Nueva amenaza

El Barcelona ha aprendido a usar las jugadas a balón parado para generar daño y ganar partidos.
Enlace copiado
Nueva amenaza

Nueva amenaza

Enlace copiado
Desprovisto de los valores estéticos de antaño, el Barcelona encontró en el balón parado una nueva fuerza, desconocida en los últimos años, que le permite resolver partidos complicados y acercarse a los títulos.

El equipo azulgrana superó el domingo un trance delicado con su triunfo 1-0 en el campo del Celta de Vigo, lo que le permitió mantener la ventaja de cuatro puntos sobre el Real Madrid a nueve jornadas del final de la Liga española de fútbol.

De nuevo, el Barcelona ofreció una versión poco estimulante. Fue otro triunfo agarrado a la prosa y alejado del verso. Pero valió lo mismo que la victoria del Real Madrid por 9-1 ante el Granada: tres puntos.

El héroe del encuentro fue el central francés Jeremy Mathieu, quien marcó el gol del triunfo en el tramo final. Fue en una falta lanzada al área que encontró la valiente cabeza del defensor para el tanto.

El Barcelona sumó esta temporada 13 goles en jugadas a balón parado, todo un éxito para un equipo que durante la última década casi despreció este tipo de jugadas.

Su técnico, Luis Enrique, y su ayudante, Juan Carlos Unzué, son dos enamorados de las jugadas de estrategia y durante los entrenamientos dedican muchos minutos a preparar este tipo de acciones. Las estadísticas indican que vale la pena.

A su vez, el Barcelona está defendiendo mejor que nunca los balones parados de sus rivales. No recibe un gol de estrategia desde el 25 de octubre, cuando el Real Madrid ganó 3-1 y el central Pepe marcó el segundo tanto de los blancos en un saque de esquina.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter