Sufre y lo desquicia

El Real Madrid ganó al Córdoba, pero perdió a Cristiano Ronaldo, quien se fue expulsado.
Enlace copiado
Sufre y lo desquicia

Sufre y lo desquicia

Sufre y lo desquicia

Sufre y lo desquicia

Sufre y lo desquicia

Sufre y lo desquicia

Enlace copiado
Un penalti convertido por el galés Gareth Bale en el último suspiro rescató al Real Madrid ante el modesto Córdoba, que hizo todos los méritos para lograr una victoria ante el líder de la Liga española y acabó sumando una derrota por 2-1 en la vigésima fecha.

Tuvo el empate durante casi todo el partido y ocasiones para firmar la victoria el equipo dirigido por el serbio Miroslav Djukic, pero la fortuna se alió en los instantes finales con el Real Madrid.

Fue así porque, a dos minutos para la conclusión, Fede Cartabia cometió un inocente penalti al sacar el brazo en la barrera de una falta y Bale lo convirtió en el tanto de la victoria blanca.

Sin juego ni compromiso, no se respondió el Real Madrid, sin embargo, a su condición de líder en el Arcángel y si no salió peor parado el equipo dirigido por el italiano Carlo Ancelotti, que acabó con 10 hombres por la expulsión del portugués Cristiano Ronaldo, fue porque al Córdoba le faltó acierto en los metros finales.

Casi sin quererlo, el conjunto andaluz se encontró con otro penalti a su favor que le despejó el panorama a las primeras de cambio. Dentro del área, Sergio Ramos desvió el balón con la mano y el argelino Nabil Ghilas no dudó en aprovechar el regalo del central del Real Madrid cuando se situó frente a Íker Casillas.

El arquero español le adivinó la trayectoria, pero no alcanzó a desviar el tiro.

Corría el minuto tres de partido y al líder, que había salido despistado y con el alemán Sami Khedira en el lugar del lesionado Isco, ya le tocaba remontar.

No se mostró, sin embargo, en la mejor disposición. Sin orden ni agresividad y con escaso criterio, el equipo de Ancelotti se sometió a la voluntad del Córdoba, que, animado por el regalo de Ramos y por aliento de su entusiasta hinchada, hizo méritos para ampliar su ventaja.

No convirtieron los hombres dirigidos por Djukic y el Real Madrid atrapó el empate a uno en una jugada oportunista, en la que el francés Karim Benzema exhibió su espíritu de delantero centro puro.

El tanto supuso un premio excesivo para el conjunto de Ancelotti, que apenas disparó entre los tres palos y estuvo lejos de ser un líder intimidante.

El enojo del técnico italiano por la actitud de sus jugadores no supuso una mejora del Real Madrid tras la pausa.

Sorprendido de nuevo por la pujanza y el aguante del Córdoba, el campeón de Europa siguió sometido a la voluntad de los andaluces, que no se cansaron de buscar.

Apenas mejoró el Real Madrid, que además jugó con 10 hombres los nueve últimos minutos por expulsión con roja directa de Cristiano Ronaldo.

Frustrado por su insustancial actuación, el astro luso del Real Madrid le soltó una patada sin balón al brasileño Edimar.

Le enmendó su error, sin embargo, a tres minutos de la conclusión Cartabia, al cometer un penalti y dejar también al Córdoba con 10 hombres. Bale convirtió la pena máxima y rescató dos puntos que mantienen al Real Madrid líder de la Liga.

Lee también

Comentarios

Newsletter