Otro examen de altura

El Salvador chocará hoy contra el subcampeón del mundo, Argentina.
Enlace copiado
Otro examen de altura

Otro examen de altura

Otro examen de altura

Otro examen de altura

Enlace copiado
España, Costa de Marfil, Colombia, Ecuador y hoy Argentina. Una manita de jerarquía. Y todos en menos de un año. Ese es el monte Everest que la selección salvadoreña ha intentado escalar tras su regreso a la actividad, luego del escabroso episodio de los amaños de partidos. Cinco partidos ante rivales colocados entre los mejores del mundo para darle rodaje al conjunto dirigido por el español Albert Roca.

Lógicamente, tras cuatro derrotas contra los primeros cuatro rivales, ahora toca medirse a la albiceleste. Subcampeones del mundo y con toda la artillería disponible para los juegos de esta fecha FIFA, la Azul tendrá la oportunidad de medirse a Lionel Messi (si finalmente este supera la molestias que habría tenido durante la semana y el técnico Gerardo “Tata” Martino decide darle actividad, algo que no fue asegurado ayer en la conferencia de prensa previa) y compañía, con Sergio Agüero, Gonzalo Higuaín o el mismo Ángel di María en nómina.

Como no podía ser de otra manera, la selección cuscatleca ha preparado el partido tomando las precauciones del caso. Conscientes de la diferencia de peso y nombres entre unos y otros, los cuatro días de entrenamientos que la Azul completó en Estados Unidos han mostrado una sola idea en el posicionamiento de los jugadores sobre la cancha, con tres marcadores centrales, dos carrileros, la vuelta de los mediocentros Richard Menjívar y Darwin Cerén, dos extremos y apenas un delantero nato.

Mientras, Argentina se ha mantenido acuartelada durante su estadía. Únicamente permitieron el ingreso de medios de comunicación a su práctica el pasado martes y luego han optado por el silencio tras las paredes del complejo deportivo de la Universidad de Georgetown. Ahí se han movido y circulado los rumores y desmentidos sobre la presencia de Messi, astro del Barcelona, de la Liga española, para el encuentro de esta tarde, a las 4 de la tarde (hora local, 2 de la tarde en El Salvador).

Así, mientras para la albiceleste el encuentro será quizá más una toma de ritmo antes de su segundo choque de la fecha FIFA, ante Ecuador, la próxima semana; para los cuscatlecos es una nueva medición de la evolución con Roca en el banquillo.

Tras la derrota ante Panamá (3-1) y el triunfo contra Nicaragua (2-0), las sensaciones no fueron positivas y la impaciencia comenzó a ganar terreno en el entorno de la Azul, y ya se ve con recelo qué pueda hacer el combinado nacional en la Copa Oro del próximo mes de junio ante Costa Rica, Jamaica y Canadá.

Pese a ello, cuerpo técnico y jugadores de la Azul ven con optimismo y positivismo la posibilidad de jugar.

“Cada vez estamos más listos para ese importante partido, me gustaría tener el doble de entrenamientos pero sabemos cómo funcionan las selecciones. Los entrenamientos que hemos tenido hemos trabajado lo que queríamos y los muchachos han tenido una disposición muy buena”, mencionó Albert Roca, ayer, antes del reconocimiento de la cancha del FedEx Field de parte de sus pupilos.

El duelo, además, trae la reminiscencia del único choque entre salvadoreños y argentinos, el del mundial de España 1982, cuando los gauchos (defensores campeones del mundo en dicha cita) vencieron a la Azul por 2-0 con Diego Maradona en el campo. Treinta y tres años después, con Messi, heredero de Maradona, en el campo, se vuelven a cruzar los caminos de la Azul y la albiceleste.

Lee también

Comentarios

Newsletter