Lo más visto

Se destiñó la ilusión

La Azulita sub 20 cayó 3-0 ante Honduras y tendrá que pelear el bronce ante Guatemala.
Enlace copiado
Se destiñó la ilusión

Se destiñó la ilusión

Se destiñó la ilusión

Se destiñó la ilusión

Enlace copiado
David Bernal Javier Aparicio

Enviados

Costa Rica

Un equipo hondureño con una mayor madurez futbolística reveló ayer la peor cara de una sub 20 cuscatleca que perdió la oportunidad de pelear por el oro en los Juegos Centroamericanos, y aunque aún aspira al bronce, eso a estas alturas parece mucho premio para un grupo que hasta hoy ha pecado de sobrado.

Honduras no tuvo mucho fútbol, pero sí goles que llevaron la firma de Óscar Salas, Bryan Roches y Jhow Benavídez. Estos dos últimos en un contragolpe y en los últimos minutos del partido.

Las tres dianas son apenas la punta del iceberg, porque de lo demás se encargó la misma Azulita, que por su mala cabeza terminó con dos hombres menos y volvió a pasar apuros por falta de garra y por una evidente falta de definición.

Mauricio “el Tuco” Alfaro cumplió con lo prometido y envió su mejor once al partido. Eso implicaba la aparición de Rolando Morales en la portería, Miguel Lemus por el carril izquierdo, más una dupla de delanteros compuesta por Roberto “el Toro” González y José Ángel “el Puma” Peña.

Pero la gran sorpresa que dio el estratega fue el cambio en la contención. El mundialista de España 1982 cambió radicalmente su doble pivote, poniendo a Bryan Bonilla, que venía jugando como lateral derecho, a la par de René Gómez, mientras que tiró a Kevin Ayala por la banda.

Aún con ese cambio posicional, en un 80 % ese era el once que logró el boleto al mundial de Turquía en Puebla, México, mientras que en el banco esperaban elementos como Diego Galdámez Coca y Rommel Mejía, por lo que no habían excusas para decir que el rendimiento del equipo podía ser bajo. El técnico dejaba todo en manos de sus jugadores.

El partido pintaba para dramático y los dos onces lo empezaron así, sin descanso. El Salvador tuvo su primera llegada con un centro de Kevin Barahona por izquierda que terminó en un tiro de Jairo Henríquez, mientras que Honduras respondió con un tiro libre de José Escalante desde la izquierda que Rolando Morales contuvo bien, pese al fuerte viento que azotaba en el estadio Rohrmoser.

Todo eso fue antes del minuto tres, pero la H no se detuvo ni para respirar. Tuvo la segunda clara al '4, cuando Barralaga se metió sin resistencia por la banda derecha, metió un centro pasado y Leonard Benedit cabeceó solo, increíblemente para afuera del marco salvadoreño.

La tarea de calmar al adversario parecía titánica, sobre todo porque la Azulita comenzó a pagar caro el cansancio acumulado de la disputa del premundial, el viaje a San Salvador, luego a San José y los tres partidos que lleva ya en Centroamericanos. Lógico: están casi fundidos.

Así la balanza se comenzó a nivelar y el equipo de Carlos Tábora paró en seco a la Azulita al '27, cuando un tiro libre de Óscar Salas pegó en la barrera y la pelota se desvió, metiéndose en el palo contrario al que defendía el portero cuscatleco y poniendo el 1-0 en la pizarra.

Con la desventaja, Alfaro se dio cuenta de que su experimento en la media no funcionaba, así que gastó su primer cambio, metiendo de manera temprana a Diego Galdámez Coca.

La llegada del zurdo hizo diferencia, pero lo malo para El Salvador era que si quería remontar los goles, tenía que llegar y rápido, y eso fue difícil, pues la única de peligro antes del descanso fue al '40, cuando un centro de Kevin Ayala confundió a la zaga hondureña y el meta Luis López tuvo que correr de tubo a tubo para tapar una pelota suelta que casi mete en su propia portería José Barralaga.

En el segundo tiempo, las cosas tampoco comenzaron muy bien para el combinado patrio y, ante la improductividad ofensiva de su equipo, el técnico cuscatleco decidió apostarle a un cambio de delantero, por lo que entró Rommel Mejía por Peña.

Lo malo para el estratega fue que su idea se dañó por una tontería de Kevin Ayala al '64, cuando se ganó una tarjeta roja directa. El lateral derecho ya estaba amonestado y aún así peleaba constantemente con Leonardo Benedit. El árbitro central Henry Bejarano le advirtió sobre los encontronazos, pero justo segundos después del llamado de atención el salvadoreño le dio un manotazo en la cabeza al contrario y se ganó la roja directa.

Alfaro usó como último recurso al creativo José Villavicencio, con la esperanza de ahogar a los catrachos en los últimos minutos, pero eso no sucedió. Por el contrario, la pena para El Salvador fue todavía más grande al '79, debido a que un Rommel Mejía pasado de revoluciones se le fue con “planchita” al rostro del meta Luis López y el árbitro no dudó en sancionar la acción con roja para el salvadoreño.

Cuando la Azulita ya tenía dos hombres menos y su esquema era un desorden, llegaron los goles de Roches, al '89, y Benavídez, al '95. La afición acabó gritando el “ole, ole” a favor catracho, y los salvadoreños salieron del campo con cabeza gacha, sin declaraciones y con dudas sobre cómo pelearán el bronce ante Guatemala.

Tags:

  • Sub 20
  • Honduras
  • Azulita
  • Centroamericanos
  • bronce

Lee también

Comentarios