Lo más visto

Más de Deportes

Messi evitó la debacle

Un doblete del argentino rescató al Barcelona y le evitó un nuevo bochorno, esta vez en Liga.
Enlace copiado
Messi evitó la debacle

Messi evitó la debacle

Messi evitó la debacle

Messi evitó la debacle

Enlace copiado
El Barcelona venció ayer por 2-1 al modesto Leganés con dos goles de Lionel Messi, el último de penalti a dos minutos del final, un resultado que no disimuló el mal momento que atraviesa el conjunto azulgrana.

El encuentro, correspondiente a la vigesimotercera jornada de la Liga española, solo le dejó al conjunto de Luis Enrique los tres puntos. Más allá de todo eso, mostró una profunda melancolía y un juego que le debe preocupar, pues no fue mejor que un rival muy modesto que lucha por la permanencia.

Al menos salvó una victoria que le permite mantenerse segundo en el torneo con 51 puntos, a uno de un Real Madrid que todavía debe jugar dos encuentros que tiene aplazados. El primero será el miércoles en campo del Valencia.

La cita se planteaba como una excelente oportunidad para que el Barcelona transmitiera algo de optimismo tras su debacle ante el París Saint-Germain. Pero lo cierto es que el encuentro solo sirvió para acrecentar la crisis azulgrana en todo: en identidad, en juego y, casi, de resultados.

El modesto equipo madrileño generó las ocasiones más claras y el mejor jugador del partido fue Marc-André Ter Stegen, el arquero local.

“Tenemos tres puntos más, esto es lo que cuenta. Tenemos cosas para mejorar y ahora debemos pensar en descansar para concentrarnos en lo que viene”, manifestó el portero del Barcelona tras el encuentro.

Pero añadió que no entendía los abucheos de su hinchada al juego del equipo. “Necesitamos a todos”, dijo.

Y eso que el Barcelona comenzó la noche con viento de cara. A los tres minutos, Luis Suárez asistió para que Messi marcara. El Camp Nou se frotaba las manos ante una noche de goles, presumía, pero no ocurrió nada de eso.

El Leganés dio un par de avisos serios en la primera parte y también en la segunda, antes de marcar su gol. Este llegó a los 71 minutos en una jugada que comenzó con una absurda pérdida de balón de Sergi Roberto, reflejo de la apatía azulgrana, y concluyó con un remate certero de Unai López.

Entonces el Barcelona sí se vio urgido a despertar. Lo hizo con el poco fútbol que acostumbra en las últimas fechas y lo salvó un penalti a última hora cometido sobre Neymar. Messi marcó y ni lo celebró, consciente de la mala imagen que está dejando su equipo últimamente. Ni la victoria maquilló una actuación tan deficiente.

Lee también

Comentarios