Lo más visto

NOVAK, REY DEL TENIS

Luego de completar el Grand Slam, Djokovic va por el oro a Río para tener el Golden Slam.
Enlace copiado
Favorito. Novak Djokovic será el rival a vencer en el tenis masculino de Río, que arranca el sábado 6.

Favorito. Novak Djokovic será el rival a vencer en el tenis masculino de Río, que arranca el sábado 6.

NOVAK, REY DEL TENIS

NOVAK, REY DEL TENIS

NOVAK, REY DEL TENIS

NOVAK, REY DEL TENIS

Enlace copiado
El serbio Novak Djokovic es el hombre fuerte de la actualidad en el tenis. Una vez ha quedado enterrado el duopolio que en algún momento establecieron Rafael Nadal y Roger Federer, el deporte blanco entró en la “era de Novak”, que ha sumado sin parar y apenas ha dejado migajas para que se repartan los demás tenistas profesionales del circuito.

Pero al palmarés de Djokovic le falta una asignatura. Luego de ganar este año el Roland Garros y completar el Grand Slam, su siguiente meta es colgarse el metal dorado olímpico y sumarse a la lista de ganadores del menos común Golden Slam.

Djokovic nació en Serbia en 1987 y comenzó a jugar tenis cuando tenía apenas cuatro años. Cuando cumplió 11, sus padres lo mandaron a un campamento de tenis en Alemania y fue ahí donde Novak empezó a demostrar que era un prodigio del deporte blanco.

Comenzó su carrera como tenista a los 14 años de edad y terminó el año como triple campeón europeo. Su máximo logro ese año fue la medalla de plata conseguida en el World Junior Championship, en una competencia de equipos para Yugoslavia.

Nace una estrella

El crack serbio comenzó a brillar en 2007. En ese año ganó su segundo título Masters en Montreal derrotando a Roger Federer, Rafael Nadal y Andy Roddick. También llegaría a las semifinales del Roland Garros y de Wimbledon. Al final del año quedaría sembrado como número tres del mundo.

Un año más tarde participó en sus primeros Juegos Olímpicos, en Pekín 2008. Perdió en semifinales frente a Andy Murray, quien ganaría la medalla de oro, y le ganó a Juan Martín del Potro para conseguir una medalla de bronce. Hasta el momento, su único metal olímpico. Poco para una carrera que luego se convirtió en descomunal.

El serbio ya era conocido mundialmente y era considerado uno de los mejores tenistas del mundo, pero siempre estaba por debajo de jugadores como Nadal o Federer. Era más recordado por sus imitaciones de sus rivales y sus usuales bromas en el campo, por lo que se ganó el alías de “Djoker”.

Pero todo cambió en 2011. De la mano de un cambio de entrenador, Novak mejoró su juego, ganó en confianza y tuvo un año de ensueño: consiguió una racha de 43 partidos ganados, cosa que ningún tenista ha podido lograr hasta ahora, y también ganó tres Grand Slam. El Australian Open, US Open y Wimbledon llegaron a su vitrina y se convirtió en el número uno del mundo.

Desde entonces, el serbio ha sido la figura que más ha brillado en la ATP. Todavía en 2012, 2013 y 2014 solo pudo ganar un Grand Slam por temporada (en los dos primeros, el Abierto de Australia; luego, Wimbledon), pero se consolidaba como líder del ranking.

En 2015 volvió a destrozar la ATP. Sumó otros tres Grand Slams y se quedó a las puertas de ser el primero que gana los cuatro en un solo año, pero ratificó su condición de nuevo rey inamovible del tenis mundial.

Este año, el serbio consiguió el último Grand Slam que le faltaba. En Roland Garros disputó la final frente a Andy Murray y la ganó tres sets a uno, así consiguió su decimosegundo Grand Slam y se convirtió en el octavo tenista en conseguir los cuatro Grand Slams.

“Nole” ha ganado todo lo que se ha propuesto y en el camino que va puede convertirse en el mejor tenista de toda la historia, aunque aún tenga que superar los 14 de Sampras y Nadal y los 17 de Federer, pero aún tiene también la cuenta pendiente de los Juegos Olímpicos. Un reto que este agosto buscará, tras mantener la expectativa sobre si competiría en Río o no.

Lee también

Comentarios