Lo más visto

Sería una falta de respeto decir que somos favoritos”

El seleccionado español Ramiro Amarelle aseguró que la Copa Pilsener de fútbol, que inicia el jueves en la Costa del Sol, será más que una oportunidad de preparación para competir en Tahití 2013.
Enlace copiado
Sería una falta de respeto decir que somos favoritos”

Sería una falta de respeto decir que somos favoritos”

Sería una falta de respeto decir que somos favoritos”

Sería una falta de respeto decir que somos favoritos”

Enlace copiado
[email protected]

Contrario a lo que muchos creen, la selección de fútbol playa de España no ha trabajado a tiempo completo de cara a su participación en la Copa Pilsener. El plantel se juntará de nuevo para el certamen a disputarse esta semana en la Costa del Sol, luego de haberse agenciado la corona y el boleto a Tahití 2013 en el eliminatorio europeo, en Rusia, a mediados del año pasado. Ramiro Amarelle, nombrado mejor jugador del mundo en 2003 y 2008, llega mañana al país junto con sus compañeros de la selección ibérica, y antes habló en exclusiva con LA PRENSA GRÁFICA.

¿Qué significa para usted venir a la Copa Pilsener cerca del final de su carrera?

Un placer. Tengo la suerte de conocer un país nuevo. La verdad es que lo del retiro el tiempo lo dirá. Pero después de 20 años, está más cerca el final.

¿Cómo fue su paso por el Milán de fútbol playa?

La verdad es que fue muy fructífero en todos los sentidos. Fue una buena experiencia, muy enriquecedora. Fue formativa.

¿Sigue en contacto con el salvadoreño Frank Velásquez?

Ahora las nuevas tecnologías te permiten estar en contacto con todos los jugadores de fútbol playa del mundo. Con Frank hemos podido charlar en algunas ocasiones. Es bueno ver cómo nuevos países emergen, con jugadores nuevos, con ganas de hacer cosas nuevas por el deporte. Siempre es bien recibido. Con placer hemos visto la entrada que El Salvador tuvo en el fútbol playa, con buenos resultados y jugadores. Esperemos que siga así.

¿Ha visto una evolución de este equipo actual de El Salvador de fútbol playa con respecto al que España derrotó en Dubái en 2009?

El hecho de poder practicar y jugar hace que los jugadores evolucionen mucho. El Salvador tiene ahora un equipo competitivo, con experiencia en competencias internacionales. Ahora tiene confianza. Cuando se cosechan buenos resultados, es porque ha habido un trabajo detrás y se merecen el respeto que se han ganado dentro del campo.

¿Qué impresión le dejó El Salvador en la última copa del mundo, Rávena 2011, donde se agenció el cuarto lugar?

Pues muy buena. Creo que no solo a mí, sino que a la mayoría de amantes del fútbol playa. Hicieron un papel magnífico. Rindieron a un gran nivel como equipo. Mostraron a jugadores rápidos y dinámicos. Siempre es un placer ver a nuevos países que emergen en el fútbol playa y que rinden un buen espectáculo. Entiendo que es más fácil llegar que después mantenerse por muchos años. Ahora la competencia será mas dura para El Salvador porque los rivales se preparan.

Estuvo a punto de llevar a Frank Velásquez a las filas de F. C. Barcelona de fútbol playa. ¿Qué fue lo que complicó el paso del salvadoreño al equipo catalán?

La verdad es que el primer draft que hicimos fue de jugadores participantes en el mundialito. Todos los jugadores aparecían libres en una primera instancia y según el reglamento cada equipo iba confeccionando su plantilla. En el Barcelona mi responsabilidad era confeccionar la plantilla y los buenos jugadores siempre eran interesantes. Cuando armamos nuestra plantilla tuvimos que hacerlo con jugadores que no estaban seleccionados, que no hubiesen sido elegidos. Por eso no escogimos a Frank. América es un continente lleno de grandes jugadores. Las circunstancias fueron las que determinaron que los jugadores no pudieran ser elegidos por jugadores que los deseasen.

¿Cree que Frank ya se ganó un lugar en el fútbol playa a escala mundial?

Por la juventud que tiene y el papel que desarrolló con su selección en el mundial de Rávena, ofrece unas condiciones interesantes de proyección. El tiempo dirá si Frank se gana ese respeto, ese caché, digamos, en el mundo de fútbol playa. Tampoco es bueno que por su juventud y por la lesión de la que recién sale, se lo cargue con la presión de que debe ofrecer un rendimiento diferente al de los demás o que tenga que ser estandarte. Ojalá que él sea capaz de ayudar al país.

¿Cuál es la vida útil de un jugador de fútbol playa?

Pues depende mucho de lo que uno se cuide. Lo más importante es tener una buena preparación. Hay que trabajar duro para llegar bien a las competiciones. Frank tiene talento y otro compañero. Solo hace falta el trabajo y la continuidad.

¿Conoce del trabajo de Agustín Ruiz, capitán de la selección de playa de El Salvador?

Sí, señor. Frank quizá haya sido el más lúcido porque al final los medios de comunicación siempre buscan a uno de los más destacados. Pero lo cierto es que el grupo que Frank forma con sus compañeros es fantástico. La labor de Frank era destacada porque hacía los goles, pero en el fondo tiene compañeros de muy alto nivel. Agustín es uno de ellos. Es un chico rápido y dinámico, muy trabajador. Los que jugamos como delanteros estamos en el foco de la prensa. Pero no debemos olvidar que detrás de nosotros hay compañeros que trabajan mucho. Reconozco que Frank tiene compañeros fantásticos en la selección salvadoreña y uno de ellos es Agustín.

¿Jugó alguna vez fútbol once a escala profesional?

Hasta los 18 años de edad. Cuando acabó mi etapa juvenil comencé a trabajar en el fútbol paya. Me decanté por el fútbol playa como referente.

Cuéntenos del desempeño que ha tenido Nicolás Alvarado, conocido como “Nico”, en fútbol playa con la selección española.

Es un buen amigo, con un potencial físico extraordinario. Ha mostrado competitividad en su carrera deportiva. Eso lo avala. Es capaz de hacer lo mejor en ofensiva, pero también es uno de los baluartes para que el rendimiento del equipo sea bueno. Con la selección española fue el primer jugador que pedí que estuviese a mi lado.

¿Qué significó para España no estar en la copa del mundo de Rávena 2011?

Pues hombre, fue un trauma muy grande. Yo estaba lesionado y no pude jugar los partidos de clasificación. Verlo desde afuera fue quizá más duro. Te quedás a las puertas después de haber participado en todos los mundiales. Eso es frustrante. Luego tenés que madurar y aprender para darte cuenta de que cada vez la exigencia es mayor. Las derrotas te ayudan a valorar las cosas.

¿Cómo es el trabajo de la Real Federación Española de Fútbol en la modalidad de playa?

Obviamente hay problemas como en todo el mundo, sobre todo desde lo económico, porque hay que tener un soporte económico para el deporte. La federación busca los recursos necesarios para el desarrollo. Lo económico es una razón por la que el equipo español está a la altura de los mejores porque hay escasez en la inversión. El equipo no ha entrenado, el equipo solo va a jugar. Hoy en día es complicado jugar si antes no hay una preparación colectiva. Pero la federación española está intentando desarrollar competiciones nacionales de equipos en femenino y masculino. Lo único que tenemos hasta hoy es una competición que dure un fin de semana con participación de seis a ocho equipos. Allí tratas de extraer lo mejor que puedes. Lo que debemos hacer es prepararnos nosotros mismos, cada uno en su ciudad para ofrecer el mejor rendimiento posible cuando la selección te convoca, así como es el caso del torneo que vamos a disputar en El Salvador. Allí me juntaré de nuevo con los compañeros que no he visto desde agosto pasado. Es complicado ofrecer un buen rendimiento así, pero es lo que hay, lo que tenemos y no lamentarnos. Estar en el torneo de El Salvador es la posibilidad de entrenar juntos. Vamos a competir contra buenos jugadores y grandes equipos. Vamos a El Salvador a tratar de ofrecer un buen espectáculo, desde luego.

¿Y no se juntaron con algunos días de anticipación antes de participar en la eliminatoria europea de Rusia de mediados de 2012?

No. Fuimos a jugar directamente a Rusia. Tres días antes trabajamos juntos en Barcelona y a partir de allí nos fuimos a la eliminatoria. Hemos tenido la suerte de obtener el título, que era algo impensable.

¿Se considera favorito para agenciarse el título en la Copa Pilsener a jugarse en El Salvador?

No. España compite para ganar porque es la educación que hemos recibido en nuestra vida. Saltamos al campo para ganar. Hemos sido educados así, pero nuestra realidad es que nuestros jugadores no están preparados y conjuntados. La preparación del equipo es cero, nula. Sería una falta de respeto para El Salvador decir que somos favoritos, por lo contrario, los favoritos son los demás equipos. Nosotros estamos en el último de la fila. Tenemos que compensar con sacrificio y esfuerzo durante los cuatro días de concentración.

Tags:

  • entrevista
  • Amarelle
  • futbol playa
  • Azul
  • España
  • Copa Pilsener
  • Costa del Sol

Lee también

Comentarios