Lo más visto

Más de Deportes

Quedó la espinita en Italia 1990”

“El Pibe” Valderrama estuvo en El Salvador y se tomó un tiempo para recordar sus tiempos como futbolista y hablar de la actual Colombia en la eliminatoria.
Enlace copiado
Quedó la espinita en Italia 1990”

Quedó la espinita en Italia 1990”

Enlace copiado
Denni Portillo

[email protected]

Sorpresa es la sensación que tienen las personas cuando ven o enfrentan algo que no esperaban. Como cuando veían, en el fútbol, al colombiano Carlos Valderrama tirar un pase al espacio para que un compañero anotara un gol o como cuando lo vieron aparecer el pasado fin de semana en una conferencia en un hotel de San Salvador. En una visita sorpresa, “el Pibe” estuvo en el país y, antes de partir hoy, conversó con LA PRENSA GRÁFICA.

¿A qué se debe su visita a El Salvador?

Bueno, tenemos un producto natural para el deporte. Estoy vinculado con Max International, tenemos unos productos buenos para recuperarse como deportista por la exigencia. Que son productos que poseen ribuseína, productos naturales que no causan problemas de dopaje que hay en el fútbol o en el deporte. Lo promocionamos porque somos la imagen de la marca y mandamos el mensaje a El Salvador.

Luego de futbolista, ¿a qué más se dedica ahora?

Tengo academia de fútbol en Colombia y soy comentarista de fútbol. Estoy vinculado de esa manera. Entonces de una u otra manera estoy vinculado al deporte que nos gusta, que es lo que queremos y estar activo en la carrera que uno eligió como profesión. Todavía jugamos, podemos tener estado físico para la salud con los compañeros y amigos del fútbol.

¿Cómo resumiría usted su carrera de futbolista?

Me fue bien. Participar con la selección –la máxima expresión para un futbolista es representar a su país– en tres mundiales seguidos, digo que tengo el deber cumplido de haber representado al país, que nos reconocen todavía.

¿Qué pasó con el fútbol colombiano, que después de su generación había caído en un hueco hasta esta actual selección?

Hubo un hueco generacional que no volvimos a armar una gran selección como esta, pero sé que la que está ahorita nos puede dar la alegría y la satisfacción de estar en un mundial. Espero que sigan jugando así para que podamos tener la alegría de estar en el mundial de Brasil.

¿Cómo calificaría a los que fueron sus compañeros de generación: Higuita, Rincón, Valencia, entre otros?

Una generación talentosa, con mucha disciplina y compromiso. Con un gran técnico que nos dio la oportunidad de armar un grupo importante, que nos dio la posibilidad de representar a nuestro país. Nosotros con las ganas y el deseo de representar al país lo hicimos jugando bien al fútbol, al grado de que hoy la gente reconoce lo que hicimos. Es difícil hablar de nombres, no puedo hablar solo de uno. Nosotros tuvimos una generación muy buena. De Higuita, que era el arquero, hasta el suplente. Hablamos en términos generales, nos entregamos, teníamos talento y representamos bien al país.

¿En qué momento se dieron cuenta de que podían hacer grandes cosas por el fútbol colombiano?

Desde que nos llamó el profesor Maturana y “Bolillo” nos dimos cuenta de que teníamos talento para lograr la clasificación al mundial. Jugábamos bien al fútbol y después los resultados vinieron con esfuerzo, trabajo y disciplina.

¿Qué tan clave fue la Copa América de 1987, en la que vencieron a Argentina, que venía de ser campeona del mundo?

Sí, fue clave porque esa fue la base de nuestra generación. Demostramos que sí podíamos jugar, que teníamos buena selección, buenos jugadores, y ese fue el arranque para que esta generación diera los resultados que dio.

¿Cómo calificaría la actuación en Italia 1990? ¿Quedó la espina por la manera en que fueron eliminados por Camerún?

Exitoso, después de tanto tiempo jugar bien al fútbol y clasificar a la segunda ronda, que fue lo que hicimos, fue muy bueno. Eso fue uno de nuestros mejores mundiales, por resultados, por cómo jugamos y porque nos conocieron. Quedó la espinita de que se podía llegar más arriba, pero son cosas del fútbol. Nos equivocamos y nos cobraron, pero quedó la sensación de que podíamos llegar más arriba.

¿Y de Estados Unidos 1994? ¿Pesó la presión de que algunos los consideraran candidatos al título del mundo?

Los mundiales son campeonatos cortos y el primer partido es fundamental. Nosotros perdimos el primero contra Rumania y después no tuvimos la tranquilidad para recuperarnos. Íbamos con ilusión de que podíamos ser mejores, pero nos eliminaron en primera ronda, que no nos lo esperábamos. No pesó la presión, son cosas del fútbol. Uno tiene que reaccionar rápido y el primer partido nos dio muy duro.

¿Qué pensó cuando sucedió el asesinato de Andrés Escobar?

Dolor, el dolor de un amigo, de un hermano, que lo matan por jugar al fútbol, por hacer un autogol. Nos dejó marcados. Seguro fue el momento más fuerte para nuestra generación.

¿Serán comparables esa Colombia con la actual de Falcao?

Sí, son comparables. Esta selección es muy buena, con jóvenes, experiencia internacional. Falcao es nuestra figura, nuestra estrella internacional. Estamos orgullosos de que sea colombiano. (Ahora bien), nosotros vivimos nuestra época, Falcao está viviendo la de él; lo importante es que son épocas exitosas para el fútbol colombiano.

¿Le daría el mismo papel que ustedes tuvieron en 1994?

Todavía es muy prematuro, hay que clasificar primero.

Tags:

  • Carlos Valderrama
  • futbol internacional

Lee también

Comentarios