Lo más visto

Más de Deportes

“Siempre traté de escuchar y conciliar”

Edgardo Malvestitti habló por primera vez tras su salida del Águila, y lo hizo en exclusiva con EL GRÁFICO.
Enlace copiado
“Siempre traté de escuchar y conciliar”

“Siempre traté de escuchar y conciliar”

Enlace copiado
Edgardo Malvestiti atendió a EL GRÁFICO para hablar sobre la polémica que causó su despido el lunes pasado. El “Chueco” evadió hablar sobre los audios que provocaron su destitución, pero señaló los problemas que según él tuvo en sus cinco meses en el banco emplumado.

¿Qué piensa usted de su despido, ahora que ya pasaron varios días?

Fue un proceso cortado sin ningún justificativo serio y de manera artera, a muy poco tiempo de finalizar un torneo tan importante para todos.

¿Cómo fue su relación con Pedro Arieta, presidente del Águila?

Por mi lado siempre fue buena y cordial, siempre traté de escuchar y conciliar, pese a los graves inconvenientes e incumplimientos. Pero en los últimos tiempos ya notaba un distanciamiento poco común, que primero creí atribuible a su falta de experiencia. Ojalá que mejore y empiece a manejar al club de manera profesional y no como un señor feudal, que escuche y aprenda, como tenemos que hacer todos, por el bien del Águila.

¿Cómo calificaría su experiencia en Águila?

Ser técnico de Águila significó como profesional que soy un gran orgullo. No solo por haber tenido la posibilidad conducir al equipo más grande del país, sino por haberlo colocado en la primera posición de la tabla del campeonato.

¿Qué siente ahora que está fuera del equipo?

Tengo un sentimiento de tristeza e impotencia, ya que me privaron de la posibilidad de salir campeón con el club.

¿Cuándo considera usted que se rompió la relación con la directiva?

Siento que no solo fue un tema de desidia, sino que tampoco hubo respeto por el proceso ni por mi persona. Nunca me informaron de la llegada de un director deportivo, y menos promediando el torneo luego de haber perdido dos partidos seguidos (Chalatenango y Santa Tecla) y antes de un partido tan importante contra Alianza. Este fue el quiebre con la junta directiva.

¿Por eso no estuvo presente en la conferencia donde se anunció la situación de Colazo, uno de los fichajes que realizó?

Fue otra falta de respeto más. Mintieron a la prensa diciendo que yo no quería hablar, en lugar mío mandaron al técnico de la reserva.

¿Cómo fue el despido de su asistente, Leonardo Gastón?

Obligaron a que mi asistente renunciara, lo que evidencia una estrategia de presión dirigida contra mí, con el objetivo de conseguir mi renuncia.

¿Alguna vez tuvo Darío Larrosa injerencia en el apartado táctico? ¿Incidió en la alineación que usted realizaba?

Quiero dejar en claro que el señor Larrosa nunca tuvo injerencia en el armado del equipo y las instrucciones tácticas, sino que intentó ser un mero nexo con los dirigentes en una relación ya muy desgastada.

¿Considera que se le dieron las condiciones para trabajar tal como usted las pedía?

Con una junta directiva seria y profesional hubiésemos llegado mucho más lejos de lo que llegamos. En primer lugar por los refuerzos. A Pombo, quien ahora figura en la segunda de Argentina, y a Ferreira, no se les dio un mínimo periodo de adaptación y fueron expulsados del club por expreso pedido de la junta directiva y en contra de la normativa de FIFA. A estos jugadores los convencí para que no le hagan un reclamo económico al club. Luego llegó Adrián Colazo, delantero que expresamente pedí, y la gerencia y junta directiva del club no pudieron hacer nada en una nueva clara muestra de ineptitud, luego de casi 45 días que estuvo el jugador entrenando con el equipo.

¿Cree que pesó el factor de jugar fuera del Barraza?

Este equipo jugó de visitante siempre. En un primer momento me había prometido la junta directiva que para los partidos importantes (FAS, Alianza, Metapán) el equipo se concentraría para tener un mejor rendimiento futbolístico y físico. Esto nunca pasó, por lo que nuevamente me mintieron y me faltaron el respeto.

En las grabaciones se escuchó que el equipo jugó sin médico en algunos encuentros, ¿por qué?

Esa es prueba de la falta de profesionalismo es que en esta gestión no había un departamento médico en contacto permanente con mi cuerpo técnico, ni tampoco que concurriera periódicamente a los entrenamientos.
También quiero que sepan que en varios partidos el equipo no contaba con un médico en la banca, lo que impedía no tener un diagnóstico preciso en cuanto a las gravedades de las lesiones de los jugadores.

¿Se despidió de los jugadores?

Tuve que soportar la imposibilidad de despedirme de los jugadores luego de mi salida. Lo cual fue algo que me dolió. Nunca entendí bien el motivo de todas estas actitudes, quizás fueron por tener opiniones propias y juzgarme por mi trabajo. Por suerte, siempre seguí mis convicciones y el equipo lo dejé liderando.

¿Y qué le diría a la afición del Águila?

Que sigan apoyando. En poco tiempo me sentí muy querido. Siempre los recordaré.

Tags:

  • aguila
  • edgardo malvestiti
  • juan francisco barraza

Lee también

Comentarios