Lo más visto

Más de Deportes

Sangre salvadoreña para el Barcelona

Dos salvadoreños están están formándose en la Academía del Barcelona en Arizona y nos cuentan su experiencia. 

Enlace copiado
Sangre salvadoreña para el Barcelona

Sangre salvadoreña para el Barcelona

Enlace copiado

Los jóvenes cuscatlecos Carlos Amaya y Roberto Molina tienen muchas cosas en común: ambos viajaron a la misma edad a Estados Unidos a probarse en el fútbol, los dos destacaron y ahora forman parte de la Barça Academy, un nuevo proyecto de formación de futuras estrellas.

Mientras que Carlos es un defensa central inspirado por el ídolo culé Carles Puyol, Roberto es un mediocampista con vocación ofensiva que considera al argentino Lionel Messi como su referencia máxima.

La familia de Carlos es de Soyapango. Ahí se crió y dio sus primeros toques con una pelota colorada junto a sus amistades de la colonia. Fue en donde se enamoró de este deporte.

"Ahí nací y viví seis años con toda la familia del lado de mi mamá. Después de la escuela, dejábamos las cosas en la casa y salíamos a jugar a una cancha con los amigos. Jugábamos con una pelota plástica por horas, era bien divertido", recuerda Carlos.

De cabellera colocha, como su referente barcelonista y con el número cinco en su espalda en la Barça Academy, Carlos se prueba con la división sub 19, o sea una categoría superior a su edad, que roza los 17 años. Pese al éxito tempranero, él no olvida sus orígenes y se mantiene con firmeza tras su acometido.

UNA DECISIÓN DIFÍCIL
En esa misma línea está Roberto Molina, que es un año menor que Carlos -quien se encuentra a unas habitaciones de distancia de su compatriota- y también está muy concentrado en sus metas deportivas.

"Yo sabía que sería una decisión muy difícil, porque nunca me imaginé que sería tan rápido: dejar a mi familia y estar más cerca del sueño que yo tengo", que es ser un futbolista de élite, explica Molina.

Él se crió en Sonsonate, pese a que su padre es de Santa Tecla y su mamá de Juayúa. Al igual que Carlos, viajó a los seis años rumbo a Estados Unidos, en donde formó parte de la academia californiana del club Real So Cal.

Los dos jóvenes cuscatlecos tuvieron papeles destacados en su desarrollo a temprana edad. De hecho, mientras Roberto lucía en una escuela de alta exigencia, Carlos fue parte de un concurso de la cadena Univisión: Sueño MLS. Quedó en el top tres y eso le abrió puertas.

Luego, ambos ingresaron a las filas de la Barça Academy en Casa Grande, Arizona, en donde los dos están bajo la supervisión de los entrenadores Sean McCafferty y Denis Silva, éste último que proviene de La Masía, a donde pueden recalar los dos valores nacionales en caso de convencer a sus maestros.

El objetivo es lejano, en teoría, pues los dos representantes de El Salvador en este proyecto del Barcelona solo tienen poco más de un mes de haber ingresado, pero las sensaciones que han dejado en ese lapso generan ilusión.

Tags:

Lee también

Comentarios