, Chelo  es el único que siguió en alta competencia, mientras sus hermano Mauricio es  abogadode una financiera y Rodrigo trabaja en una  Aerolínea.
 
Tras una brillante etapa juvenil, la actuación en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz, donde ganó oro en 1,500 metros libres y fue abanderado nacional más la presea de plata en   Nankín fueron la vitrina que leabrió las puertas de la Universidad de Lousiville .
 
Con apoyo del ComitéOlímpico de El Salvador en agosto de 2014 pasó a entrenar bajo las órdenes de Gianluca Alberani en el Club Azur de Florida, Estados Unidos.
 
Según Óscar Moreno su exalumno ha mejorado la técnica, tiene patada más fuerte, su frecuencia de brazada es más larga “Ha crecido y ha afinado su técnica. Yo calculo que él puede andar por un tiempo de 15:06 minutos y puede mantener un paso de 1:00 minutos por cada 100 metros y espero que haga una estrategia progresiva cada 500 metros”.
 
“Marcelo se ha preparado para los 1,500, no podría decir que es lo que esperamos de él sino más bien un trabajo  extraordinario y que nos va a llenar de mucho orgullo”, comentó Mauricio Acosta, presidente de la Federación Salvadoreña de Natación y padre del nadador que mantiene a flote buenas expectativas para el próximo ciclo olímpico.

Tags:

  • juegos olimpicos
  • rio 2016
  • el salvador

Lee también

Comentarios