Sin niñerías, por favor

Con doblete del “Niño” Torres, Atlético de Madrid eliminó al Real Madrid de la Copa del Rey.
Enlace copiado
Sin niñerías, por favor

Sin niñerías, por favor

Sin niñerías, por favor

Sin niñerías, por favor

Sin niñerías, por favor

Sin niñerías, por favor

Sin niñerías, por favor

Sin niñerías, por favor

Enlace copiado
El Atlético se clasificó ayer para los cuartos de final de la Copa del Rey del fútbol español al empatar 2-2 en el Santiago Bernabéu ante el Real Madrid con doblete de Fernando Torres, que se convierten en sus primeros goles tras su regreso al equipo rojiblanco.

El equipo blanco aplicó orgullo y rachas de excelente juego, pero el Atlético de Madrid, con Torres como protagonista, penalizó extraordinariamente los errores defensivos del Real Madrid, que salió con la idea de remontar el 2-0 de la ida, pero que claudicó ante sus propios regalos.

“La llave del partido está en los dos errores que hemos cometido en el primer minuto, hay que corregirlo, pero no podemos olvidarnos de una hora espectacular de partido”, aseguró el técnico italiano Carlo Ancelotti, quien halagó el trabajo de sus muchachos por intentar remontar en el juego de ayer.

El Atlético de Madrid, que se medirá en cuartos con el Barcelona, que ayer eliminó al Elche con un global de 8-0, comenzó el encuentro en un sueño. Al primer minuto marcó para exigir a su contrario cuatro goles, algo que ni los hinchas más optimistas del equipo rojiblanco imaginaban. Pepe erró en defensa, Griezmann progresó, Torres estuvo hábil en el desmarque y anotó. Fue el primer gol del delantero español en el Santiago Bernabéu en toda su carrera. Y repetiría después.

Podría pensarse en un Real Madrid en estado de “shock”, pero no es lo que ocurrió. El conjunto blanco reaccionó como un equipo verdaderamente grande y se fue a por su rival, que retrocedió al rincón en busca de un refugio que no encontró. Recibió manos por todas partes, por arriba, por abajo. Y si se sostuvo en pie fue porque el Real Madrid obtuvo una renta mínima en su descarnado acoso.

El conjunto del italiano Carlo Ancelotti entendió muy bien cómo atacar al Atlético. Lo hizo con movimientos rápidos de balón, asegurando la posesión y atacando por los costados con laterales e interiores, siempre en superioridad. Solo le faltó remate, solo le faltó un poco más de Cristiano Ronaldo.

El primer gol blanco llegó a los 20 minutos. Fue en un saque de esquina y de nuevo con Sergio Ramos como protagonista, como en la última final de la Liga de Campeones. El arquero Oblak salió muy mal y el central blanco marcó de cabeza.

El asedio se prolongó hasta el descanso ante un Atlético acobardado y un Oblak angustiado que fue asediado en muchísimos tramos del partido. Aparecieron remates de Isco, James Rodríguez, Benzema y Cristiano, pero no hubo gol. Y por ahí se le fueron al Real Madrid los sueños de remontada.

El conjunto de Ancelotti hizo todo menos marcar al menos otro gol más que alimentara su esperanza. Tres goles en 45 minutos ante el Atlético de Madrid, lo que le exigía la segunda mitad, es lo más cercano a una utopía que en deporte puede haber.

Cualquier anhelo de los blancos quedó enterrado en el primer minuto de la segunda mitad. De nuevo, todo comenzó en un error individual de un jugador local, en este caso Ramos, quien entregó un balón en la medular para que el Atlético montara su contra fulminante. Y decidió Torres tras dejar tirado a Pepe y superar al portero costarricense Keylor Navas por abajo. Fue la gran noche de Torres.

“El gol tan temprano nos ha permitido hacer el partido que queríamos, estoy contento por la gente que ha venido y con marcar en este regreso a casa y en un campo donde no lo había hecho nunca”, expresó el delantero que jugaba su tercer partido con los colchoneros.

Al Real Madrid lo mataron sus errores individuales en defensa. Con la eliminatoria concluida, al equipo blanco solo le quedó el peso del escudo para dignificar su adiós a la Copa del Rey. En un arranque de orgullo, Cristiano acudió a un centro de Bale y marcó con la cabeza. Pero a su equipo le quedaban tres goles para clasificarse. Se veía imposible. Fue imposible.

Con el Real Madrid rendido, el Atlético entendió bien lo que debía hacer, que no era otra cosa que dejar pasar los minutos sin que sucediera nada. En cualquier caso, el equipo blanco dejó la imagen de un equipo grande y siguió persiguiendo el triunfo con una actitud irreprochable, como exige su historia. También el Atlético, con viento a favor, fue más reconocible en la segunda parte.

El Atlético de Madrid avanza y su máximo rival queda atrás. De nuevo, los rojiblancos lograron un buen resultado ante el Real Madrid, que no ha ganado al equipo de Simeone en los cinco encuentros disputados esta temporada. Esa racha le ha significado a los blancos dejar en el camino dos títulos: la Supercopa de España y la Copa del Rey.

Tags:

  • real madrid
  • atletico
  • copa del rey
  • niño
  • torres
  • cuartos
  • octavos

Lee también

Comentarios

Newsletter