Lo más visto

Más de Deportes

Patada de burro

Pasaquina ganó a FAS a pesar de jugar la segunda parte con 10.
Enlace copiado
Patada de burro

Patada de burro

Patada de burro

Patada de burro

Enlace copiado
Pasaquina se está convirtiendo en una plaza complicada para los llamados equipos grandes de la Primera División. En la jornada inaugural fue Alianza y ayer FAS. Ambos salieron derrotados por 2-1.

No importó que la visita llegara encendido, a tope, pasando por encima de quien se le cruzara en su camino, porque lo frenó el ímpetu de un Pasaquina con estilo guaraní.

Con uno menos y marcador adverso, no hubo nada que los detuviera: los burros salieron por el gane y lo consiguieron. Primero fue el capitán Tony García quien empató, luego Guerreño se encargó de finalizar la tarea.

Ovelar lo dijo en la pretemporada: no quiere nombres, sino hombres. Y demostró tenerlos. No necesitó ni 11 jugadores para lograrlo, solo fútbol y entrega. Y lo primero, lo tiene de sobra.

FAS salió al estadio San Sebastián con la finalidad de imponer el favoritismo que le daba su paso perfecto en tres salidas al campo.

No parecía que el cuadro tigrillo fuera visitante, porque el aliento de la Turba Roja se hacía notorio. Coparon su sector y provocaron más ruido que la afición local.

Producto de todos esos factores, el conjunto santaneco no tardó en abrir el marcador. En un desborde de Fernando Castillo por la banda derecha, la visita encontró la gloria. Xavi García cazó un tiro de esquina con la cabeza y le dio dirección de portería a la pelota.

Al minuto siete, el partido tenía un rumbo claro. Pasaquina entró dormido y el gol en su contra empeoró su condición, pero al cuarto de hora ya estaban celebrando el empate. Tony García, el capitán de los burros, empató de forma magistral. Conectó un disparo al borde del área y venció a un Nicolás Pacheco que voló para la foto.

La anotación local provocó un punto de quiebre en la historia de este partido, porque elevó los ánimos del Pasaquina, dispuesto a robarle el invicto al mejor equipo del torneo en la actualidad.

Y lo conseguiría en el segundo tiempo, cuando ya jugaba con uno menos por la expulsión de Juan José Romero.

Justo a la hora de partido, ante un FAS venido a menos, Guerreño recibió un balón afuera del área de Pacheco, paró, pensó dónde colocar la esférica y anotó. Golazo. Como si se tratara de Play Station, el guaraní marcó uno de los mejores goles en lo que va de torneo, quizás el mejor. No vale un título ni tampoco un ascenso, pero estaba acabando con el invicto de FAS, un equipo intratable, imbatible, pero nada es eterno. Ni siquiera Roma duró para siempre, menos las victorias azulgranas.

Lee también

Comentarios