Lo más visto

Real Madrid cierra primera rueda para el olvido con un pobre empate

El equipo dirigido por José Mourinho no pudo imponerse en el campo a un rival que había sumado sólo nueve puntos sobre 27 posibles en sus anteriores encuentros como local.
Enlace copiado
Enlace copiado
El Real Madrid fue incapaz hoy de derrotar al Osasuna, último clasificado de la Liga española de fútbol, y empató sin goles para cerrar así una primera rueda para el olvido.

El equipo dirigido por José Mourinho no pudo imponerse en el campo a un rival que había sumado sólo nueve puntos sobre 27 posibles en sus anteriores encuentros como local.

Además, el equipo blanco padeció la ausencia de su goleador Cristiano Ronaldo, que se quedó fuera del encuentro, a causa de acumulación de tarjetas amarillas.

Así, el Real Madrid firmó una de las peores primeras ruedas de la última década: si mañana el Barcelona le gana al Málaga, la diferencia entre azulgranas y blancos con las primeras 19 jornadas disputadas será de 18 puntos. Inimaginable por cualquier integrante de los dos equipos.

Como si fuera poco, el equipo de la capital española vio cómo un jugador como Kaká se echaba más tierra en contra al verse expulsado con apenas 18 minutos en el campo de juego y dejar a su equipo con diez hombres, a falta de un cuarto de hora para el final.

El Osasuna, por su lado hizo su negocio: cortó una racha de dos derrotas al hilo y ahora comparte el último lugar con el Deportivo, que se enfrentará mañana a la Real Sociedad.

Las ausencias en el equipo titular de Cristiano Ronaldo, suspendido, y Mesut Özil, en el banquillo, suponían un enorme desafío para el Real Madrid en un estadio que se le mostró complicado a lo largo de las últimas temporadas.

Así, Gonzalo Higuaín estuvo demasiado aislado en los últimos 20 metros, mientras que Luka Modric no podía terminar de conectar con Angel Di María y José Callejón en las bandas.

Encima, la defensa, que contaba con Alvaro Arbeloa como único representante de los habituales titulares, se mostraba como el bloque más sólido del conjunto blanco en Pamplona.

El Osasuna por su lado, apostaba al desequilibrio de Emiliano Armenteros por la izquierda y a que Kike Sola se encontrara en posición de gol para batir a Iker Casillas, hoy titular indiscutido.

Un centro de Higuaín que Marc Bertrán despejó casi en la línea de gol y un tiro de Fabio Coentrao desviado, después de un gran pase de Callejón fueron las dos únicas amenazas del último campeón de liga en la primera mitad.

En tanto, los dirigidos por Mendilíbar dispusieron de dos ocasiones en los pies de Alvaro Cejudo, pero ambos tiros del delantero se fueron desviados.

En la segunda mitad, Mourinho apostó a los ingresos de Kaká y Karim Benzemá para tratar de reactivar la dinámica ofensiva de su equipo.

Sin embargo, el Real Madrid no hizo más que darle el control del partido a su rival.

Con presión constante en la línea de mediocampistas y serenidad a la hora de mover el balón de una banda a otra, el Osasuna se habituó a jugar el partido a 30 metros de la portería de Casillas.
El capitán del equipo blanco tuvo que intervenir en dos ocasiones para controlar los tiros de Kike Sola y de Armenteros y recuperó la solidez que le caracteriza.

Mientras el Real Madrid se las rebuscaba para poder torcer la suerte de un partido demasiado trabado, Kaká no hacía más que complicar el panorama.

El brasileño estuvo en cancha apenas 18 minutos, ya que se fue expulsado a los 75' por doble amonestación. Mientras el mediapunta abandonaba el campo, parecía pedirle disculpas con una mano a su entrenador Mourinho, que trataba de reacomodar las piezas de su equipo.

Los últimos minutos del encuentro se esfumaron demasiado rápido, como si los dos conjuntos se mostraran conformes con el empate.

Tags:

Lee también

Comentarios