Lo más visto

“Si yo no jugaba en Águila, me retiraba”

En el año 2015, EL GRÁFICO realizó la última entrevista a Raúl García y acá te la mostramos para que conozcas más de este ex portero de selección nacional.
Enlace copiado
“Si yo no jugaba en Águila, me retiraba”

“Si yo no jugaba en Águila, me retiraba”

Enlace copiado

Raúl García se constituyó en gran figura de nuestro fútbol en los últimos años de los 90. Antes de su retiro como jugador activo, dejó impreso su nombre en el recuerdo de muchos tras defender con éxito las camisetas de equipos como el Águila, y también de la selección nacional. Eso nos permitió incluir en nuestra charla mucho de su pasado futbolístico, y también de su presente que le permitió abrirse paso como preparador de arqueros en la selección mayor, la que se alista para la próxima Copa Oro.

Raúl, antes de que hablemos de fútbol, la gente quiere saber cómo apareció ese apodo del “Pichi” en tu vida. Cuéntanos...

Eso fue en la escuela, de niños, cuando a alguien le dio por ponernos apodos, y a mí me empezaron a decir Pichi, Pichi y Pichi.

¿Pero qué era el “Pichi”, algún personaje de historietas infantiles como Calvin con su tigre Hobbes?

No, no era nada de eso. Simplemente fue algo que se le ocurrió al que nos puso apodos. Y a mí me quedó para toda la vida simplemente porque me enojaba que me dijeran así; y como me enojaba, me lo seguían diciendo. Después me hice el loco.

¿Cuándo fue que tú consideraste que habías nacido para hacerte profesional del fútbol?

Cuando estudiaba en el Oratorio Salesiano, y durante la semana estudiaba pero al mismo tiempo estaba pendiente de que llegara el domingo para jugar el partido de la semana. Era algo que me emocionaba y me daba los motivos para pensar en ser futbolista de aquí en adelante. No me quitaba eso de la cabeza por nada del mundo.

¿En esos momentos te sentías capaz de poder sobresalir y lograr tu propósito?

Sí, me gustaba el fútbol y sabía que tenía mucho para brindarlo en cualquier equipo. 

Lo que me llama la atención es que uno de niño quiere ser centro delantero y meter muchos goles. ¿Por qué tú decidiste ser arquero?

Porque desde niño me fascinó esa posición, y te digo con la verdad en la mano, a mí la portería no me fue impuesta, la elegí yo mismo y no me arrepiento. Me encantaba evitar goles, y me esforcé por conseguir ser un arquero lo más sobresaliente posible. Jugué esa posición buscando siempre lo mejor.

¿Cuándo es que apareció tu primer equipo?

Eso surgió cuando fui llamado para formar parte de la reserva del Universidad. Ahí me di a conocer y de ahí salté al equipo de la primera división. Fue algo que agradezco hasta el día de hoy, por esa oportunidad que se me brindó.

Y el Águila, ¿cómo es que apareció en tu vida?

Eso pasó porque el Universidad descendió de categoría, y algunos jugadores fuimos puestos como transferibles. A raíz de eso es que aparecieron dos ofertas para mí. Una era con el Firpo y la otra con el Águila. Recuerdo que don Sergio Torres, que ya estaba como dirigente del Firpo, me mandó a llamar y cuando me senté frente a él para negociar mi contrato, ya él tenía el contrato hecho para que yo lo firmara, y además una bolsa plástica con 25 mil colones adentro para que no me negara a firmar el contrato.

 

Cuando yo jugaba sentía la necesidad de aprender más, y me proponía hacerlo porque abajo mío, como suplente, tenía a un arquero con condiciones que si me descuidaba me mandaba a la banca

¿Y por qué no lo firmaste?

Porque yo nací en San Miguel, y aunque me crié en San Salvador, mi sueño más grande era jugar con el Águila. Así que me levanté sin firmar el contrato, le agradecí la grandeza de hombre que siempre tuvo don Sergio, y salí a la calle.

¿Y qué hiciste después?

Me fui donde los dirigentes del Universidad y sin medias tintas les dije que yo quería jugar para el Águila, y que si ellos no podían negociar con ese equipo, yo me retiraba del fútbol. Me hicieron caso y negociaron con el Águila. Así es como llegué al equipo de mis sueños.

¿Cuántos campeonatos ganaste con Águila?

Dos títulos. Uno fue en 1987 y el otro en la década de los 90, con él cerré mi actuación en el fútbol nacional, porque tras ese título me retiré del fútbol.

¿Con quiénes alternaste en ese Águila?

Tuve la suerte de alternar con jugadores como David Pinho, Baltazar Ramírez Zapata, Félix Pineda, Salvador Coreas y gente así que me hizo sentirme orgulloso de pertenecer a un equipo de veras grande y sensacional. Son recuerdos inolvidables.

¿Y con la selección nacional?

Fue una experiencia interesante. Estuve en varias competencias importantes, y la última fue las eliminatorias rumbo al mundial de 1998 jugado en Francia. 

Y ahora que estás como preparador de arqueros en la selección mayor, ¿cómo ves la disposición de los arqueros de esta época?

No debería decirlo, pero les falta el anhelo de mejorar. Cuando yo jugaba sentía la necesidad de aprender más, y me proponía hacerlo porque abajo mío, como suplente, tenía a un arquero con condiciones que si me descuidaba me mandaba a la banca por lo menos tres años; en los arqueros actuales veo un acomodo exasperante.
 

Tags:

  • Raúl García
  • Portero
  • El Gráfico

Lee también

Comentarios