Lo más visto

Pierde altura

Barcelona rescató un punto ante Villarreal (1-1), pero se quedó a cinco del Real Madrid.
Enlace copiado
Pierde altura

Pierde altura

Pierde altura

Pierde altura

Enlace copiado
Lionel Messi sacó otro conejo de la chistera al marcar un golazo de tiro libre a un minuto del final y rescatar un empate de 1-1 por el Barcelona en cancha del Villarreal, resultado que pese a todo dejó a los azulgranas claramente insatisfechos y relegados al tercer lugar de una liga española comandada cada vez con mayor firmeza por el Real Madrid.

Los merengues, que el sábado golearon 5-0 al penúltimo posicionado (Granada), siguen liderando la tabla con 40 puntos y un partido pendiente contra el Valencia, correspondiente a la 16.ª fecha y aplazado en diciembre por el Mundial de Clubes.

Su inmediato perseguidor con 36 unidades es el Sevilla que dirige el argentino Jorge Sampaoli, que también tumbó por la 17.ª fecha a la Real Sociedad por 4-0 y adelantó definitivamente al Barca, una vez que el equipo de Luis Enrique tropezó en Villarreal.

Nicola Sansone adelantó a los 49 minutos al “Submarino amarillo”, que también cayó a quinto con 30 puntos por los 35 de los azulgranas, decepcionados por segunda vez en tres días después de perder el jueves 2-1 en cancha del Athletic por el cotejo de ida de los octavos de final de la Copa del Rey.

Pese a contar con los dos máximos goleadores del campeonato, Messi y el uruguayo Luis Suárez, el Barca no logró perforar el arco del Villarreal hasta que el astro argentino ejecutó un magistral cobro de falta a los 90 minutos que le dejó con 13 dianas, una más que el charrúa, en el goleo individual.

En la segunda mitad, un error en el pase de Digne en ataque propició un robo de balón del Villarreal y en un contragolpe perfecto Sansone logró batir a Ter Stegan con un disparo cruzado.

El Barcelona siguió con el control del balón y la presión, pero pasaban los minutos y no encontraba soluciones para supera a la defensa de Villarreal.

Aunque el partido había entrado en una situación de relativa calma en un par de minutos se revolucionó, con dos penaltis reclamados pero no señalados –uno por bando–, un balón al palo de Messi, un disparo de Luis Suárez que despejó Asenjo y su rechace lo envió fuera Neymar tras una chilena y todo a un cuarto de hora para el final.

El partido entró en su recta final con un Barcelona aún más volcado en ataque en busca del gol. El equipo de Luis Enrique veía como el Real Madrid se le distanciaba a seis puntos y con un partido menos los madridistas.

Pese a los intentos, la buena disposición defensiva de los locales y la actuación de su portero evitaba que el acoso continuó del Barcelona obtuviera sus frutos en la red.

Tuvo que ser Leo Messi con una ejecución perfecta de falta directa cuando el partido llegaba al minuto 90 el que acabase con la resistencia numantina del equipo castellonense.

Lee también

Comentarios