Messi hizo su fiesta

Messi jugó su partido 300 en Liga y despachó al Levante con un triplete en la goleada 5-0 del Barcelona, ayer.
Enlace copiado
Al acecho.  Con su victoria de ayer, el Barcelona se mantuvo segundo en la tabla de la Liga, con un punto menos que el Real Madrid, pero con mejores sensaciones de juego.

Al acecho. Con su victoria de ayer, el Barcelona se mantuvo segundo en la tabla de la Liga, con un punto menos que el Real Madrid, pero con mejores sensaciones de juego.

Triplete.  Leo Messi alcanzó ayer su triplete 23 en Liga con el Barcelona, en la victoria azulgrana por 5-0 contra el Levante.

Triplete. Leo Messi alcanzó ayer su triplete 23 en Liga con el Barcelona, en la victoria azulgrana por 5-0 contra el Levante.

Messi hizo su fiesta

Messi hizo su fiesta

Enlace copiado
El Barcelona sigue viviendo en la exuberancia, aupado por la excelencia de Leo Messi, autor ayer de un triplete en la goleada ante el Levante (5-0), que supone la undécima victoria consecutiva de los azulgranas, tan entonados de un momento acá que ayer inclusive igualaron un registro del Barcelona entrenado por Pep Guardiola.

Messi celebró a lo grande su partido 300 en la Liga. Sumó tres goles y alcanza los 269 tantos, 26 de ellos en el presente campeonato, y además asistió a Neymar en la jugada que abrió el marcador.

El partido fue redondo para el Barça, que volvió a ver de nuevo la mejor forma de su tridente de ataque, puesto que además del triplete del argentino y el tanto del brasileño, el marcador se cerró con un magnífico gol de chilena del uruguayo Luis Suárez, ayer suplente pero que solo necesitó unos minutos en cancha para también sumarse a la fiesta goleadora.

El Barça ha apurado un nuevo capítulo de su vida después de Anoeta. Desde aquella derrota nada es como antes. Con el tiempo, quién sabe, igual se recordará como el punto de inflexión de los azulgranas, como aquel 6-3 del Barcelona de Johan Cruyff en La Romareda (1994).

La evidencia es que la velocidad de crucero del equipo de Luis Enrique es otra desde entonces. Juega con más determinación, precisión, velocidad y fluidez, pero sobre todo cree más en lo que hace, como lo demuestra la acumulación de resultados abultados, pero sobre todo también la explosión goleadora que su tridente ha demostrado desde entonces.

Cada recuperación es media ocasión de gol. Neymar desequilibra casi siempre y combina bien con Messi y el equipo, juegue quien juegue, se lo cree.

Frente al Levante, se produjeron hasta ocho cambios. Solo repitieron Mascherano, Neymar y Messi del último partido copero, pero el rendimiento no se resintió.

Modo aplanadora

Desde el primer minuto y con paciencia, movió el Barça el futbolín que había dispuesto Lucas Alcaraz. No tenía ocasiones, pero tampoco sufría. Se trataba de masticar el partido y esperar, madurar las acciones, a la espera de abrir la lata.

Enfrente el Levante jugó a verlas venir. No puso el autobús como muchos rivales en el Camp Nou y buscó la velocidad de Xumetra, Barral y Uche para sorprender, pero solo tuvo un par de aproximaciones en el primer tiempo sobre el arco de Claudio Bravo y ninguna en la segunda.

En los primeros 45 minutos, el Barça ya pudo decidir el partido. Marcó dos goles, aunque uno de ellos sin querer, y dio la sensación en todo momento de tener la situación controlada y solo necesitar de abrir el marcador para tener ya los tres puntos seguros en la bolsa.

Messi volvió a engordar sus estadísticas. Más de lo que ya lo están, para festejo azulgrana y tortura de quienes consideraban que el argentino estaba en declive. En su partido 300 en Liga española, marcó tres goles y asistió en el primero. Le dio el 1-0 a Neymar, una jugada cómica en su resolución, pero que nació de una gran asistencia del argentino.

El brasileño golpeó mal el balón ante Mariño y le salió un estupendo sombrero sin querer pero que igual se coló mansamente, botando en el arco.

Con Pedro abriendo espacios en lugar de Luis Suárez, el Barça mordía, pero en un despiste el Levante tuvo el empate en una ocasión de Barral (26').

A partir de entonces, no hubo discusión. Apretaron los azulgrana y Messi monopolizó las ocasiones. Remató a las manos del meta en el minuto 34, le anularon un mano a mano con el portero por un fuera de juego inexistente (37') y marcó el 2-0 un minuto después.

Fue en una recuperación de Bartra que lo dejó solo ante Mariño. Messi pudo marcar el tercero, pero falló solo en el área pequeña. Antes del inicio del segundo tiempo, ya todo el pescado estaba vendido.

En el segundo tiempo, los barcelonistas volvieron a firmar un ejercicio práctico. Abusó del contrario, desaprovechó un par de ocasiones (minutos 53 y 55) y marcó el 3-0 en una gran acción iniciada por Busquets y concretada por Messi tras una asistencia de Pedro.

El argentino anotó un nuevo tanto, esta vez de penalti, por una acción de Iván López sobre Neymar. Messi anotó su vigésimo sexto tanto en la Liga, a solo dos del actual pichichi Cristiano Ronaldo.

La mejor acción del partido la protagonizó Luis Suárez poco después de salir. El uruguayo cazó de chilena un centro de Pedro para cerrar el marcador a un cuarto de hora del final.

Goleó el Barça y ya se lo cree. Todas las constantes demuestran que está en el mejor camino ahora que llega la parte trascendente de la temporada.

Tags:

  • barcelona
  • messi
  • levante
  • tricentenario
  • liga
  • luis enrique

Lee también

Comentarios

Newsletter