Lo más visto

Más de Deportes

Se salvó el albo

Alianza salvó un punto ante Audaz en su debut en Copa El Salvador.
Enlace copiado
Equipos. Pese a echar mano de varios jugadores del primer plantel, Alianza no pasó del empate.

Equipos. Pese a echar mano de varios jugadores del primer plantel, Alianza no pasó del empate.

Tropiezo. Alianza casi se lleva una sorpresa de su visita a San Vicente, contra el Audaz (1-1).

Tropiezo. Alianza casi se lleva una sorpresa de su visita a San Vicente, contra el Audaz (1-1).

Se salvó el albo

Se salvó el albo

Enlace copiado
Hay empates que gustan, otros que dan lo mismo y otros desagradables. El del Alianza ayer ante Audaz fue el tercero. Como un trago de café sin azúcar: amargo. Después de firmar una primavera de victorias por goleadas, el elefante empató a un gol en la Coyotera y perdió el ritmo que traía.

El Apastepeque le cerró la puerta de su pórtico y no lo dejó entrar hasta poco antes del fin del encuentro. Pese a haber dejado escapar una victoria que hubiera sido sonada, sonrieron por no perder ante los albos.

Pareció que Alianza llevaba puesta la camisa de local en la Coyotera. La gran cantidad de aficionados albos que se citó en campo extraño opacó al público local y dejó en claro que la fiesta tenía que ser de los capitalinos.

Quizá por eso el equipo albo se confió más de la cuenta y dejó que los negronaranja derribaran a los cinco minutos el arco albo, en una jugada que ya había sido ejecutada un par de minutos antes. Heiner Caicedo ganó metros en velocidad por la derecha y tiro un centro bien calculado, para que llegara Cristian Gil Mosquera a cerrar con un remate certero para poner el 1-0.

El gol en contra descontroló al elefante. Si bien José Contreras y Alexánder Larín intentaron sofocar la meta de Héctor Carrillo con sendos tiros, no hubo más argumentos para intentar encontrar el empate en el marcador.

En la siguiente hora de juego, el corazón de la hinchada alba palpitó a mil por hora. El “Tigana” ordenó un adelantamiento de líneas, encajonó a los vicentinos y generó llegadas de peligro sin que llegara el gol.

El Audaz hacía sus deberes. Tanto así que a los 32' tuvo un chance claro para aumentar su ventaja. Caicedo ganó un balón a puro riñón y emprendió una embestida frontal, pero al perfilarse en el mano a mano con el meta paquidermo hizo lo más difícil: mandó por arriba del arco el remate.

En el segundo tiempo, el volcán de San Vicente fue testigo de un Alianza descafeinado que siguió mostrando demasiado nerviosismo en la zaga y ansiedad en la delantera.

El Alianza consiguió sacudirse la mala suerte sobre lo último y consiguió marcar la paridad. Carlos Hernández, que había ingresado de cambio, quiso desbordar por la izquierda y mandó un centro que terminó convirtiéndose en el gol que dejó emparejadas las acciones. Y salvó al albo de una sorpresa.

Lee también

Comentarios