Lo más visto

Real Madrid cumple ante Valladolid y aplaza el título del Barcelona

El equipo dirigido por José Mourinho afrontó el duelo liguero en medio de un clima de desazón, tras la reciente eliminación de la Champions en manos del Borussia Dortmund, y de desconcierto, ante el misterio sobre la inminente salida de su técnico.
Enlace copiado
Enlace copiado
El Real Madrid encontró hoy consuelo de la eliminación en la Liga de Campeones, batió por 4-3 al Valladolid y aplazó al menos una semana más la consagración del Barcelona como campeón de la Liga española de fútbol.

El equipo dirigido por José Mourinho afrontó el duelo liguero en medio de un clima de desazón, tras la reciente eliminación de la Champions en manos del Borussia Dortmund, y de desconcierto, ante el misterio sobre la inminente salida de su técnico.

Con dos goles de la estrella Cristiano Ronaldo, el conjunto blanco se repuso de una desventaja inicial en el resultado y se acercó a ocho puntos del líder Barcelona, que mañana se enfrentará al Betis en el Camp Nou.

El conjunto dirigido por Tito Vilanova podrá mañana mantener la distancia respecto a su máximo rival, aunque no podrá consagrarse campeón ya que, en el mejor de los casos, finalizará la jornada con 11 puntos de diferencia cuando falten 12 unidades en disputa.

Con claras muestras de reprobación por parte de los aficionados locales a Mourinho y sin ni una pizca del "feeling" expuesto desde las gradas el martes en el duelo ante el Dortmund, el Real Madrid resolvió en el segundo tiempo un partido que disputó a media máquina.

Cristiano Ronaldo fue el mejor jugador de los locales, con dos goles (32 y 69 minutos) y un tiro libre al travesaño, mientras que Marc Valiente, en contra (26') y Kaká (48') completaron la cuenta de los blancos.

Oscar (7'), Javi Guerra (35') y Luis Sastre (87') anotaron los tantos de los dirigidos por Miroslav Djukic.

Pocos minutos antes del comienzo del partido, fue momento para que los aficionados del Real Madrid presentes en el estadio Santiago Bernabéu dieran su veredicto respecto al entrenador Mourinho.

Una sonora lluvia de silbidos al escucharse el nombre del técnico portugués en los altoparlantes dejó en claro que la nueva eliminación en la Champions había calado hondo en el público del equipo blanco y que los intentos del propio entrenador de defender su gestión en las ruedas de prensa no surtieron efecto en el hincha del Real Madrid.

De hecho, el jugado más ovacionado fue Iker Casillas, el ícono de la discordia con el técnico luso en el fuero interno del conjunto madrileño.

Sin varios de los titulares, sin calor en las gradas y prácticamente sin ambiciones en liga, el Real Madrid afrontó el duelo ante Valladolid como si fuera algo más que un amistoso.

Un papelón entre Di María y Ricardo Carvalho permitió que Oscar robara la pelota en velocidad y definiera con criterio ante la salida de Diego López para dar la sorpresa y anotar el primer tanto de los visitantes antes de los diez minutos.

El último campeón de Liga reaccionó en el primer momento que subió a tercera velocidad y revirtió la historia en un período de seis minutos.

Un tiro de Di María apenas desviado en Marc Valiente significó el empate y un gran cabezazo de Cristiano, tras centro del propio "Fideo", sirvió para concretar el 2-1 a favor de los anfitriones.

El caos defensivo de los blancos permitió que el Valladolid reestableciera la paridad en el marcador con un buen centro de Omar y una definición con calidad de Javi Guerra y que el partido se encaminara al descanso con una igualdad tan insípida como el clima reinante.

Kaká, uno de los más compenetrados con la causa, devolvió la ventaja para los locales, mientras que Cristiano sentenció la historia con otro cabezazo y aplazó la celebración del Barcelona al menos una semana más.

El segundo tiempo así fue el escenario para que el público del Real Madrid diera nuevamente su veredicto en los cambios, tanto con los futbolistas salientes como con los reemplazantes.
El saldo fue de ovaciones para Mesut Özil y Benzema y una importante cuota de pitidos para Gonzalo Higuaín, señalado como el estandarte de los goles fallados por el Real Madrid en el último duelo ante el Dortmund.

Ya sobre el final, el Valladolid encontró su pequeña luz de esperanza en el mejor gol del partido, convertido por Sastre mediante una volea de 30 metros que ubicó la pelota junto al palo izquierdo de Diego López.

Tags:

Lee también

Comentarios