Lo más visto

Sangre de ganadora

Ingrid González se acostumbró a ganar en tenis desde que era niña.
Enlace copiado
Lo mejor. Ingrid González es considerada de las mejores tenistas en la historia de El Salvador.

Lo mejor. Ingrid González es considerada de las mejores tenistas en la historia de El Salvador.

Sangre de ganadora

Sangre de ganadora

Enlace copiado
Ingrid González es un ejemplo del trabajo desde los tempranos años de infancia. Comenzó su paso en el tenis siendo una niña y desde entonces ya destacaba, hasta llegar a convertirse en una de las mejores salvadoreñas en esa disciplina. Así es que entre sus tesoros están los trofeos de categorías infantiles que ganó a principios de los ochenta hasta los más dignos, como Águila de Oro o las Espigas Doradas.

El esfuerzo llevó a que estos reconocimientos sean como una colección. Lo que por las tardes era una niña pegándole con reglas a una pelota de plástico contra la pared se fue depurando hasta convertirse en toda una atleta, que se pasó años entre los estudios, los entrenos y competencia, sacrificándose y evitando algunas salidas para cuidar su condición.

Los primeros Juegos Centroamericanos en los que participó fueron los de 1986, en los que ganó plata en Guatemala. Se retiró en 2002 y se despidió de competencias jugando los Centroamericanos de 2001, casualmente de regreso en tierras chapinas. En ambas competencias, el principio y el fin, ganó plata, siendo la primera una felicidad y la última una tristeza porque el objetivo era decir adiós desde lo más alto. Lo que motivó su retiro fue que “venía una nueva generación” de tenistas, según ella misma contó.

Prueba de ello es que en la final de 2001 perdió ante Ivón Rodezno, entonces uno de los nuevos valores del tenis cuscatleco.

Ganó medalla de oro en los Centroamericanos de 1990 en Tegucigalpa, en San Salvador 1994 y San Pedro Sula 1997.

Lee también

Comentarios