Lo más visto

¿Quién los para?

Los Cachorros de Chicago tienen un futuro brillante tras el título.
Enlace copiado
¿Quién los para?

¿Quién los para?

¿Quién los para?

¿Quién los para?

Enlace copiado
El séptimo juego de la mejor Serie Mundial en un cuarto de siglo no fue un dechado de virtudes: cuestionables decisiones de los mánagers sobre sus lanzadores, un par de carreras anotadas tras un lanzamiento descontrolado y el ponche de Javier Báez en el noveno inning, tras intentar tocar con dos strikes y la carrera de la ventaja esperando remolque en la tercera base.

Todo eso tiene sin cuidado a los fanáticos de los Cachorros de Chicago. Había que ganar sí o sí ante los Indios de Cleveland, para poner fin a una sequía de 108 años sin campeonatos.

Lo hicieron de la manera más dramática posible, para cerrar una contundente campaña en la que lideraron las con 103 victorias en la temporada regular. Y prepárense, que van por más.

Los jóvenes Cachorros representan posiblemente el futuro. Su campeonato fue la culminación de un metódico proceso orquestado por Theo Epstein, el cerebro gerencial que sumó una tercera corona a sus credenciales. También fue el responsable de ensamblar el equipo de los Medias Rojas, que puso fin a una sequía de 86 años en Boston al coronarse en 2004 y 2007.

La cuenta de victorias fue incrementándose año tras año desde que Epstein apareció en Wrigley Field, en octubre de 2011: 61, 66, 73, 97 y 103.

Kris Bryant, Kyle Schwarber y el puertorriqueño Báez fueron producto del draft. Más impresionante fue el atino de sus canjes, en los que Scott Feldman trajo a Jake Arrieta; Andrew Cashner a Rizzo; y Jeff Samardzija a Addison Russell.

También contrató al mánager que se encargó de dar el asalto final a la cúspide, el audaz Joe Maddon.

No les falta nada y no parecen tener puntos débiles. Lo hacen bien en todas las facetas, bateo de poder, contacto, defensa, pitcheo, corrido de bases.

El núcleo del equipo de 2016 permanece intacto y eso hace creer que una dinastía está en formación.

“En lo que sigamos haciendo las cosas bien, manteniéndonos con humildad y hambre de triunfo, esto deber solo un comienzo”, afirmó Epstein.

Lee también

Comentarios