Rafa, fuera

Rafa Benítez fue destituido del Real Madrid. Solo duró 25 juegos.
Enlace copiado
Rafa, fuera

Rafa, fuera

Enlace copiado
Siete meses le duró a Rafael Benítez el sueño de toda una vida, entrenar al Real Madrid, una aventura frustrada prematuramente por su difícil relación con los futbolistas, la falta de empatía con la hinchada, los malos resultados y la progresiva falta de fe de sus dirigentes.

El presidente blanco, Florentino Pérez, anunció ayer la destitución de Benítez, el décimo entrenador despedido bajo su mandato, y la confirmación de Zinedine Zidane como su sustituto.

“Hemos tomado la difícil decisión, especialmente para mí, de resolver el contrato de Rafa Benítez como entrenador. Estamos ante un gran profesional y una magnífica persona. Quiero agradecer su dedicación estos meses”, afirmó Pérez en rueda de prensa.

Fue todo el recuerdo de Benítez, pues Florentino lució más preocupado en presentar a Zidane en un indisimulado intento de que la ilusión por el futuro diluyera el presente turbio.

Benítez fue presentado el 3 de junio como entrenador del Real Madrid en un acto en el que al técnico se le saltaron las lágrimas. Llevaba casi toda su vida esperando ese momento y al final solo cumplió siete meses de los tres años que había firmado.

Empero, Benítez aterrizó con una fuerte rémora, que al final resultó insalvable: el recuerdo de Carlo Ancelotti.

Durante los dos años precedentes, su antecesor sedujo a las estrellas del equipo, que lo idolatraron. También ganó el aprecio de la hinchada. “Necesitamos un nuevo impulso”, dijo Pérez para justificar tan discutida medida.

“Benítez nunca empatizó con los jugadores ni con los trabajadores del propio club. Ahí estuvo el principio del fin”, reconoció a la agencia dpa un alto directivo del Real Madrid. “Se marcha sin amigos”, añadió.

Prácticamente desde la pretemporada trascendieron pequeños conflictos con estrellas del club, como Cristiano Ronaldo o Sergio Ramos. Y esos pequeños fuegos acabaron en incendio.

“Pocos en el vestuario creyeron en él. Y él tampoco pareció creer en el equipo”, explicaron las mismas fuentes.

Un punto de inflexión se produjo el 21 de noviembre, cuando el Real Madrid perdió en casa por 4-0 ante el Barcelona. La hinchada acabó aplaudiendo al conjunto azulgrana, en claro castigo a sus jugadores. Y más importante: abucheó a Benítez y gritó: “Florentino, dimisión”. Un grito insoportable para el presidente blanco.

Con el tiempo fueron trascendiendo más conflictos: James Rodríguez, Isco, Jesé... También se reavivaron tensiones con Cristiano Ronaldo o Ramos.

“A pesar de la pérdida de fe, Pérez se resistió a tomar una decisión drástica. Primero, porque no quería recuperar su fama bien ganada de devorador de entrenadores. Y segundo, porque no veía un recambio de garantías”, razonó el alto dirigente consultado por dpa.

A falta de fútbol, los resultados tampoco acompañaron. Así, Benítez dejó al Real Madrid en tercera posición de la Liga española, tras Atlético y Barcelona, después de cuatro empates y tres derrotas en 18 jornadas de la Liga española.

El partido del domingo fue definitivo. El Real Madrid empató 2-2 ante el Valencia con James Rodríguez e Isco en el banquillo. Además, Karim Benzema, un favorito del presidente, evidenció su enfado cuando fue sustituido. Una nueva señal de la fractura con el vestuario. La última de Benítez.

Tags:

  • real madrid
  • rafa benitez
  • zinedine zidane
  • florentino perez
  • liga española

Lee también

Comentarios

Newsletter