Sensaciones diferentes

Barcelona parece mejorar partido a partido, mientras el Madrid aún no encuentra regularidad.
Enlace copiado
Sensaciones diferentes

Sensaciones diferentes

Sensaciones diferentes

Sensaciones diferentes

Enlace copiado
A falta de la verdad única del resultado, el clásico de la Liga española llega con sensaciones divergentes: mientras el Barcelona se llena de certezas estimulantes, el Real Madrid expone mil dudas.

El equipo azulgrana ofreció el miércoles una exhibición ante el Manchester City a la que solo le faltó el refuerzo de los goles. Ganó 1-0, pero el arquero inglés Joe Hart salvó a su equipo de una goleada.

El Barcelona parece mejorar partido a partido. Con un esquema y una alineación consolidada, el equipo de Luis Enrique llegará al clásico cerca de su plenitud, según parece. El plantel defiende bien y ataca mejor, mezclando juego combinativo y latigazos en forma de contraataque. Justo lo que quería su entrenador.

Y lo hizo de la mano de varios futbolistas en un gran momento de forma, empezando por un Lionel Messi imperial. “Está mejor que nunca. Es como el buen vino, con los años crece en experiencia y talento sin perder ambición”, aseguró ayer el diario catalán Sport.

Partiendo desde la banda derecha, el argentino ofrece un recital en cada encuentro con una versión cercana a la de un “jugador total”. Marca, asiste y participa en la elaboración de juego.

Pero no solo Messi ofrece certezas, pues en todas sus líneas está encontrando futbolistas sin fisuras. Por ejemplo, el arquero Claudio Bravo, el más seguro de la Liga española con solo 16 goles recibidos en 27 encuentros.

Mientras, Gerard Piqué se asentó como el líder de la defensa tras ser criticado en el primer tramo de la temporada y la medular encontró en Ivan Rakitic a un futbolista que sabe cortar, crear y llegar con peligro al área contraria, como bien expuso en el gol que anotó ante el Manchester City.

Y poco más se puede decir de la delantera formada por Luis Suárez, Neymar y el propio Messi, tres futbolistas que cada vez mezclan mejor.

En la parte contraria se sitúa el Real Madrid, que está en pleno proceso de reajuste. Un mal síntoma para estas alturas de temporada, cuando entra en su etapa decisiva y con los blancos a un punto de los azulgranas en la Liga española.

Íker Casillas es un arquero discutido por su propia hinchada, la que tanto lo veneró durante más de una década, pero el fondo del asunto es más complejo y se refiere a un equipo con problemas defensivos.

Le debe ayudar la recuperación de Sergio Ramos, pero llegará al Camp Nou con solo un partido jugado tras superar su lesión muscular. La incógnita es ver en qué condición está ante una delantera de tantas exigencias como la del Barcelona.

En la medular surgen más interrogantes. Luka Modric es decisivo por su manejo del balón e inteligencia en el repliegue, pero también acaba de salir de una lesión de casi cuatro meses. De su rendimiento depende en buena parte que Toni Kroos muestre su mejor versión.

Con todo, lo que más le preocupa a la hinchada del Real Madrid es el rendimiento de Cristiano Ronaldo, un jugador alejado del momento de forma que expuso hasta enero, cuando recibió el Balón de Oro. Desde entonces, su cifra de goles bajó notablemente hasta el punto de que Messi lo superó para situarse al frente de los goleadores de la Liga española gracias a sus 32 tantos, dos más que el portugués.

Lejos de las individualidades, el trabajo del técnico blanco, Carlo Ancelotti, está en fabricar una respuesta colectiva ante el Barcelona. Ahora mismo no se sabe qué Real Madrid aparecerá en el Camp Nou. ¿Le alcanzará para gobernar el partido desde la posesión, como pretende el italiano? ¿Volverá a los viejos tiempos e intentará replegarse para buscar los contraataques? ¿Encontrará soluciones para frenar a Messi?

Pero la estrella del Barcelona no se fía de este Real Madrid herido e inconcluso. “Es un gran equipo, tiene jugadores impresionantes y tenemos que respetarles más que nunca. En estos momentos es cuando el Madrid más fuerte se hace”, dijo el miércoles.

Lo que está claro es que a día de hoy el Barcelona provoca las exclamaciones y el Real Madrid pone los interrogantes.

Tags:

  • analisis
  • clasico
  • real madrid
  • barcelona

Lee también

Comentarios

Newsletter