Mario Elías nació con el blanco en la sangre

Comenzó su carrera en Sonsonate, pero sus mejores años los vivió con Alianza, con el que logró salir campeón cuatro veces.
Enlace copiado
<strong>Mario E. Guevara</strong><br>
<strong>Posición:</strong> Defensa<br>
<strong>Trayectoria:</strong> Fue parte del Alianza que consiguió ganar el discutido torneo de Copa de 1998 y también el Grandes de Centroamérica de 1997, el último gran título internacional para los equipos  salvadoreños.

Mario E. Guevara
Posición: Defensa
Trayectoria: Fue parte del Alianza que consiguió ganar el discutido torneo de Copa de 1998 y también el Grandes de Centroamérica de 1997, el último gran título internacional para los equipos salvadoreños.

Mario Elías nació con el blanco en la sangre

Mario Elías nació con el blanco en la sangre

<strong>Félix Pineda</strong><br>
<strong>Posición:</strong> Delantero<br>
<strong>Trayectoria:</strong> Consiguió 106 goles con la camiseta de Águila y fue parte de las selecciones que disputaron las eliminatorias rumbo a los mundiales de 1974 y 1978.

Félix Pineda
Posición: Delantero
Trayectoria: Consiguió 106 goles con la camiseta de Águila y fue parte de las selecciones que disputaron las eliminatorias rumbo a los mundiales de 1974 y 1978.

<strong>Ever Hernández</strong><br>
<strong>Posición:</strong> Delantero
<strong>Trayectoria:</strong> Vistió las camisas de FAS, Santiagueño y Alianza, aunque su momento de máxima gloria lo consiguió con la selección nacional en la eliminatoria hacia España 1982.

Ever Hernández
Posición: Delantero Trayectoria: Vistió las camisas de FAS, Santiagueño y Alianza, aunque su momento de máxima gloria lo consiguió con la selección nacional en la eliminatoria hacia España 1982.

Mario Elías nació con el blanco en la sangre

Mario Elías nació con el blanco en la sangre

Enlace copiado
Uno escucha el nombre de Mario Elías Guevara en la esquina de la calle, en un bar o en un estadio y de inmediato se piensa en Alianza. El defensor central es un histórico de las filas blancas. Dedicó la mayor parte de su carrera a defender los colores del elefante, donde se consagró futbolísticamente. Sin embargo, Guevara no comenzó su carrera con los blancos. Todo inició con el Tiburones, que disputó algunos torneos en la Primera División y de donde salió hacia los blancos, en una camada que incluyó a Baltazar Mirón, René Galán y Rodrigo Osorio. Todos se forjaron un nombre en la casa alba. Guevara lo ganó todo con la entidad capitalina. Sumó cuatro torneos locales: 1995/1996, torneo de Copa 1998, Apertura 2001 y Clausura 2004. Además, sumó el torneo Campeones de Centroamérica en 1997. Sin duda, “el Jefe” es recordado por la hinchada blanca como un baluarte del fútbol nacional.

De los pocos salvadoreños que tiene identidad. Salvo el caso de Héctor Omar Mejía, Guevara es un rebelde del balompié cuscatleco. La moda es pasar de un club a otro, sin dejar mayor huella en los equipos. Como un carrusel oxidado, que siempre funciona con las mismas tuercas.

Guevara fue diferente. Tuvo la paciencia y potencial para mostrar su mejor fútbol en el equipo albo.

Con selección nacional no pudo repetir los éxitos, sin embargo, participó en varias eliminatorias mundialistas y torneos de Copa Oro y Copa UNCAF.

Hombre de pocos goles, pero de muchas copas. Nadie en el actual plantel de Alianza cuenta con el palmarés de Mario Elías Guevara.

Nueve años vistió la camiseta de Alianza. Nunca jugó fuera del país, aunque potencial no le faltó. Si alguna vez quiere saber algo del equipo albo, pregúntele a Mario Elías Guevara. 

“El Garrobito” que fue  goleador centenario

Un total de 106 goles con la camiseta de Águila es el aporte que Félix Pineda dio al equipo emplumado. Con selección estuvo en dos eliminatorias.

Félix Pineda fue parte de aquel emblemático Águila que fue conocido como el  “Kínder de Barraza”, que entregó mucha gloria al equipo migueleño en los años setenta en el fútbol salvadoreño. El delantero formó una delantera temible con Moisés “Pecho de Mono” González, y en muchísimas ocasiones hicieron celebrar a su hinchada. “La Garrobita” también participó con la selección.
 
Toda su carrera la dedicó a Club Deportivo Águila, donde marcó 106 goles durante ese lapso. Se hizo famoso porque convirtió cinco de ellos desde tiros de esquina. Pocos pueden presumir de anotar goles olímpicos. La punta derecha del equipo quedó vacía luego de su retiro.
 
Pineda ganó cuatro títulos con los emplumados, en una época en la que los torneos eran a cuatro vueltas, por lo que el desafío se hacía enorme por la dificultad que representaba mantener el paso por 36 juegos. Formó parte de los años más gloriosos del equipo, tanto que llegaron a levantar un torneo de CONCACAF en 1976.

Una proeza que luce inalcanzable para los equipos salvadoreños de la actualidad. En esos años, el fútbol era diferente. Ese Águila de Félix Pineda, David Pinho, Moisés Zepeda, Baltazar Ramírez y Luigi Rivas se dio el taco de eliminar equipos mexicanos en su trayecto.

Hoy en día, Pineda reside en Estados Unidos. Delanteros como él cada vez son más escasos, ya no los fabrican. Conrado Miranda lo llevó al equipo emplumado en 1969 desde San José Guayabal, su tierra natal. Jugó 18 años con los negronaranjas. Pineda no disputó el mundial de 1982, pero estuvo en las eliminatorias para Alemania 1974 y Argentina 1978, y según los datos de FIFA disputó cuatro partidos en esas fases eliminatorias sin poder celebrar ningún gol con la Azul.

Ever, el hombre que silenció a los mexicanos

Ever Hernández se consagró como figura del fútbol nacional cuando marcó el gol que dio la clasificación a El Salvador al mundial de España 1982.
Nacido en Santiago de María, Usulután, Ever Hernández fue un delantero de selección nacional que disputó el Mundial de España 82 y que se convirtió en figura nacional cuando consiguió el gol que dio la victoria contra México por las eliminatorias rumbo al mundial de país ibérico.

La memorable fecha es el  6 de noviembre de 1981 y toda la jugada previa fue de Jorge “Mágico” González, aunque quien definió fue Ever, después de un rechazo del portero azteca Prudencio Cortez.

El delantero estalló de alegría y con él millones de salvadoreños más gritaron ese gol que pausó la crisis de la guerra, solo por unos instantes. Pasó a la historia del fútbol nacional, en una sección donde solo están los privilegiados. Es raro que El Salvador le meta goles a México, y más raro todavía que le gane. 

Sin embargo, Ever se retiró a la temprana edad de 27 años. La situación del país lo obligó a buscarse otro modo de ganarse la vida. No sin antes dejar su huella con los equipos que pasó, FAS y Santiagueño, donde se convirtió en jugador emblemático.

Del fútbol se retiró en el año 1986, con Alianza  y en el 1984 fue campeón de goleo con FAS y ganó el campeonato. Hizo 17 dianas en aquella oportunidad. Jugó nueve años con selección nacional. 

Levantó solo dos títulos, con Santiagueño en 1980 y con FAS en 1984. Muy poco premio (si se quiere ver así) para un jugador de su envergadura. 
Sin embargo, se le recuerda por su gol ante México que le dio la victoria a El Salvador. Su nombre hace eco en la mente de los fieles seguidores, cada vez que recuerdan el histórico 1-0 contra México.

Tags:

  • 100lpg

Lee también

Comentarios

Newsletter