Lo más visto

Más de Deportes

Ni modo, “chueco”

Malvestitti aceptó a los nuevos extranjeros, pero no quería separar a los primeros.
Enlace copiado
Ni modo, “chueco”

Ni modo, “chueco”

Ni modo, “chueco”

Ni modo, “chueco”

Enlace copiado
Aunque el técnico de Águila, Edgardo Malvestitti, fue escueto para hablar el incidente de los extranjeros separados del equipo hace una semana, sí soltó un par de frases que delataron su impresión acerca de la separación de sus expupilos.

La mala imagen mostrada en el último amistoso de pretemporada por los extranjeros Claudio Pombo y Leandro Ferreira, que con tanto ruido anunció la directiva a inicios de pretemporada, causó el despido de estos antes del arranque oficial de torneo.

El timonel rosarino aclaró que en su equipo deben rendir al máximo desde el comienzo, pero también dejó claro que él fue futbolista y entiende a la perfección los períodos de adaptación.

Por ello, Malvestiti asegura que no estuvo de acuerdo con la separación de Pombo y Ferreira. “Considero que fue decisión un poco desprolija (apresurada), pero estamos de acuerdo con que los jugadores no rindieron en su momento, en los amistosos”, explicó “el Chueco”.

La salida de ellos provocó la llegada de dos uruguayos: Ignacio Flores y Nicolás Fagúndez. Ambos con el visto bueno de Malvestiti. “Vienen en el momento más oportuno. Ahora tendremos más jugadores a disposición para volvernos más fuertes”, analizó.

La decisión de contratar dos elementos más de refuerzo fue una decisión en conjunto de la directiva y el cuerpo técnico, manifestó Malvestiti.

“Todo lo hacemos con el aval del cuerpo técnico y de la dirigencia. Esto es un consenso. Sabemos que hoy Águila necesita jugadores que demuestren para ya resultados, que lo hagan lo mejor posible. Confiamos en ellos”, expresó.

Empero, pese a hablar con la voz de la conciencia, Malvestitti no oculta cierto malestar por la separación de Pombo y Ferreira; sobre todo, porque él también vistió de corto y entiende la frustración que vive un jugador cuando es separado de su club.

“Por supuesto que causa molestia, enojo, pero Águila te exige que debes ponerte rápido bien. Las condiciones y exigencias del club ameritan esas circunstancias. Esos jugadores no estuvieron a la altura, por eso se tuvieron que ir”, admitió Malvestitti.

Así, la consigna para la nueva dupla charrúa será la misma. Aún no han debutado, pero la presión ya la tienen tras de sí. Ahí.

Lee también

Comentarios