Lo más visto

Todo un enredo

Águila y FAS empataron a cero en un juego con tres expulsiones.
Enlace copiado
Todo un enredo

Todo un enredo

Todo un enredo

Todo un enredo

Enlace copiado
El FAS hizo ayer el mejor partido del torneo, con dos hombres menos, realizó un planteamiento ordenado, no se desesperó, y hasta estuvo cerca de dar la sorpresa.

Sin embargo, el empate 0-0 ante un Águila deslucido fue suficiente para que la afición les brindara un reconocimiento al esfuerzo y sirviera además de impulso anímico ante la difícil situación que atraviesan.

Tras quedarse con dos hombres menos al final del primer tiempo, parecía que el destino de los tigrillos era el de presa fácil.

El FAS arrancó con gran ímpetu el partido, conscientes de la realidad que viven, y que estaba en juego la cabeza de su entrenador, Osvaldo Escudero.

No es fácil cargar con un lastre de 13 partidos consecutivos sin ganar, por ello, el amor propio prevaleció en los primeros minutos.

Lo destacado del cuadro tigrillo era el orden mostrado en la cancha, lo que producía que en un par de acciones produjeran peligro y poco a poco fueron tocando la puerta de Benji Villalobos.

Finalmente el Águila despertó, dejó de ser el equipo tímido de los primeros minutos, y en lugar de eso, comenzó a atacar por las bandas, y comenzó la acción para James Cabezas, quien tuvo dos opciones para marcar, pero no pudo sentenciar en ninguna.

Hasta el minuto 38 era un partido entretenido, con un FAS que invitaba a jugar, y tenía una propuesta que incitaba a buscar el triunfo.

Pero una jugada intrascendente generó que el cuadro tigrillo se quedara con dos hombres menos. Todo empezó cuando Rafael Burgos corrió una pelota filtrada a la que llegó antes Benji Villalobos, el delantero tigrillo no la dio por perdida y trató de llegar, pero se llevó la pierna del arquero emplumado. Tras varios minutos en los que atendieron a Villalobos, el árbitro Ismael Cornejo decidió expulsar con roja directa a Burgos por, a su criterio, mala intención.

Los reclamos no se hicieron esperar, y luego de otro lapso de incertidumbre, Jorge Morán también vio la cartulina roja inmediata, por reclamos. Por si fuera poco, el entrenador Osvaldo Escudero se unió a la lista de expulsados, por lo que el FAS encararía los siete minutos de reposición del primer tiempo y el complemento con dos hombres menos y sin su entrenador.

Evidentemente se esperaba una avalancha emplumada, la reacción santaneca fue poner más gente a la defensiva dejando su planteamiento claro en la cancha, renunció a atacar y formó un solo bloque a la hora de defender.

De esta manera, cada vez que el Águila intentaba llegar al área, estaba repleta de jugadores que no permitían la aproximación de Peinado ni de Cabezas quien, en ley de compensación, se fue expulsado con doble tarjeta amarilla, lo que terminó por despintar un clásico que da mucho ánimo al FAS.

Lee también

Comentarios