Solo para ajustar al equipo

La Azulita sub-17 cayó ayer 1-3 en amistoso ante Turín. El sábado se juega el pase al premundial.
Enlace copiado
Enlace copiado
En el único examen previo al duelo clave contra Guatemala por el pase al premundial de CONCACAF, la selección sub-17 salvadoreña cayó ayer por 1-3 ante Turín FESA, último campeón de la tercera categoría cuscatleca.

Si la selección de Guatemala hubiera contado con la misma eficacia que tuvo Turín FESA contra la Azulita, otra historia se hubiera escrito el sábado pasado. Lo que enseñó la sub-17 salvadoreña contra el combinado de la liga de plata fue poco, o mejor dicho, nada. En 90 minutos apenas contó con una sola llegada, la que derivó en el descuento del 1-3.

Turín llevó la batuta del juego desde el minuto inicial. Su superioridad fue notoria al punto que dejó en evidencia los huecos en el medio y las desatenciones en la zaga cuscatleca. A pesar de que el equipo que dirige Rafael Tobar saltó con su mejor once, la actuación de sus dirigidos estuvo por debajo de lo esperado.

La Azulita no logró cruzar el medio campo en los primeros 15 minutos iniciales. A los 14' Jefferson Polío abría el marcador para los turineses con un disparo de primera intención que conectó con la pierna izquierda.

Los defensores de El Salvador parecían que seguían dormidos. El ecuador del once inicial cuscatleco no lograba enviar balones a su delantera y, por tal razón, todo favorecía al equipo turinés. La tónica del juego fue siempre del cuadro que mandó a la cancha Érick Dowson Prado.

La primera parte alcanzó su final y en ese lapso no se contó con ninguna aproximación del cuadro azul.

En el complemento, Tobar sacó todo el banquillo. Sin embargo, el desempeño fue todavía peor. El Salvador no sobrepasaba la mitad de cancha y cuando por fin lograba hacerlo, siempre aparecía un contrario para sacar el balón e inmediatamente iniciar la contra.

Y como el 0-1 no era fiel reflejo de lo que en verdad acontecía, Víctor García dribló varias marcas y se perfiló hacia la portería de Medrano, a quien encaró con espíritu de atacante y decretó el 0-2 a los nueve minutos de iniciado el segundo tiempo.

Ese tanto afectó la mentalidad de los jugadores de la sub-17. Perdieron la poca concentración que habían mostrado y 60 segundos después de encajar el segundo, les cayó el tercero. Y hay que destacar ese tercer gol, porque la manera en que Douglas Alvarado envió la pelota al marco es digna de derrochar toda la tinta posible.

Y es que de espaldas al arco acomodó el cuerpo y de chilena ejecutó el disparo que venció, por tercera ocasión, al guardameta Pedro Medrano.

Con nada que ganar y mucho que perder, la selección se volcó por el tanto de la honra, que consiguió por medio de su capitán, Alexis Renderos.

Esta anotación ya apareció en los minutos finales, al 70'. Alexis aprovechó quizás el único error de la defensa turinés en todo el juego, pues el defensor se encontró solo en el área para fusilar al arquero y, al menos, gritar un gol en el juego.

Tobar vio de menos el resultado; su objetivo, dijo, era dar ritmo de juego a sus pupilos para que no llegaran fríos al encuentro contra los chapines. “El resultado contra Turín no me preocupa. El verdadero partido para nosotros es el del sábado, contra Guatemala”, enfatizó el DT.

Tags:

  • concacaf
  • premundial
  • sub-17
  • repesca
  • tobar

Lee también

Comentarios

Newsletter