Solo falta un triunfo

El Salvador venció a Bahamas y está en semis del premundial, a un gane del boleto a Portugal.
Enlace copiado
Sin problemas. Douglas Zavala no dejó pasar nada en la zona baja de la Azul.

Sin problemas. Douglas Zavala no dejó pasar nada en la zona baja de la Azul.

La Azul playera  derrotó a Bahamas y selló el  boleto a semis, fase en que enfrentará a Costa Rica por un boleto  al Mundial. “Tin” Ruiz anotó dos goles.

La Azul playera derrotó a Bahamas y selló el boleto a semis, fase en que enfrentará a Costa Rica por un boleto al Mundial. “Tin” Ruiz anotó dos goles.

Abraham Henríquez,  ala salvadoreño, intenta despojar del balón al bahamense Daron Beneby, durante el duelo de ayer.

Abraham Henríquez, ala salvadoreño, intenta despojar del balón al bahamense Daron Beneby, durante el duelo de ayer.

Solo falta un triunfo

Solo falta un triunfo

Enlace copiado
Se cumplió el objetivo. A fuerza de bombazos y mucho juego colectivo, El Salvador avanzó a las semifinales del premundial de fútbol playa al ganar por 6-0 a Bahamas y hoy se jugará, ante Costa Rica, el pase al mundial a disputarse en Portugal. La cita: 8:15 de la noche.

En el primer juego en la historia entre ambos equipos en los premundiales la selección nacional se mostró superior de principio a fin ante un cuadro caribeño que en los primeros minutos mostró haber leído muy bien a su rival de turno, pero que conforme avanzó el juego cayó el aspecto técnico y físico.

Para el duelo de ayer Rudis Gallo repitió por tercera ocasión con sus jugadores de cancha, aunque fue el turno de Eliodoro Portillo en la meta en lugar de Hérbert Ramos, quien había salido en la titular en los tres juegos de la fase de grupos.

Y fue Portillo el que terminó de despertar los ánimos de los aficionados con un bombazo que desvió a tiro de esquina el portero caribeño Christopher Davis. Y a falta de 8:09 lo intentó de nuevo, pero esta vez se topó con el poste.

Estos intentos lejanos tenían la intención de romper la cerrada defensa que presentó el equipo bahamense, que se cuidó las espaldas y cerró todos los espacios a la ofensiva nacional, aunque descuidó el aspecto mental, puesto que en menos de un minuto cometió dos veces seguidas una incorrección técnica, que en una ocasión quedó para Rubén Batres, que marcó su tercer gol del torneo con un fuerte tiro que venció los reflejos de Davis.

Frank Velásquez aumentó la cuenta en la recta final del primer periodo con un tiro de penalti, tras una mano en el área.

Con el segundo tiempo también llegó el 3-0, pues en la primera pelota Agustín Ruiz disparó desde el punto de saque inicial y la pelota se coló en la base del poste.

La Azul se mostraba superior en todos los aspectos en el juego. Técnica, táctica y mentalmente. Y eso se reflejaba en un juego más controlado que en otras ocasiones, que iba de un lado a otro con acierto en el pase y una que otra jugada de fantasía.

El cuarto tanto llegó, de nuevo, por un cobro de tiro libre. De nuevo fue Batres el que tomó la responsabilidad desde el mediocampo y esta vez con un disparo a ras de arena amplió el marcador.

Bajo control

En el tercer periodo, con un marcador casi lapidario y sin problemas en defensa, El Salvador se dedicó a administrar las posesiones y darse algunos lujos, como las chilenas que intentaba Tomás Hernández o las conducciones de Élmer Robles y Abraham Henríquez. Ninguno logró su cometido de marcar, mas si lo hizo Frank, que consiguió su doblete y su décimo tercer gol del torneo, con el que superó su mejor actuación goleadora en premundiales, que era la de Puerto Vallarta 2011.

Ya en el último minuto Agustín Ruiz cerró la fiesta con su segundo de la noche.

Lee también

Comentarios

Newsletter