Lo más visto

Más de Deportes

“Queremos que vuelvan a creer”

Eduardo Lara hizo balance del trabajo hecho en la Copa UNCAF.
Enlace copiado
“Queremos que vuelvan a creer”

“Queremos que vuelvan a creer”

“Queremos que vuelvan a creer”

“Queremos que vuelvan a creer”

Enlace copiado
Eduardo Lara tuvo 10 días de trabajo con el grupo completo que llevó a Copa Centroamericana de UNCAF, en la que se alcanzó el boleto a Copa Oro. Desde hoy, el timonel cafetero quiere comenzar a planificar su calendario de trabajo de cara al torneo más importante de CONCACAF

¿Qué conclusiones tiene tras la Copa Centroamericana?

Primero, quiero dedicarle este triunfo a toda la afición salvadoreña. Desde el primer día que llegamos a El Salvador con el profesor José Silva siempre tuvimos ese pensamiento de ir a trabajar, de hacer las cosas por el bien del fútbol. Sabemos que el pueblo de El Salvador es futbolero, pero han estado escasos de resultados. Nosotros lo que queremos es eso: tener buenos resultados. Queremos que la gente vuelva a creer en la selección. Es lo que queremos hacer con este grupo de jugadores, al cual también tengo que felicitar. Lo dieron todo y se entregaron de la mejor manera. Ahora es de responder al país.

¿Qué espera en los seis meses hasta que se juegue la Copa Oro?

La verdad es que el tiempo se ve largo, pero es corto. Por ahora llegaremos a El Salvador y sentarnos a planificar, como lo hacemos siempre. Tenemos que ver cuándo vamos a poder contar con los jugadores. Una vez que miremos eso, vamos a entregar un plan. El plan que habíamos pensado fue hasta la Copa Centroamericana. Ahora que estamos clasificados queda analizar y luego trazar un plan para que lo conozcan todos.

¿Qué clase de rivales prefiere para los fogueos?

A mí me gustan rivales buenos, fuertes. Es que es ahí donde el jugador aprende. Necesitamos que este grupo se enfrente a otras culturas futbolísticas: Europa, Suramérica, Asia. Pero no solo es lo que uno piensa, sino lo que le puedan ofrecer al fútbol de El Salvador. Pero creo que, si este grupo sigue creciendo, lógicamente que van a aparecer mejores partidos y rivales.

¿Cómo analiza el rendimiento a lo largo de los cinco partidos?

Los partidos que se pierden son los que no terminamos completos, por las expulsiones. Además, el hecho de haber jugado cinco partidos en 11 días creo que nos pone a pensar. Cuando nos nombran como técnicos de la selección, no se podía trabajar inmediatamente porque los jugadores estaban en su clubes. Había que hacer una planificación de acuerdo con las cargas que se iban a manejar. No podíamos hacer el gran derroche físico, porque después lo íbamos a sentir. Pensamos en llevarlos poco a poco, para sacarle al grupo lo mejor. Ahora queda pensar que si tenemos el tiempo para una buena preparación las cosas van a ser diferentes.

¿Qué opina del trabajo de Fito Zelaya y Benji Villalobos?

Yo llamo a estos dos jugadores porque tenía un convencimiento de lo que eran. Y yo lo quería reafirmar en el torneo. Creo que así fue. Fito fue un jugador importante, pese a que solo hace un gol. Es un jugador importante para el trabajo en equipo. Creo que poniéndolo en forma en el peso estamos ante un gran jugador. En el caso de Benji, de igual manera. Yo quería encontrar un portero que nos diera una mano. Benji tuvo atajadas muy buenas . Se jugaba en los mano a mano con los delanteros. Nunca tuvo temor. Nos dio una mano en juego aéreo.

Después del juego ante Nicaragua se quedó a hablar con su paisano Juan Carlos Osorio, que ahora dirige a México. ¿De qué hablaron?

Me dijo que tenía buenos comentarios de lo que estaba manejando El Salvador en Copa UNCAF. Me dijo que El Salvador le gustó por lo que vio ante Panamá. Nos destacó que, aunque nos quedamos con un hombre menos, tuvimos opciones para concretar. Juan Carlos es estudioso de sus rivales; los estudia bien y eso es lo que vino a hacer acá.

¿Cree que ya tiene su equipo base?

Soy de la idea de que cuando algo anda bien no hay por qué cambiarlo. Tenemos un jugador como Juan Barahona, que anda por un buen momento, pero Alexánder Larín venía haciendo las cosas bien. Entonces no veía la necesidad de tocar el equipo. Esto es así. Uno quiere tener esa tranquilidad de no mover demasiado.

Lee también

Comentarios