Messi no se detiene

Leo Messi agregó otra cifra estratosférica a su carrera el sábado pasado: 301 goles con el Barcelona.
Enlace copiado
Incansable.  Con los dos tantos al Granada, a Lionel Messi ya solo le resta anotarle al Sevilla y Celta esta temporada en Liga.

Incansable. Con los dos tantos al Granada, a Lionel Messi ya solo le resta anotarle al Sevilla y Celta esta temporada en Liga.

Messi  no se detiene

Messi no se detiene

Enlace copiado
Fue nuevamente salvador del Barcelona, estiró su récord de jornadas de Liga española consecutivas en las que anota, superó su tercera centena goleadora como azulgrana, todo en la misma semana en que fue capaz de añadir una nueva palabra al diccionario: Lionel Messi tuvo el sábado otro partido de ensueño y acercó a su equipo un poco más al título.

El astro argentino anotó el doblete que le sirvió al Barcelona para ganar por 2-1 al Granada y alejarse aún más en lo más alto de la Liga española.

Además, “la Pulga” anotó por 14.ª jornada del campeonato al hilo (que es récord absoluto desde hace tres encuentros) y alcanzó los 301 goles con la camiseta del club azulgrana.

La actuación del ganador de los últimos cuatro Balones de Oro –premio otorgado al considerado mejor jugador del mundo– no hizo más que justificar y darle sentido al término “inmessionante”, añadido recientemente como palabra en el diccionario de la editorial Santillana.

“Calificativo referente a Messi; a su manera perfecta de jugar al fútbol; a su capacidad ilimitada de autosuperación. Dícese del mejor futbolista de todos los tiempos”, dice la definición de la palabra en el diccionario.

El término “inmessionante” fue elegido luego de ser dicho por el entrenador de la selección argentina, Alejandro Sabella, después de una campaña en Twitter realizada por la marca Pepsi, bajo el hashtag #UnAdjetivoparaMessi.

La actuación del 10 del Barcelona en el estadio Los Cármenes respondió a un modus operandi habitual en la Liga española: sin demasiado peso en la primera mitad y absolutamente determinante en el momento en que su equipo más lo necesitó.

Messi desperdició dos ocasiones en la primera mitad, cuando el Barcelona perdía 1-0, a causa del sorpresivo gol de Odion Ighalo. Un tiro de diestra a las manos de Toño y una definición desviada tras centro raso de Dani Alves sirvieron de amenaza.

La sentencia se produjo en el segundo tiempo. En principio, a los 50 minutos, cuando capitalizó un excesivo rebote de Toño y definió de diestra ante la meta casi vacía y luego, a falta de 17 minutos, al anotar un tiro libre perfecto por encima de la barrera del Granada.

Además, Messi se dio el lujo de anotar en uno de los únicos dos estadios de primera división en los que todavía no había marcado. Ahora solo le resta marcar algún gol en el campo de Cornellá-El Prat, casa del Espanyol, vecino del Barcelona.

En un paralelismo con lo que sucede con el Barcelona en la Liga, Messi estiró aún más su ventaja como máximo goleador del certamen: cosecha 37 goles en 24 jornadas y supera por 13 tantos a su escolta Cristiano Ronaldo, del Real Madrid.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter