Lo más visto

Más de Deportes

¿Qué fue de los sobrevivientes del Chapecoense que no eran jugadores? 

Ellos fueron los únicos dos sobrevivientes que no eran parte del equipo, pero sin duda el Chapecoense los marcó. Aquí su historia.

Enlace copiado
¿Qué fue de los sobrevivientes del Chapecoense que no eran jugadores? 

¿Qué fue de los sobrevivientes del Chapecoense que no eran jugadores? 

Enlace copiado

LA PAZ, BOLIVIA. De azafata a conferencista que relata sus vivencias en diferentes auditorios y de técnico de aviación a retomar su formación como piloto comercial: así cambió en un año la vida de Ximena Suárez y Erwin Tumiri, los dos sobrevivientes bolivianos de la tragedia aérea del Chapecoense en Colombia.

Ximena Suárez, de 28 años y madre de dos hijos, era una de las asistentes de vuelo del avión siniestrado y en el accidente sufrió una fractura en la mano derecha, una lesión en un tobillo y heridas en diversas partes del cuerpo.

Ya recuperada optó por hacerse un tatuaje del avión de la aerolínea LaMia como homenaje al plantel brasileño del Chapecoense y a sus compañeros muertos en el accidente de aviación.

"Es algo simbólico, que quería hacer desde hace mucho tiempo", relató la ex azafata y actual modelo de una agencia de la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra. Ximena volvió a las pasarelas hace cuatro meses.

El tatuaje destaca la imagen de un avión que levanta vuelo con los colores del Chapecoense. "Está ubicado en el costado izquierdo y cubre parte de las costillas y espalda", agregó.

Como parte de sus nuevas actividades, Suárez ofreció este mes una conferencia en la academia "Aviação do Aeroclube" de la ciudad brasileña de Curitiba.

También fue incluida por una televisión colombiana en el concurso "Valientes RCN", un programa en el que 23 aspirantes aceptaron el reto de contar su historia y que gracias a una votación electrónica podrán ser premiados en la edición 2017.

Sobre la tragedia aérea del 28 de noviembre de 2016, Suárez ratificó ante autoridades judiciales de Bolivia que no hubo alerta de emergencia ni del piloto ni del copiloto del avión de LaMia que se precipitó a tierra por falta de combustible.

"No se comunicó nada. No hubo reporte de emergencia del copiloto (con quien tenía contacto directo). Tomé asiento para la operación de aterrizaje, de pronto se apagaron las luces y sentí el impacto en tierra", declaró en enero pasado a jueces de la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra.

NUEVA CARRERA
El accidente también le cambió la vida a Tumiri, el técnico de 26 que sobrevivió al accidente y que vive en la ciudad de Cochabamba, donde retomó su formación de piloto comercial en la escuela de aviación "Delta Charlie".

Tumiri estudió en el colegio evangélico "Luz y Verdad". Después del accidente aéreo en Colombia volvió a integrar el grupo musical cristiano "Ajayu", donde destaca por su destreza con los instrumentos de vientos.

"Sobreviví porque seguí los protocolos de seguridad al utilizar una maleta entre mis piernas y asumir la posición fetal como se recomienda en caso de accidente", relató a un periodista de la emisora católica Pío XII, de Cochabamba.

Agregó que antes de la caída del avión "muchos de los pasajeros se levantaron de sus asientos por la desesperación y comenzaron a gritar. Todo fue tan rápido".

Tumiri también relató que él no debía viajar en el avión de LaMia. "Reemplacé a un amigo que no podía cubrir esa asignación por fuerza mayor. Gracias a dios sigo con vida", dijo.

Sin mayores lesiones tras el accidente, el joven boliviano confiesa que está preparado para dar el salto de técnico a piloto porque siente pasión por la aviación.

Ni Ximena ni Erwin recibieron dinero alguno de la aseguradora como damnificados de la tragedia aérea donde hubo otros cuatro sobrevivientes: los futbolistas Jackson Follmann, Alan Ruschel y Helio Neto y un periodista brasileño.
 

Tags:

  • Chapecoense

Lee también

Comentarios